Síndrome febril: el pánico ante el riesgo de dengue o coronavirus

Jueves 27 de febrero de 2020 | 03:00hs.
Griselda Acuña

Por Griselda Acuña Editora de Actualidad

Con 97 casos confirmados de dengue por parte del Ministerio de Salud, Misiones concentra la mayor cantidad de infectados en el país convirtiéndose en una zona de alto riesgo de contagio. Su condición de frontera, con Brasil y Paraguay donde la enfermedad es endémica, agrava la situación. Se insiste constantemente en la limpieza de los patios para eliminar los criaderos del mosquito transmisor, Aedes aegypti, y la denuncia ante la detección de síntomas. 
El contexto epidemiológico se complejiza todavía más con la aparición de otra enfermedad que ya se cobró miles de vidas en el mundo, el coronavirus. La dolencia, que estalló inicialmente en China, tiene un indicador común con el dengue: la fiebre.
El Síndroma Febril (SF) causa pánico en la comunidad. El temor se hace visible en las guardias de los hospitales, en las calles y con más fuerza, quizás, en las redes sociales. ¿Qué se debe hacer ante un cuadro de fiebre?¿Cuándo amerita medicación?¿Cómo identificar si la fiebre es por el cuadro respiratorio o por el virus que transmite el vector?
Para dar respuestas, El Territorio consultó al médico Cristian Cristaldo, jefe de la zona Nordeste de Salud dependiente de la cartera sanitaria local. Justamente, el profesional se encuentra en Comandante Andresito, municipio ubicado a 350 kilómetros de Posadas, que registra el brote más reciente de dengue.
“Para dar un diagnóstico por una fiebre hay que tener en cuenta de dónde viene el paciente. Si es de Andresito u Oberá donde se reportaron muchos casos de dengue, se tienen en cuenta otros síntomas como dolores musculares, dolor detrás de los ojos, náuseas, vómitos, diarrea o dolor de cabeza. Se procede a una extracción de sangre y se realiza el bloqueo sanitario (fumigación). Si el paciente es de otro punto de la provincia, se evalúa otras cosas si viajó o estuvo con pacientes que estén en lugares epidemiológicamente complicados en relación al dengue”, explicó Cristaldo.
La expansión del coronavirus, por otra parte, obligó a las autoridades a extremar los controles en los lugares de tráfico como ser los aeropuertos. En Puerto Iguazú, por ejemplo, semanas atrás se realizó un simulacro ante un posible paciente con la enfermedad respiratoria, que ya llegó a América Latina, pues Brasil confirmó el primer caso.
“En relación al coronavirus es más complejo porque es un virus que da fiebre pero se asocia a una enfermedad respiratoria como dolor de garganta. Sería como una clásica gripe. Pero el cuadro debe ser asociado siempre al lugar donde estuvo el paciente”, sostuvo Cristaldo.
“Lo que uno no debe hacer en ningún caso es automedicarse. Cuando se presenta un cuadro de fiebre no se debe tomar ibuprofeno, ni novalgina, ni diclofenac, ni aspirinas. Cualquiera de estos medicamentos puede agravar si fuera un cuadro de dengue. A mayor fiebre, más posibilidad de que sea un cuadro grave de infección”, describió.

¿Qué hacer ante un caso de dengue?
“El medicamento más inofensivo es el paracetamol”, insistió Cristaldo al tiempo que agregó: “En el caso de un niño con fiebre, se debe proceder de la siguiente manera: paño de agua tibia, no fría, en la cabeza, debajo del brazo y los pies, y darle dos gotitas de paracetamol por cada kilo del niño. Con eso hay tiempo de salir de la vivienda e ir al médico a consultar”.
“Si el cuadro no es grave, la fiebre debería pasar después de las seis horas de medicado el chico. Si sigue con fiebre, la infección es más grave y amerita consulta médica”, comentó y fue reiterativo en ese sentido: “Si hace fiebre, está medicado y a las cuatro horas vuelve a hacer fiebre, hay que ver qué está detrás de esa fiebre”.
Consultado si el exceso de medicación puede causar malestar estomacal, hepático o renal señaló: “Primero la novalgina no debería indicarse porque disminuye los glóbulos blancos y el dengue también tiene ese mecanismo, es decir, baja los glóbulos blancos. Entonces está contraindicado porque estás haciendo que tu cuerpo no se defienda. El paracetamol, en cambio, es el más inofensivo”.
“La dosis tóxica es de diez pastillas por día de paracetamol que en algunos casos puede producir una hepatitis pero es una situación extrema”, agregó.
“El dengue clásico, sólo fiebre y malestar, se trata con paracetamol y se procede a bajar la temperatura; pero si tiene diarrea y vómitos hay que hidratar al paciente. En el caso de un paciente internado se le pasa un suero y se le hidrata; si a las dos horas no hay recuperación se le tiene que transferir plasma, un tratamiento que se hace en terapia”, detalló.
El promedio del reposo es variable, aclaró Cristaldo, en tanto marcó un mínimo de siete días desde que presente síntoma febril hasta que se recupera del malestar. “Lo otro importante es el aislamiento, la persona infectada debe estar aislada con repelente por lo menos una semana, porque cinco días circula el virus del mosquito en la sangre de la persona”, aseveró.
“Lo que se ve mucho en Andresito es que la gente tiene fiebre y se dice ‘tengo dengue’ y se queda en la casa, no usa repelente. Entonces después vemos varios casos de dengue en una misma casa. Ese mosquito enfermo vive entre dos y cuatro meses, tiene mucho tiempo para seguir contagiando”, sostuvo.
“Se estima que por cada caso de dengue hay tres que no consultan. Y al haber registrado dos serotipos, hay más riesgo de un cuadro grave”, comentó. 
El médico hace referencia a la cantidad de pacientes que contrajeron DEN-1 en la epidemia de 2015-2016; del total de infectados existe la posibilidad de que un 10% contraigo otro serogrupo y padezca un dengue hemorrágico. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina