Sustituirán los radares móviles por fijos en unos 20 puntos de la provincia

Jueves 14 de noviembre de 2019 | 03:00hs.
Desde su implementación los radares móviles despertaron la polémica por infracciones insólitas. | Foto: Natalia Guerrero
María Elena Hipólito

Por María Elena Hipólito sociedad@elterritorio.com.ar

Hablar de los radares que controlan la velocidad vehicular es siempre un tema que genera debate y llama a la polémica. Sucede que desde su aplicación en 2005 en las localidades de Garupá, San Ignacio y Dos de Mayo, resultó muy confusa y trajo consigo el reclamo reiterado de vecinos y visitantes de otras provincias que recibían multas insólitas. 
La desprolijidad, en cierta forma, derivó en un interrogante: se trata de una medida para prevenir los accidentes de tránsito, o bien, es una mera una estrategia recaudatoria. 
En Misiones, actualmente están en funcionamiento nueve radares móviles que recorren lo largo y lo ancho de las rutas nacionales 12 y 14. La novedad es que esos dispositivos que serán reemplazados dentro de poco por entre quince y 20 radares fijos que serán instalados en las “zonas negras” de la provincia.
“Con las estadísticas y los datos que tenemos del Observatorio Vial y toda la documentación respaldatoria, la mayoría de los accidentes que se producen en la provincia son derivados de una serie de cuestiones como la imprudencia, el alcoholismo, el exceso de velocidad, factor humano que se producían en horarios bastante inusuales: a las 6, a las 19, a las 20. Justamente coincide con la no presencia de los radares móviles en esas horas porque tienen una serie de inconvenientes en cuanto a la visibilidad y son manejados por humanos”, explicó, en diálogo con El Territorio, Juan Carlos Cuenca, presidente del Consejo Provincial de Seguridad Vial.
En esa misma línea, señaló: “Eso hace que se haya decidido la instalación de radares fijos las 24 horas, que no necesitan del factor humano para su aplicación y ayuden a estar más atentos. Serán entre 15 y 20 en las zonas negras dentro de la provincia, no podemos decir una fecha de aplicación porque todo está en trámite y no depende de nosotros, esperemos que estas actividades puedan concluirse antes del recambio de autoridades”.
Según detalló el funcionario, se denominan zonas negras a lugares conflictivos de la provincia donde la presencia de siniestros viales es frecuente. 
La decisión de dónde colocarlos fue resultado de un profundo debate con datos aportados por la Policía y los observatorios viales nacional y provincial. 
“Como por ejemplo, el cruce de la localidad de Gobernador Roca, que tiene casi tres kilómetros de zona urbana y la ruta 12 atraviesa todo su tramo; Jardín América, el cruce de Santo Pipó, San Ignacio donde todavía no ha llegado la autovía. Todo eso fue considerado y ha puesto en una suerte de mapeo a nivel provincial”, indicó.
El Anuario Estadístico de Siniestralidad Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) sostiene que el parque vehicular en condiciones registrales de circular en Misiones era de 534.438 vehículos en 2018, 33.332 más que en 2017.
Pero el informe se centra en la siniestralidad y dice que en Argentina hubo 5.472 muertos que perecieron en el lugar o hasta 30 días después de ocurrido el accidente vial. 
De ese total, 257 murieron en rutas o calles de Misiones, quedando la tierra colorada en el primer puesto con más muertes por accidentes de tránsito en el NEA. 
En lo que va de 2019, en base a registros de El Territorio, ya perecieron en rutas y calles de Misiones 156 personas, siendo los motociclistas jóvenes de 15 a 24 años los que más fallecen.

Posibilidad de descargo
Estos nuevos radares fijos se sumarán a los dos ya instalados en Garupá y Jardín América. Cuenca aseguró que todos estarán debidamente señalizados y esperan “no tener los problemas que tenemos ahora con los radares móviles”. Estarán avalados Agencia Nacional de Seguridad Vial. 
“Está establecido el máximo de 60 kilómetros por hora en zonas urbanas porque con esa velocidad, el conductor puede llegar a maniobrar, frenar ante cualquier problema. A mayor velocidad, las condiciones de peligro aumentan y estos cinemómetros están para controlar que se cumplan las normas establecidas por la ley”, dijo Cuenca.
No obstante, hay ciertas situaciones en las que el supuesto infractor puede llegar a presentar un descargo y quedar exento de esa infracción: cuando el radar no está debidamente señalizado o cuando sobrepasa la velocidad establecida en menos de un 10 por ciento.
“Si eso no ocurre, se debe pagar con un importante descuento, el juez de falta determinará y se deberá pagar en su totalidad para que eso no quede marcado en un problema que pueda impedirle hacer un trámite en el registro en el parque automotor o cuando quiera renovar su licencia”, cerró. 

En cifras

9

Son los polémicos radares móviles que actualmente se trasladan a lo largo y ancho de las rutas nacionales 12 y 14, hasta tanto se instalen los fijos.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina