Se hizo efectiva la excarcelación y Kolyno Jara ya está en libertad - El Territorio Misiones

Se hizo efectiva la excarcelación y Kolyno Jara ya está en libertad

Miércoles 16 de septiembre de 2020
Jara durante el juicio por el crimen de Ersélide Dávalos, en 2010.
Cerca de las 11 de la mañana de ayer Ricardo Omar “Kolyno” Jara (37) llegó al Tribunal Penal I de Posadas desde la cárcel de Loreto, le puso la firma a su excarcelación y salió caminando como hombre libre después de una década. “Todavía no cae que está afuera”, dijo ayer su hermano Cristian (26), al confirmar la novedad a El Territorio.

Sobre Jara pesa una condena a prisión perpetua por el crimen de Ersélide Dávalos (79), cometido el 27 de julio del 2001, tras el juicio celebrado en mayo del 2010. Se trata de un caso que generó un fuerte cimbronazo, ya que en diciembre del año pasado Cristina Vázquez y Cecilia Rojas, quienes recibieron la misma pena, fueron absueltas por la Corte Suprema de la Nación con duras críticas hacia la Justicia misionera.

El fallo por las dos posadeñas no alcanzó a Jara, lo que generó una gran desilusión en los familiares, quienes rápidamente cambiaron de representante legal y volvieron a contratar los servicios de Rosa Basila, que los defendió en el debate de hace una década. Entonces se hicieron tres pedidos que derivaron en la novedad de la víspera.

Uno de ellos es un pedido de excarcelación extraordinaria, que fue aprobado por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de la provincia el 28 de agosto y que se cumplió en la víspera, con 18 días de retraso. Sin embargo, tal y como explicaron fuentes del caso, Jara seguirá ligado a la causa.

La llave de su libertad definitiva está en las otras dos solicitudes que hizo su defensa: un recurso de revisión y un recurso de casación.

Jara y su familia consideran que el fallo absolutorio de Vázquez y Rojas también debería alcanzarlo, por más que los jueces del máximo órgano no se hayan expedido sobre su persona. Incluso el lunes, cuando todavía no se había efectivizado su excarcelación, había iniciado una huelga de hambre en el penal.

En una carta de dos carillas dirigida al Tribunal, Jara explicó al magistrado posadeño que llevaba “preso 17 años” pero “la condena aplicada por el Tribunal fue anulada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación; por ello debería estar en libertad de la misma manera que liberaron a mis dos consortes de causa”.

“El 27 de agosto el Superior Tribunal de Justicia de Misiones (STJ) liberó un oficio dirigido al Tribunal 1 ordenando mi libertad con la excarcelación extraordinaria y considero que no es justo que me liberen con una excarcelación porque quedaría supeditado a la causa y la máxima autoridad de la Nación anuló definitivamente la sentencia”, expuso entonces en el escrito.

Fuentes judiciales explicaron que la Corte no hizo referencia a Jara, aunque tenían la potestad de hacerlo más allá de que su defensa adhiera o no a los pedidos de Vázquez y Rojas. No creen que hayan pasado por alto su situación, sino que más bien simplemente consideraron que la absolución sólo debía alcanzar a las mujeres.

Lo que queda claro es que las interpretaciones sobre una situación pueden ser muchas y no está dicha la última palabra.

Entrevista
El Territorio estuvo el sábado en la casa de los Jara, quienes brindaron una entrevista exclusiva. A la espera de la excarcelación que finalmente llegó ayer por la mañana, contaron cómo vivieron este largo proceso, lleno de frustraciones, pero aún con convicción de que puedan “dar vuelta” la condena en contra.

Su madre, María Suárez (62), y uno de sus hermanos, Cristian (26), contaron que a finales del año pasado su hermano estaba “luchando por fases dentro de la cárcel para poder salir a trabajar”. Eso, dijeron, era con los que les convencía el abogado que podían obtener.

“Pero llegó diciembre y nos enteramos de que las dos chicas fueron absueltas. Fue un golpe importante porque nosotros no teníamos ni idea sobre eso. Recién ahí nos explicaron que el defensor anterior nunca hizo el pedido a la Corte como sí hicieron las chicas. Ese abogado nos traicionó y falló magistralmente”, acusó Cristian.

“Fue llamativo que la Corte no incluyera a mi hermano, pero no es que él fue condenado por la Corte, porque la Corte directamente no opinó sobre él. Si la Corte hubiera dicho algo sobre él nosotros ya no teníamos más chances e iba a quedar como cosa juzgada, era la última instancia, pero no opinó. Nuestra esperanza siempre fue la Corte, pero no sabíamos que el defensor no había presentado nada, pensábamos que él estaba incluido, pero resulta que la Corte no opinó sobre él porque nunca hicieron una presentación por él. Ahora la nueva abogada hizo tres pedidos”, continuó.

En el caso particular de Jara, uno de los elementos utilizados en su contra fue una declaración que lo ubica vendiendo joyas que habían sido reconocidos por la hija de Dávalos como algunos de los objetos sustraídos de la casa de su madre después del crimen.

Sus familiares aseguraron que “jamás tuvo esas joyas” y criticaron que “nunca volvieron a llamar al testigo que habló de las joyas para que declare. La defensora lo pidió, pero ese testigo desapareció, nunca le buscaron tampoco y en el juicio dijeron que ya no era momento. Esa fue la única parte de la que se prendieron. En la escena había cabello, colillas de cigarrillo y nada de eso pertenecía a ninguna de las tres personas. Es decir, no hay nada contra ninguno de ellos”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina