Terleski pudo haber sido atacado cuando acusó a la joven por un robo

Viernes 14 de julio de 2017
La joven cayó el miércoles y ante la Policía confesó que mató a Terleski al defenderse de un ataque sexual.

A cinco días de conocerse el homicidio del empresario correntino Eladio Omar Terleski (77), trascendieron algunos detalles en relación al conflicto que éste habría mantenido con la menor de 17 años sospechada de ser la responsable del ataque.
El hombre fue ultimado a golpes con un objeto contundente durante el último fin de semana dentro del departamento que tenía en la vecina ciudad paraguaya de Encarnación.
En representación de su familia y aún conmovido por lo ocurrido con don Pocho Terleski, su hijo Fabio habló en exclusiva con El Territorio ayer y contó cómo sobrellevan los días posteriores a la desaparición física de su familiar.
Acompañado por sus  familiares, Fabio continúa en Encarnación, con la misión de saber más acerca del futuro procesal de la única detenida, quien el mismo día de su arresto confesó ante policías que atacó al septuagenario, ya que supuestamente éste intentó abusar sexualmente de ella.
“Lo que sabemos es que no hacía mucho tiempo que ella trabajaba en casa de mi papá. Ella se había ofrecido para trabajar porque aparentemente estaba buscando trabajo y eso nos hace pensar que todo esto lo pudo haber estado estudiado con anticipación. Aparentemente se armó una discusión entre ellos porque mi viejo perdió una suma en dólares de la billetera. Parece que forcejearon y cuando él le dijo que le iba a denunciar ella lo golpeó con una botella de sidra. En ese momento, se da cuenta que se le fue la mano y mi papá se va al baño y ahí ella lo sigue y desde atrás le pega con el martillo”, sostuvo el hombre, en base a los datos que pudo obtener hasta el momento de parte de la Policía paraguaya.
Luego agregó que “en sus bolsillos tenía pesos argentinos por lo que creemos que el día de la pelea estaba presto a viajar a Corrientes. Hay vecinos que escucharon ruidos como de pelea. Tengo entendido que ella encontró la llave de la pieza y del placard donde papá guardaba el dinero y de donde sacó una fuerte suma. Él vivía solo, pero todos los vecinos del edifico lo conocían y cuidaban de él”.
A su vez, sostuvo que la menor, luego de limpiar la escena tras el crimen, salió saludando a los vecinos como si nada hubiera pasado. Es más, se despidió afirmando que ese fin de semana lo iba a pasar en casa de su familia.
En relación a las presuntas contradicciones en las que incurrió la adolescente durante las preguntas de los investigadores, Fabio agregó que la implicancia de ésta en el caso es corroborada por las imágenes del circuito cerrado del edificio San José donde vivía Terleski.
“Esta chica es la misma que el lunes lo encontró sin vida. Ese día salió llorando. Por las cámaras se ve que el lunes entra, enchufa el celular, desparrama papeles como para disimular un robo y luego por unos minutos se pierde la imagen. Al rato, aparece de nuevo con otra ropa y avisa de lo ocurrido. Después se ve a una persona subir, un vecino del edificio, y cuando ambos ingresan al departamento ella rompe en llantos”, contó.

Siempre junto al río
Respecto de la despedida que tanto Fabio como toda la familia le dieron a don Pocho, el entrevistado dijo que uno de los últimos pedidos del empresario era que al morir sus restos fueran cremados y luego esparcidos en el río Paraná, lugar donde pasó gran parte de su vida debido a su trabajo vinculado a las barcazas y el transporte de soja y cereales.
Fabio contó además que casi todos los fines de semana su papá viajaba hasta Ituzaingó para compartir reuniones junto a sus hijos.
Y también sostuvo que don Pocho será siempre recordado como una buena persona por todo lo que hizo para llegar hasta donde llegó y por lo que le dio a sus hijos. “Para que te des una idea de lo que era mi papá, cuento que él empezó de cero y todo lo que obtuvo lo hizo con mucho sacrificio. Él vivió un tiempo en Posadas y siempre se caracterizó por ser una persona de mucho laburo. Un ejemplo para su familia. Ese era Pocho”, cerró conmovido.

Confesión que deberá ser investigada

La joven de 17 años implicada en el caso fue detenida el miércoles a la mañana, tras un allanamiento efectuado por efectivos de la Seccional Segunda de Encarnación en la vivienda de un familiar suyo.
El procedimiento se hizo en una zona conocida como Guazú Yguá, en el distrito de San Pedro, a unos 90 kilómetros de Encarnación.
Allí, los investigadores hallaron una gran cantidad de prendas de vestir con presuntas manchas de sangre que estaban ocultas en una letrina.
Tras ser detenida, la muchacha se adjudicó el crimen ante los policías intervinientes pero aseguró que lo hizo al defenderse de un ataque sexual.
Esta versión aportada por la implicada deberá ser ratificada ahora ante la Justicia, cuyas autoridades ahora deberán determinar si es verídica o si la versión dada por los familiares de Terleski es la correcta.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina