Testigo clave podría declarar en su casa por razones de salud

Miércoles 1 de julio de 2020
El tribunal está integrado por los jueces Atilio León (centro), Lyda Gallardo y Eduardo Jourdan, como subrogante.
La cuarta jornada del debate por el crimen del peón rural de Dos Hermanas, Ángel Márquez (59), asesinado de múltiples heridas cortantes en julio de 2017 y por el cual son juzgados dos brasileños de 20 y 21 años, apenas duró un puñado de minutos. 
Es que la única testigo que estaba citada para brindar su testimonio durante la mañana de ayer ante los miembros del Tribunal Penal de Eldorado no se presentó por razones de salud.  
La situación obligó a las partes a pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo 13 de julio, en donde se espera poder contar con dicho testimonio, considerado de importancia para poder terminar de esclarecer lo sucedido. 
La testigo se trata de una oficial de Policía perteneciente a la Unidad Regional XII de Bernardo de Irigoyen que intervino en el operativo de búsqueda de los brasileños ahora imputados: Luis Da Silva Zanella (22) y Rogerio Da Silva Vargas (20).
Se cree que ambos extranjeros, junto a otro joven de la misma nacionalidad que todavía no fue capturado, fueron quienes a mediados de 2017 asesinaron a Márquez para robarle dinero y armas de la propiedad que cuidaba en el paraje Itatí, en Dos Hermanas. 
Ante la importancia que representa el aporte de esta uniformada, se aguardará la comparecencia de la testigo hasta la fecha fijada. 
Sin embargo, en caso de persistir la imposibilidad médica de presentarse en el edificio judicial, durante la jornada de ayer se planteó la intención de que tanto los jueces como el fiscal y la defensora de los imputados puedan viajar hasta Irigoyen para tomarle declaración a la uniformada en su propio domicilio. 
En tanto, otra cuestión a definir por los miembros del Tribunal representan los testimonios de tres testigos citados durante la primera semana de debate y que tampoco se hicieron presente ante la Justicia en el transcurso del debate.
Se trata del propietario de la chacra en donde vivía de forma transitoria la víctima, como así también otros dos vecinos de la zona que conocían a Márquez y a los dos jóvenes detenidos.  
Una de las opciones -la más viable- es que estos aportes sean incorporados por lectura al juicio, aunque esto también se resolverá el próximo 13 cuando el caso se reanude el debate en el tribunal penal de Eldorado.

A cuchillazos
A media mañana del sábado 29 de julio de 2017, el cuerpo de Ángel Márquez (59) fue hallado por el dueño de la propiedad que él cuidaba en Colonia Itatí, ubicada a unos 20 kilómetros de Bernardo de Irigoyen y cerca de la ruta provincial 18.
Según detallaron fuentes consultadas en ese momento, la víctima presentaba el rostro desfigurado, además de visibles lesiones con arma blanca en los pies y otras partes del cuerpo.
La autopsia realizada horas más tarde en la Morgue Judicial determinó que Márquez recibió al menos 12 cortes en el rostro, otros 11 en la espalda y la misma cantidad de estocadas en el estómago. 
Por el caso se dio intervención a todas las dependencias policiales de la Unidad Regional XII para que se logre identificar a los agresores. 
Fue así que cerca de la medianoche de ese mismo sábado, en cercanías a la Aduana de Bernardo de Irigoyen, dos efectivos del Comando Radioeléctrico sorprendieron a dos jóvenes intentando esconderse en una zona de montes, próxima a la frontera con Brasil. 
Pero al intentar reducir a estos dos, recibieron una tenaz resistencia por parte de los desconocidos. Aunque con apoyo de otros uniformados, el dúo finalmente fue detenido y trasladado a la comisaría local. 
Ya en sede policial se constató que se trataría de los dos presuntos atacantes del cuidador y de inmediato quedaron en la mira de la Justicia. 
Según trascendió, los brasileños habrían pagado a un vecino para que los llevara en auto hasta  la zona de frontera. 

En cifra

3

Además de los dos brasileños que son enjuiciados, hay un tercer joven extranjero que también participó del hecho pero nunca pudo ser detenido.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina