Rescataron chats entre Fiorella y su ex de la noche que desapareció

Sábado 16 de marzo de 2019
El detenido fue indagado el viernes 8 de marzo, cuando se abstuvo de declarar y fue imputado por femicidio.
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

La investigación por el femicidio de Fiorella Aghem (20) sigue sumando elementos sustanciosos contra Leopoldo B. (21), ex pareja de la víctima que permanece detenido desde el 4 de marzo, el mismo día que encontraron a la estudiante asesinada en un yerbal en las afueras de San Vicente.
En la jornada de ayer, tres semanas después de la desaparición de la estudiante, se pudieron reconstruir los mensajes de la víctima y su presunto victimario durante la noche del 28 de febrero, última vez que su familia la vio con vida. Se tratan, nada más y nada menos,  de los chats en los que ambos acordaron encontrarse.
El peritaje estuvo a cargo de los efectivos de la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial (Saic) y fue sobre los dos aparatos: el del detenido, que estaba en su poder al momento de ser detenido, y el de la Fiorella, que estaba oculto entre sus prendas íntimas.
Más allá de este dato clave, las conversaciones y mensajes a analizar son muchísimos y llevará mucho tiempo, pero los investigadores consideran que serán de gran utilidad para el juez que lleva el caso, Gerardo Casco, titular del Juzgado de Instrucción Tres local.
El trabajo de la Saic fue complejo, dijeron los pesquisas, debido a que el móvil de la víctima estaba en muy malas condiciones por el tiempo que su cuerpo estuvo a la intemperie en el yerbal cercano a una chacra de la familia del acusado, a la que se ingresa por el ex kilómetro 1.250 de la ruta nacional 14, zona conocida como La Ripiera. Ayer, todavía se estaba extrayendo información.
Por otro lado, sobre el relevamiento de las cámaras de seguridad  a los que están abocados los agentes judiciales y efectivos de la Brigada local, perteneciente a la Unidad Regional VIII, también arrojó resultados concretos. Una cámara de la Terminal de Ómnibus local registró a Fiorella junto a la camioneta del acusado cerca de las 1.40 de la madrugada del 1 de marzo.
Funcionarios y policías siguen indagando y se buscará presentar un informe completo la semana que viene, que se sumará a los elementos aportados por los canes entrenados, que reconstruyeron el recorrido de la víctima desde su casa hasta que se encontró con el acusado. En paralelo se esperan los resultados de las pericias sobre el rodado incautado, donde se hallaron restos de sangre -en muy poca cantidad- y pelo.
Más allá de eso, también se incorporaron varias testimoniales, que dieron cuenta que Fiorella y el presunto femicida estuvieron juntos en dos puntos de la ciudad entre las 22 y las 3 aproximadamente: una pizzería y la propia terminal. También se observa a la camioneta en dirección a la zona rural donde la hallaron, cerca de las 4 de la madrugada.
En tanto, un trabajo que llevará más tiempo será establecer las ubicaciones de los aparatos celulares mediante el impacto de las antenas locales. De todas formas se sabe que en la zona los emisores de secuencia no son muchos, por lo que los móviles toman siempre las mismas. Es decir que aunque se hayan movido, no necesariamente se verá reflejado en esta pericia. 

El femicidio
Según lo recolectado por los investigadores judiciales y policiales hasta el momento, Fiorella salió desde su casa el jueves 28 de febrero, cerca de las 21, cuando dijo que se iba a la casa de una compañera a llevarle unos apuntes. Caminó unas cuatro cuadras, hasta cerca de la ruta nacional 14, donde lo esperaba Leopoldo en una de las dos camionetas Ford Ranger que tiene su familia.
El cuerpo de la joven fue hallado el lunes en medio por un trabajador de una secadero local que hacía labores de pulverización. Horas antes, Leopoldo, que había estado desde el viernes participando en un encuentro de jeeps en la localidad brasileña de Horizontina, a unos 70 kilómetros de la frontera, fue detenido en El Soberbio cuando ingresó al país.
La estudiante de Lengua y Literatura falleció por asfixia por ahorcamiento mediante un cable y las pruebas dan cuenta que el femicidio ocurrió fuera del vehículo, contrario a lo que se especuló en un principio. Según la autopsia, Fiorella tenía cortes superficiales en el tórax y no se detectaron signos de un ataque sexual. En tanto, se reservaron las uñas de los dedos de las manos para la realización de estudios genéticos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina