Sospechan que el asesinato de Terleski fue un ajuste de cuentas

Miércoles 12 de julio de 2017

A más de 24 horas del descubrimiento del crimen del empresario y comerciante argentino Eladio Omar Terleski (77) en la localidad paraguaya de Encarnación, la investigación avanza y por estas horas se afianza la hipótesis de que el crimen pudo tratarse de un ajuste de cuentas.
La tesis surge de las recabaciones efectuadas por los policías, investigadores y funcionarios judiciales que intervienen en el asesinato descubierto el lunes a la mañana.
Cabe recordar que Terleski fue hallado sin vida entre las 7.30 y las 8, cuando una joven que circunstancialmente residía con él hace un par de días lo encontró en el baño del departamento que habitaba en el edificio San José, ubicado sobre la avenida San Roque González de Santa Cruz, a unos 300 metros de la cabecera paraguaya del puente internacional que une a Encarnación con Posadas.
En un primer momento se especuló con que la muerte pudo haber sido accidental, pero conforme al avance de las pericias se constató que se trató de una muerte violenta, es decir, un homicidio. Si bien el cuerpo presentaba golpes en la cabeza y excoriaciones en el cuello, los pesquisas no descartaron que sendas marcas pudieran haberse provocado como consecuencia de una caída.
Sin embargo, el examen forense fue contundente y eso viró por completo la investigación hacia un caso de homicidio.
“Con los estudios forenses se dictaminó que la causa de muerte fue por hemorragia masiva por traumatismo de cráneo severo y al revisar se encontró un golpe muy importante en la parte trasera de la cabeza, que sería por un objeto contundente”, señaló ayer el suboficial mayor César Monges de la Comisaría Segunda de Encarnación, en diálogo con  Radioactiva.
El uniformado que participó de los procedimientos y continúa atento a la investigación del hecho agregó que del departamento “se secuestró un mazo de martillo, que se llevó a procesar para saber si fue con ese elemento con el que se lo golpeó”.
Monges explicó también que el forense interviniente dictaminó que el cádaver llevaba entre “8 y 10 horas de fallecido”.
“Estamos procesando las informaciones. Ya se tuvo acceso al circuito cerrado de cámaras donde actualmente se está procesando la información y estamos tras las pistas de sospechosos”, añadió Monges.

Préstamos e hipótesis
Justamente, desde la Unidad 5 del Ministerio Público (fiscalía), a cargo de Lidia Centurión, que interviene en la causa, indicaron que se está avanzado también en la toma de testimoniales.
Una de las primeras medidas fue tomarle declaración a la muchacha que halló a Terleski sin vida, quien aseguró que ella salió del departamento el sábado a la mañana y regresó recién al día siguiente, momento en el cual descubrió el crimen.
Según adelantaron desde la fiscalía, la versión coincidiría con las primeras imágenes obtenidas de una de las cámaras de seguridad del lugar.
Por su parte, Enrique Fornerón, asistente fiscal en lo penal del Ministerio Público, dialogó con otros medios radiales de esta capital provincial y mencionó que “en el lugar se han encontrado muchas sumas de dinero y no había nada revuelto”, por lo que la hipótesis de un robo estaría corriendo con menor fuerza.
“Por lo que indicaron los hijos -de Terleski- él además de comerciante tenía vehículos a su cargo, camiones y camionetas que hacían trabajos. Era un persona muy activa, hacía de todo. Pero además era prestamista y acrededor de muchísimas personas”, expresó.
Con estas dos vertientes, los investigadores involucrados se inclinan hacia un posible ajuste de cuentas o venganza como móvil del crimen.

Don Pocho, querido en ambos países

Eladio Omar Terleski, más conocido como Don Pocho, tenía 77 años y era oriundo de la localidad correntina de Ituzaingó, donde tiene familiares y donde la noticia de su muerte causó revuelo y conmoción.
Las redes sociales se regaron de despedidas y afectuosas dedicatorias a Terleski tanto en Argentina como en Paraguay.
“A raíz de entrevistas con sus familiares se supo que tenía hijos acá -por Encarnación- y en Posadas. La información que aportaron es que vivía solo pero circunstancialmente compartía casa con otras personas, como fue en este caso con la chica que lo encontró muerto”, explicó Fornerón.
Como se informó en la víspera, Terleski estaba inscripto en Paraguay como comerciante, pero se dedicaba a varios rubros.
Aparentemente, era propietario de varios bienes e inmuebles, incluido barcazas y lanchas con las cuales prestaba servicios sobre el río Paraná.
La última información que se tuvo es que también era prestamista y en base a esa línea se enfoca ahora la investigación.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina