Tiene 7 años, padece leucemia y le recomiendan "cuidados paliativos"

Lunes 25 de mayo de 2020 | 03:00hs.
“Jade tiene que recibir un tratamiento más fuerte”, dijo la madre. | Foto: Gentileza
Jade, una paciente misionera de 7 años, desde septiembre del año pasado estuvo recibiendo tratamiento en el hospital Posadas de Buenos Aires para darle batalla a su diagnóstico: leucemia linfoblástica. Regresó a Misiones luego de no haber obtenido resultados favorables tras sesiones de quimioterapia.

La niña, que fue diagnosticada a los 4 años, vive en Garupá y sus padres se encuentran en una situación desesperante ya que necesita una droga que cuesta 18 millones de pesos.

Al respecto, desde el servicio de Oncología del hospital de Pediatría de Posadas Fernando Barreyro informaron la historia clínica de la paciente pediátrica: “Última punción de médula ósea demuestra aumento de las células de la enfermedad evidenciándose la no respuesta al tratamiento. Se le comunicó a los padres que en este caso particular no dispone de tratamiento curativo, porque no negativizó la enfermedad al no contar con un donante familiar de médula ósea y no cumplir con los requisitos para la droga Blinatumomab, regresa a Misiones para cuidados paliativos”.

La paciente pediátrica y sus padres están en aislamiento domiciliario, dado que regresaron hace una semana de una provincia con alta circulación de Covid-19. “Por el estado de la niña y los resultados de laboratorio se resolvió que permanezca en su domicilio, bajo seguimiento médico a través de medios de comunicación”, detalla el parte del nosocomio.

“Mi hija va a contrarreloj”

Laura Cabaña es la madre de la niña que por estos días se debate entre la vida y la muerte. En medio del dolor se tomó un momento para dialogar con El Territorio y contar la situación: “Jade tiene que recibir un tratamiento más fuerte, que es la droga que estamos pidiendo. Ella ya cumplió con los bloques de quimio, pero ya no le hacen efecto a su cuerpo. Yo de acá no puedo hacer nada porque su cuerpito ya está cansado, desde los 4 años hace tratamiento”.

A la tristeza y la bronca se le suma la impotencia de ver correr los días y no poder hacer nada. “En el hospital Posadas me dijeron que le quedan dos o tres meses de vida, no saben el momento exacto en que Jade se va a ir. Las células malas del cuerpo van aumentando”, dijo.

Actualmente la niña recibe dosis de morfina, corticoide y gradualmente se realiza estudios de laboratorio, esos serían los cuidados paliativos que le indicaron a sus padres. “La hora pasa, los días pasan, y mi hija va a contrarreloj. Siento dolor, bronca, tristeza, estamos destruidos, constantemente con miedo a que no respire, así se vive el día a día con ella. Es muy injusto lo que está pasando, ¿por qué negarle la posibilidad si todavía respira? Todavía está viva, se puede intentar otro tratamiento”, expresó Laura con la voz entrecortada.

Sobre todo porque Jade es completamente consciente de lo que está sucediendo. “El otro día ella me dio una pulsera y me dijo ‘si me voy con jesusito, te va a quedar de recuerdo’. No podés hacer otra cosa que abrazarla y decirle que la amás”.

Sin embargo, a pesar de entender la situación tal y como es, la niña expresó temor en más de una ocasión. “Ayer lloraba cuando volvió de hacerse el laboratorio, me dijo ‘mami yo no me quiero morir, no te quiero dejar a vos y a papi, quiero vivir, me tenés que ayudar’. Yo le dije que estaba haciendo todo lo que está a mi alcance. Es un desafío, hay que ponerse nuestros zapatos y caminar, estar acá y ver cómo es”, cerró Laura.


¿Qué es el Blinatumomab?

El Blinatumomab es un tipo de medicamento llamado anticuerpo acoplador biespecífico de células T. Actúa al dirigir las células T del organismo (parte del sistema inmunitario) para atacar y destruir las células que tienen la proteína CD19 en su superficie.

La CD19 se encuentra en la superficie de leucemias y linfomas de células B. Se administra por infusión intravenosa continua durante aproximadamente 24 horas, que puede ser en la casa del paciente tratado con la ayuda de un enfermero, o bien en un hospital dependiendo la relevancia de cada caso.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina