Son de hierro

Lunes 16 de diciembre de 2019 | 04:00hs.
Fue un desafío increíble, como si de verdad alguien tocaba un botón y el clima cambiaba para ver quién resistía. Y fueron 25, de un total de 29, que lograron heroicamente terminar la durísima prueba de Medio Ironman realizada ayer en el acceso sur de Posadas.
El primero el llegar resultó Demian Kachuk, que confirmó estar atravesando un gran momento deportivo en un año que tuvo protagonismo en las pruebas de larga y media distancia, que incluyó el Mundial de Suiza, en septiembre. Entre las mujeres, Gabriela Flores -ex nadadora- le va tomando el gustito a las pruebas combinadas y ayer completó el circuito en seis horas.
Esta prueba le sirvió como test a la Asociación TriMisiones para que el 2020, a la misma altura del año, se realice de manera oficial esta competencia y atraiga a los mejores de esta región de Sudamérica. Y ayer, la competencia superó todos los obstáculos.

Prueba de fuego
Desde la partida ayer en la playa de Miguel Lanús, el viento no paró de soplar y las condiciones para nadar los 1.900 metros en el río, no estaban óptimas por lo que se redujo a un circuito corto y simbólico de unos 250 metros.
Luego los 29 atletas se subieron a sus bicicletas para afrotar los 90 kilómetros de ciclismo con viento sumamente intenso por el acceso sur.
Y finalmente se selló con 21 kilómetros de pedestrismo, por dentro de la costanera de Miguel Lanús y Fátima, que se llevó adelante bajo una lluvia torrencial, pero nada frenó la pasión de estos hombres y mujeres de hierro que corrieron entre 4 horas y media, los primeros; y más de seis horas los que llevaron un ritmo más moderado.
Para esta competencia se sumaron atletas de Misiones (Posadas, Candelaria, San Javier, Eldorado y Campo Viera), Corrientes Capital, representantes de la Federación de Triatlón de Entre Ríos y Encarnación, Paraguay.
“Había mucho viento, el oleaje era muy alto y las boyas se estaban corriendo; y como la seguridad es lo primero, se decidió hacer hasta una boya que estaba cercana -a unos 250 metros- y estuvo bueno porque por lo menos se logró hacer un tría”, destacó el vencedor Kachuk.
Quien agregó que “el circuito es muy lindo, sólo que San Pedro se levantó con calor y prendió el ventilador desde muy temprano. La parte de bici fue muy rápida de sentido su-norte tuvimos dificultad y el regreso ayudaba bastante, pero estuvo bastante duro”, explicó Demian que ayer se ‘bancó’ el dolor de su pie ya que el sábado, caminando, se lo dobló y tuvo que lidiar con eso a horas de la competencia.
Tener esta distancia en Posadas, va a ser muy bueno para la provincia y para los corredores locales, que muchos de ellos corren Ironman en otros países y hacerlo de locales y con un circuito que nada tiene que envidar a los de otras partes del mundo, es una felicidad enorme para la región.
“Pruebas de esta distancia siempre se hacen en Buenos Aires Entre Ríos y otros países; hay que viajar mucho y es mucho presupuesto, tener esto acá hace que crezcamos todos deportivamente, como así también la ciudad”, apuntó Kachuk.
La tremenda exigencia pasó pero los triatletas no se duermen en los laureles y ya se alistan para el inicio del Campeonato Misionero que será el 16 de febrero en Candelaria. La segunda fecha será en paralelo con la del Nacional el 15 de marzo en Posadas y la última se llevará a cabo el 5 de abril con escenario a definir, pero se podría correr en Garupá.
Justamente el 15 de marzo, será la frutilla de postre de la temporada ya que la costanera recibirá una nueva fecha del Campeonato Argentino de Triatlón, por lo que hay fiesta combinada para rato.


¡Grande, Pa!

Demian Kachuk junto a su esposa Miriam
Demian Kachuk (36) paró los relojes en 4h29m y en la llegada lo esperaba Miriam, quien lleva en su panza a Bianca, y sin lugar a dudas fue un festejo especial para el triatleta que está a punto de tener una nueva fan al costado del circuito.
“Me emociona hasta el cielo -dijo apuntado y llorando-, exploto de felicidad”, compartió el flamante papá que espera por conocer a su bebita que nacerá en los primeros días de enero.
La jornada de ayer encierra mucha alegría para el nacido en Concepción de la Sierra que hace tres años atrás pesaba casi 100 kilos y tenía el colesterol, pero su vida cambió gracias al deporte. Hoy es uno de los mejores de la provincia, corrió un Mundial este año y siempre va por más... Ayer lo disfrutó de local, con su familia y brindádose como ejemplo.
“El deporte me cambió la vida, antes no podía correr 100 metros el colectivo y ahora estoy haciendo un desatre y mucho ruido -risas-. Espero que mucha gente que está en el ‘no puedo’ se anime porque eso es psicologico y sino tenés voluntad propia simpre se puede buscar a alguien que te va a apoyar”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina