Sombras de un universo verde

Viernes 9 de noviembre de 2018

Rocío Mikulic expone en el Museo Yaparí -Sarmiento 1885 ex 319- ‘Universos en torno a los imperceptible’, una colección de 45 dibujos y pinturas presentadas en tres series que se diferencian pero conversan entre sí, resaltó la artista plástica en una entrevista con El Territorio. En diferentes soportes, extraños personajes insuflados de acuarela, acrílico y tinta miran sin ver desde las paredes a ese otro que los observa.

En palabras de Mikulic, la muestra busca “hacer visible aquello que no puede ser percibido con los sentidos, que aunque no evidente se oculta detrás de lo aparente. Un acto que intenta evidenciar aquello que ante el filtro de mi mirada, considero presente-ausente, necesario de materia y de forma”. La artista nacida en Moreno, provincia de Buenos Aires, y llegada a los 7 años a Puerto Iguazú concibe el arte como poblado de naturaleza.

“Es una pregunta interna constante, cuánta presencia hay en mis producciones de esa selva que da el marco a Puerto Iguazú donde crecí, cuánta influencia hay de este paisaje. Y descubro como respuesta que mucho, que todo tiene que ver con esa naturaleza frondosa irrefrenable”. Dentro del circuito de la exposición, justamente, un apartado se titula ‘En torno al entorno’ y cuyo tema es lo natural.

Más allá del monte y su inmenso caudal de inspiración, la joven señaló que también hay naturaleza en el intento de captar la esencia humana. Y de transmitir sus expresiones. “Hay mucho del hombre pero no tanto como persona concreta sino como todo eso que le rodea y que se expresa de alguna forma”. Amplió sobre el concepto de su obra...

“aparece el hombre, no como ‘humano’, sino como ser existente y circundante que, sin estar está creando, desde sus orígenes, deidades que lo sostengan o lo castiguen, lo reflejen y lo guíen”.

Esos seres antropomorfos que se alimentan de mineral están en constante lucha y tránsito “sintiendo, escapando, persistiendo, existiendo”, describió la creadora. Esta tensión también existe en cada comunidad formada por personas, el hombre se encuentra “domesticando su capacidad inventiva, velando sus instintos naturales, mimetizándose lentamente hasta volverse parte activa de una sociedad ‘racional’”, reflexionó en la reseña de la exposición. La muestra puede verse hasta el 1 de diciembre inclusive.

Las producciones que se muestran fueron elaboradas entre 2015 y el presente año, fueron seleccionadas por la autora con el hilo conductor de la condición humana y la naturaleza. “Aunque son series diferentes hay una conversación entre las piezas y con el observador, un encuentro que es personal e íntimo”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina