River blindó a una de las “debilidades” de Marcelo

Miércoles 24 de junio de 2020 | 22:15hs.
Fútbol
Su nombre sonó en la Juventus, en el momento en el que se rumoreó la posibilidad de un posible regreso de Higuaín, hoy en la Vecchia Signora. Pero River, que lo tiene apuntado como una de sus mayores promesas (aunque ya ofreció certezas en sus incursiones en la élite) lo blinda para disfrutarlo más tiempo con la banda cruzada en la camiseta.

La dirigencia del Millonario y Julián Álvarez, una de las “debilidades” de Marcelo Gallardo, llegaron a un acuerdo verbal para renovar su contrato, que vencía en junio de 2021. El delantero, de 20 años, rubricará su continuidad hasta diciembre de 2023, con un incremento sustancial de la cláusula de salida.

En la actualidad, la rescisión del cordobés cuesta 15 millones de dólares. Pero con el nuevo vínculo, el monto pasará a ser de 25 millones. Hoy sin Ignacio Scocco en el plantel, quien decidió terminar su etapa en River (y está cerca de regresar a Newell’s), Álvarez contará con mejores chances de jugar, más allá de que el Muñeco siempre lo tuvo en cuenta.

“Es un jugador que a los entrenadores nos encanta. Por su calidad, por su generosidad, por su picardía. Es un chico muy joven y tiene mucho recorrido por delante”, lo supo elogiar el Muñeco. Dichas palabras las respaldó con confianza, a pesar de la competencia. Álvarez debutó en Primera División el 27 de octubre de 2018 en una victoria 1 a 0 sobre Aldosivi en el Monumental. Ya celebró tres títulos como parte del plantel principal: la Libertadores 2018 ante Boca, la Recopa 2019 frente a Atlético Paranaense, y la Copa Argentina 2019 contra Central Córdoba de Santiago del Estero.

El juvenil vio acción en las últimas dos finales de la Copa Libertadores, 2018 y 2019. Jugó 23 minutos ante Boca en Madrid, nada menos que en el duelo entre clubes más importante de la historia, e ingresó 22 minutos frente a Flamengo, en Lima, en una posición en la que Gallardo también le fue haciendo lugar, de 7-8, en lugar de más cerca del área.

Nacido en Calchín, un pueblito cordobés de poco más de 3.000 habitantes ubicado a la vera de la Ruta Provincial número 13, llegó a River en enero de 2016 y antes estuvo a prueba nada menos que en el Real Madrid. Fue a España con apenas once años y causó una muy buena impresión, pero prefirió regresar a su pago chico para no extrañar a Mariana, su mamá que es maestra jardinera, y a Gustavo, su padre camionero. También se probó en Boca y en Argentinos Juniors, pero no se animó a despegarse de sus viejos. Viene de ser una de las figuras de la Selección Sub 23 que ganó el Preolímpico de Colombia, obteniendo su plaza para los Juegos de Tokio, que por la pandemia de coronavirus se mudaron para 2021.

Pero lo disfruta River que, como sucedió con Exequiel Palacios o Sebastián Driussi, pretende que explote en Núñez y ayude a dar más vueltas olímpicas, antes de aceptar transferirlo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina