Un amor a primera vista con la ovalada

Viernes 17 de mayo de 2019
En Tucumán, la eldoradense tuvo su segunda concentración con Las Pumas.
En un lapso de tres años, la carrera de Araceli Oviedo creció a pasos agigantados y todo indica que esa tendencia continuará de la misma manera. Esta deportista eldoradense de 21 años pasó de hacer atletismo, en el 2016, a ser convocada a la selección argentina femenina de rugby (Las Pumas) en 2019.
Casi sin darse cuenta, su vida giró de un deporte a otro y hoy disfruta un gran momento junto a las mejores jugadoras de rugby del país. Durante esta semana, Araceli estuvo junto a Las Pumas en una concentración llevada a cabo en Tucumán, pero en el mes de abril tuvo su estreno con la selección en el Sudamericano realizado en Asunción, Paraguay, donde hasta se dio el lujo de apoyar tries en los holgados triunfos que obtuvo el equipo argentino.
Pero antes de disfrutar de este presente en la selección, Araceli le dedicó su vida al deporte, más precisamente al atletismo, disciplina que terminó siendo el vínculo que le permitió ser jugadora de rugby.
“Una vez estaba entrenando en la pista de atletismo y Noelia Billerbeck, que estaba dando clases ahí, me dijo que tenía que ir al club (Carayá), a probar rugby. Ese año tuve varios torneos nacionales y mis entrenadores no querían que me lastime y por eso no fui. Entonces una vez que terminé de competir en atletismo fui al club a probar rugby, cuando tenía 18 años. En ese entonces el club Carayá todavía no tenía Primera División así que jugábamos en categoría Desarrollo”, recordó la joven que estudia el profesorado de Educación Física.
A partir de ese primer contacto con la ovalada la historia cambió. Porque al poco tiempo fue convocada para formar parte de la selección de Misiones que participó en el Seven de la República, que se realiza a fin de año en Paraná, y fue ahí donde vieron sus condiciones y la empezaron a seguir desde el seleccionado argentino, que también cuenta con la presencia de Paula Pedrozo, otra eldoradense que se destaca a nivel nacional.
“Al año siguiente (2017) sí ya formamos la Primera División en Carayá y fue entonces cuando empecé a involucrarme más en el rugby y dejé el atletismo. Ese año me convocaron para jugar en el seleccionado de Misiones. Igual que el año pasado, cuando jugué el Seven de la República con la selección misionero y fue ahí cuando me empezaron a tener en vista desde la selección nacional”, contó desde Tucumán la jugadora de Carayá.
Tantos cambios en tan poco tiempo no resultó un inconveniente para Araceli, quien rápidamente aceptó el desafío y la está peleando en todos los frentes: la selección argentina, la selección de Misiones, Carayá y su carrera como estudiante.
Ante esta situación, Oviedo reconoció que “la verdad no me lo esperaba. Cuando empecé a jugar al rugby lo único que quería era mejorar cosas como las destrezas que son básicas. Si bien el estado físico lo tenía, había cosas que son exclusivamente del juego a las que tenía que dedicarle más tiempo para mejorarlas. Y lo sigo haciendo porque siempre hay cosas que pulir”.
Y con respecto a la convocatoria a la selección argentina, Araceli Oviedo confesó que no estaba en sus planes llegar tan rápido. “Uno nunca lo cree hasta que sucede. A veces las cosas que no se planean son las más lindas y las que más nos llenan de emoción. Eso me pasó a mí cuando me enteré de la convocatoria para ir al Sudamericano. Las cosas se fueron dando así y hoy tengo la posibilidad de seguir soñando desde acá”, destacó.
Y para finalizar, dio un claro ejemplo de por qué está consiguiendo lo que consiguió hasta el momento, ya que no se quiere dormir en los laureles y sabe que para seguir estando entre las mejores debe esforzarse al máximo en su club. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina