Tetris cumple 35 años, este es el aspecto que tenía el juego original

Jueves 6 de junio de 2019 | 15:00hs.

Aquel 6 de junio de 1984 Alexéi Pázhitnov no tenía ni idea de lo que tenía entre manos. Encendió su computadora Electronika 60 —un clon ruso de la DEC PDP-11— y ejecutó aquel juego que había estado desarrollando con la ayuda de Dmitri Pavlovski y Vadim Gerasimov.

Aquel juego se llamaba Tetris, y cuando Pázhitnov lo desarrolló ni siquiera tenía gráficos: las piezas estaban formadas por bloques que a su vez estaban simbolizados con corchetes. Lo importante del juego -el más difícil del mundo, decían algunos-, por supuesto, no era eso: no había forma de parar de jugar.

Los gráficos no importaban

Treinta y cinco años después el legado de Tetris sigue presente. Aquel juego, cuyo nombre venía de la combinación de las palabras "tetrominó" (las figuras geométricas utilizadas en el juego) y "tenis", se convirtió pronto en una leyenda.

Tetris2

Pasó dos años sin traspasar las fronteras rusas, pero cuando por fin lo hizo el fenómeno explotó con diversas versiones -entre las más recientes está Tetris 99, con un modo Battle Royale-, aunque, comentan en Xataka, su éxito arrollador en las máquinas recreativas de los 80 fue lo que llevó ese fenómeno al rango de leyenda.

El propio Gerasimov contaba su versión de los hechos -una menos benevolente con Pázhitnov- y destacaba cómo la primera versión de Tetris para MS-DOS fue lanzada pocos días después de que el prototipo se terminara en el Electronika 60.

D8xy9fjw4aakcfv Jpg Large 
El Electronika 60 fue el ordenador con el que Pázhitnov programó aquella primera versión de Tetris. Este clon ruso del PDP-11 estaba basada en un procesador M2 acompañado de hasta 32 KB de memoria. No necesitó mucho para crear un juego legendario, desde luego.

Usaron Pascal para aquella versión, y al contrario que la del Elektronika sí tenía gráficos básicos con bloques de color. Como se ve en la captura, la versión original era monocromática (verde sobre negro) en una pantalla alfanumérica.

Como afirmaba Gerasimov, "sorprendentemente, el juego era jugable y adictivo incluso en esa forma". Enseguida se dieron cuenta de su potencial, aunque fue Pázhitnov el que acabaría llevándose la gloria.

El resto, como suele decirse, es historia.

Vía Xataka | Kote en Twitter

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina