Tribu amazónica de Brasil va a la guerra contra madereros

Jueves 19 de septiembre de 2019
Un grupo de indígenas tembé llegó a prender fuego máquinas usadas para deforestar.
En lo más profundo de la selva del Amazonas se habla de un inminente conflicto por la tierra. A veces, los hombres del grupo indígena tembé se untan en pintura de guerra tradicional y patrullan el bosque. Lo hacen con sus arcos y flechas, pero se sienten cada vez más vulnerables mientras se alistan para enfrentarse con madereros ilegales. La tensión sobre el territorio alcanzó nuevos máximos luego de que una oleada de incendios, que normalmente se emplean para limpiar la tierra, devastó grandes zonas de la Amazonía brasileña en las últimas semanas. 
Algunos pueblos indígenas de la región denuncian que la deforestación está invadiendo sus tierras y su forma de vida. El problema es antiguo, pero se está agravando. 
El 27 de agosto, los tembé, que habían advertido repetidamente a los madereros que se mantuviesen lejos de su reserva, pasaron a la acción.
En un paseo por el bosque, hombres de la aldea Tekohaw vieron a leñadores utilizando motosierras, camiones y tractores para talar y transportar árboles. Los guerreros indígenas grabaron un video. Después intervinieron, dejándolos escapar antes de prender fuego a su maquinaria.
“Destruimos sus máquinas porque ellos han estado destruyendo nuestras vidas por mucho tiempo. Nuestra vida es la selva”, dijo Ronilson Tembé. 
En una patrulla reciente por la jungla, iba camuflado de pies a cabeza con hojas y llevaba un gran cuerno rojo para avisar a sus compañeros. 
Los tembé están orgullosos de su triunfo, pero preocupados por las represalias.
La policía está monitoreando los aserraderos improvisados alrededor de sus tierras luego de que el jefe de la aldea Tekohaw presentó reportes de amenazas de muerte. “Cada día que pasa, la invasión se acerca más a nuestra aldea”, dijo el jefe tribal Sergio Muxi Tembé, vestido con un colorido tocado de plumas de guacamayo y otras aves y un brazalete tradicional de hueso en su muñeca, junto a un reloj digital Casio. 
“No queremos que nos maten las balas”, agregó. “Queremos que el gobierno federal asuma su responsabilidad y garantice el derecho que tenemos a vivir en nuestras tierras, a vivir en paz”.
Oficialmente, su territorio de 2.766 kilómetros cuadrados en Alto Río Guamá está protegido. Pero en la práctica, está siendo asediado por los madereros que tratan de extraer su codiciado producto en un estado brasileño que es uno de los mayores productores y exportadores de madera de la Amazonía.
Como otros estados amazónicos, Pará también se ha visto afectado por miles de incendios que avivaron la preocupación internacional por la mayor selva tropical del mundo, considerada un importante bastión contra el cambio climático.
En un clima de indignación internacional, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, movilizó al ejército para ayudar a sofocar algunos fuegos y prohibió la mayoría de los incendios legales para desmonte en la región durante 60 días. 
Sin embargo, antes se había comprometido a aliviar las protecciones sobre las tierras indígenas como una vía para desarrollar la economía brasileña, una promesa que según sus críticos avivó los enfrentamientos. Bolsonaro cree que la asignación de tierras a los indígenas fue excesiva.  

Despistó piloto argentino en el Chaco paraguayo

El avión hidrante argentino PZL M18B Dromader, comandado por el virasoreño Fernando González, sufrió ayer un percance en Paraguay, donde realiza tareas de combate al fuego en territorio chaqueño. El piloto sólo sufrió golpes menores, aunque fue trasladado a una base sanitaria. González partió el lunes desde Virasoro junto al misionero Elías Zacharky, de Apóstoles, el otro piloto comercial que está trabajando con los aviones hidrantes en el Chaco paraguayo. El avión accidentado se encontraba operando desde la mañana en el establecimiento ganadero Pensilvania, en Fuerte Olimpo (Alto Paraguay). Alrededor de las 14.30 (15.30 de Argentina), la aeronave, tras recargar agua, perdió el control al intentar despegar y fue a parar a un costado de la pista de tierra.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina