Sporting y Huracán van por su primera Copa Posadeña

Miércoles 12 de septiembre de 2018 | 08:45hs.
Sin dudas será una noche que quedará en la historia, que marcará el destino de uno de los dos clubes y que, luego de muchos años, se recordará con alegría o con tristeza.

Esa magia tienen las definiciones, las finales, como la que desde las 21 jugarán Sporting y Huracán en cancha de Jorge Gibson Brown para saber quién se quedará con la segunda edición de la Copa Posadeña.

Hoy la tabla de posiciones del torneo Anual Clasificatorio los tiene como a dos de los mejores equipos y ambos son, sin dudas, animadores del certamen que otorgará plazas para el Regional Federal Amateur del año que viene.

Pero lo que pasará esta noche en Villa Urquiza va más allá de eso. Es por la gloria de ser un equipo copero y de llevarse un trofeo más para las vitrinas del club. Por ahora, solamente Brown puede presumir de tener esa copa, aunque a partir de mañana la historia cambiará.

Sporting viene siendo el claro dominador desde hace un año del fútbol misionero. Se quedó con el Apertura y el Clausura de 2017 y, vaya casualidad, se le escapó la Copa Posadeña ante el Verdirrojo.

Los dirigidos por Diego Millán quieren sacarse la espina de la definición de noviembre del año pasado y gritar por primera vez campeón en el recién nacido torneo.
El Globo de Rocamora también está sediento de coronas, ya que la del Apertura 2006 queda muy lejos en la memoria y los de Rocamora apuestan a un equipo con muchos jóvenes para volver a gritar campeón.

Seguramente se verán dos estilos bien distintos de fútbol. Uno más vistoso y más aceitado, el de Sporting, y uno que está en formación y que ante la falta de juego recurre al oficio de sus pilares, que es el del Globo.

El único antecedente de este año le favorece al conjunto de Santo Pipó, que derrotó en su casa al Globo por el Anual Clasificatorio por 1-0 y, en ese momento, le quitó el invicto al conjunto de la capital misionera.

De todas maneras esas estadísticas poco importan en los duelos como el de esta noche, en los que al final de los 90 minutos hay una copa esperando.
Todo está preparado para que Villa Urquiza se vista de fiesta y corone al segundo campeón de la Copa Posadeña, un torneo que nació para ayudar a los clubes y que, por ahora, está cumpliendo con el objetivo de seguir creciendo. 

El camino de Sporting y Huracán a la final

Tanto Sporting como Huracán comenzaron su camino hacia la final en los octavos de final de la Copa Posadeña. El conjunto de Santo Pipó lo hizo con un contundente 7-0 en su casa ante Deportivo Roca, mientras que Huracán no se despeinó ante Tristán Suárez y lo derrotó por 2-0. Ya en cuartos, el Albirrojo peleó bastante para quedarse con el 1-0 ante Luz y Fuerza, mientras que los del barrio Rocamora de Posadas repitieron resultado y le ganaron 2-0 a Candelaria. Las semifinales mostraron nuevamente dos realidades diferentes. Sporting vapuleó por 5-1 al sorprendente Corpus, que mostró más en la copa que en el torneo y Huracán apeló más a la garra que al juego para eliminar a La Picada por 1-0, en un partido caliente que terminó con cuatro jugadores expulsados.


Opinión
Las expectativas y las promesas incumplidas
Diego Vain

Por Diego Vain deportes@elterritorio.com.ar

Todo el mundo estuvo pendiente de lo que realizó en la final entre Francia y Croacia hace casi dos meses. A los movimientos de Néstor Pitana lo siguieron millones de personas esa tarde casi noche en Moscú. El sueño de que el árbitro que dirigió a figuras como Mbappé y Luka Modric estuviese en la tierra colorada para pitar en la definición de la Copa Posadeña se volvió una ilusión. Comenzaron las charlas y se tomó la decisión desde la dirigencia de la Liga Posadeña de Fútbol de modificar la fecha de la finalísima para que el encuentro no alterara la agenda del nacido en Corpus. Se estableció, entonces, que Sporting y Huracán jugarían el 5 de septiembre, ya que Pitana tenía que estar una semana antes en Brasil para controlar las acciones de Corinthians-Colo Colo, por la Copa Libertadores. Un par de días después de eso, el 31 de agosto, la ilusión se transformó en realidad. La Liga Posadeña confirmó que el árbitro argentino con más presencias en las copas del mundo sería también el encargado de dirigir la finalísima. Pero a veces las cosas no salen como se planean. La final se reprogramó para una semana más adelante y lo que muchos aseguraban en un primer momento como algo casi hecho (que Pitana dirigiría la final) pasó a ser una duda. La duda finalmente pasó a ser realidad. Néstor Pitana por una lesión (esa es la explicación oficial) no estará esta noche. Las promesas de ver al mundialista se rompió y la ilusión quedó simplemente en eso.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina