Robos y vandalismo afectan a una familia de Barrio Ecológico

Domingo 22 de marzo de 2020 | 02:00hs.
Wittmann mencionó que la drogadicción es otro drama. | Foto: Daniel Villamea
Una seguidilla de robos, hechos de vandalismo y amenazas atormenta a Jorge Wittmann (42) y su familia, al punto que por estas horas analizan poner a la venta la propiedad y mudarse de barrio como última alternativa contra la inseguridad que los aqueja.
Desde hace diez años residen en una vivienda situada sobre calle Sierra de la Victoria al 700, en el Barrio Ecológico, jurisdicción de la Seccional Segunda de Oberá. 
En diálogo con El Territorio, Wittmann aseguró que la problemática que los aqueja guarda íntima relación con una cancha de fútbol ubicada justo frente a su domicilio.
Ésta no cuenta con alambrado perimetral y son constantes los entredichos con las personas que utilizan el predio, puesto que no respetan las reglas de convivencia mínima, señaló el damnificado. 
“Al año que nos mudamos hicieron la cancha y desde entonces empezó nuestro calvario. Somos la única casa que está frente a la cancha y padecemos los pelotazos, que en realidad son el menor de los problemas. El gran problema es que viene gente de otros barrios, no saben convivir y ante el mínimo reclamo nos amenazan”, señaló el frentista.
Además, mencionó que en los últimos años fue víctima de siete robos, ninguno de los cuales fue esclarecido. También padeció un sinnúmero de hechos de vandalismo y daño en perjuicio de su propiedad. 

Droga y alcohol 
Al respecto, comentó que “el domingo pasado salimos a pasear un rato y estaban jugando en la cancha. Cuando volvimos, notamos que subieron por el techo para buscar la pelota y de paso, para hacer un daño, nos rompieron antena de internet. Llamé a la Seccional Segunda y me dijeron que llame al Comando, pero nunca vinieron”.
En ese contexto, mencionó que uno de los sospechosos lo increpó a los gritos: “Ya voy a volver a entrar a tu casa, para que aprendas”, aseguró que lo amenazó. 
Wittmann trabaja como vendedor y gran parte del día está fuera de su casa, lo que le genera temor ante la posibilidad de algún tipo de represalia a su familia. 
También manifestó que muchos de los jóvenes que juegan al fútbol en la cancha consumen marihuana y alcohol en el lugar, al tiempo que hacen sus necesidades frente a los vecinos. 
“Varias veces reclamé en la Municipalidad que enseñe y contenga a los chicos. Acá sólo incentivan a la delincuencia”, remarcó. 
Por ello reconoció que analiza la posibilidad de poner a la venta su casa y mudarse de barrio, ya que “las autoridades no nos brindan la seguridad que requerimos y tengo miedo por la integridad de mi familia”, agregó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina