¿Qué es y cómo funciona el telar de la abundancia?

Jueves 11 de julio de 2019 | 09:52hs.
Telar de la abundancia | Foto: Web
Las redes sociales son un ámbito propicio para la proliferación de engaños o estafas. Las historias de personas que caen en la trampa de supuestos sorteos o adjudicaciones automáticas de premios que se entregarán luego de hacer algún tipo de pago o envío de dinero se repiten todos los años. Pero el impacto de estas estafas va cayendo, a medida que la gente se va informando y va entendiendo el uso de las tecnologías de comunicación.

Pero los estafadores, o especialistas en engaños, no se quedan de brazos cruzados y empiezan a buscar nuevas estrategias. Aparecen así nuevos métodos de engaño, que en algunos casos son tan osados que para desarrollarlos se entabla contacto directo, casi íntimo, con la víctima, a quien además se la invita a incorporar a su entorno al proceso.

En estas estrategias se enmarca la llamada “Flor de la abundancia” o “Mandala de la abundancia” que en los últimos días tomó, nuevamente, notoriedad en la Argentina. Este sistema de engaño piramidal no es nuevo en el país, hay antecedentes de denuncias hechas en 2016 y 2018. Pero este año volvió con una nueva estrategia, más feminista.

 Quienes disparan el sistema lo hacen apuntando a mujeres, a quienes se acercan a través de las redes sociales ofreciendo crear “una nueva forma de relacionarnos con el dinero y nuestra abundancia", según dice el mensaje de invitación para integrar uno de estos telares enteramente femenino. Allí se definen como "un grupo de economía entre mujeres que se regalan dinero para cumplir sueños".

Cómo funciona

“El telar” se ofrece como un sistema de financiación rápido en el que los beneficios pueden llegar a ser del 800 por ciento. Pero para que eso suceda se debe entrar en el sistema aportando una cierta cantidad de dinero a una persona en forma de regalo. En la versión 2019 se solicita el ingreso con diez mil pesos. Para que el inicio se concrete debe haber ocho ingresantes. Por ello, el beneficiario del “regalo” recibiría 80.000 pesos.

La persona que es beneficiaria de ese “regalo” es alguien que, supuestamente, en algún momento fue el primer pétalo de esa flor y entregó ese “regalo” a otra persona. Con lo cual, invirtió mil pesos para ingresar, y tiempo después recibe esta ganancia multiplicando por ocho su “inversión”.

Para llegar al centro de la flor, y recibir el regalo, hay que ir penetrando en el círculo, dividido en cuatro capas. Por ello, al final la célula la componen 15 personas en total: la capa superior está formada por ocho personas, que son las que han ingresado últimas y hacen el aporte para el “regalo” de la persona del centro, la siguiente capa formada por 4 personas, la siguiente por 2 y la última por una sola persona, que como se dijo es la que recibe el dinero.

Una vez que se consiguen las ocho personas de la capa superior, cada una de estas entregan el “regalo”. Cuando esto sucede, el círculo se divide en dos como una célula, de manera que los que estaban en la penúltima capa (dos personas) pasan a estar cada uno en el centro de una nueva célula, que solo tendrá tres capas, ya que todos los miembros han penetrado una capa. En este momento, se necesitará completar la capa superior de ocho personas que aportarán para “el regalo” de la persona que está en el centro.

Nadie recupera su inversión hasta que alcanza el centro de su célula. Por lo que en el momento que colapsa por falta de nuevos miembros, las tres últimas capas pierden el dinero aportado.

Matemáticamente inviable

Según se explica en la descripción del sistema que figura en Wikipedia, el funcionamiento constante de esto es matemáticamente inviable, porque una vez iniciado el proceso, el número de iteración tenderán al infinito.

Asumiendo que cada persona lograra el objetivo de traer dos personas cada semana, para la semana número 32 el total de involucrados sería de 8.589.934.591, esto supera el total de población mundial contada para 2017 que era 7.722.727.000.

Si vamos al supuesto que cada persona involucrada invirtiera de nuevo para que fuera sostenible, partiendo del hecho que una vez se divide la célula, su ganancia fue de siete veces la primera vez, de ocho la segunda vez y de ocho la tercera vez, estaríamos en el supuesto que una persona está en la capacidad de re invertir 23 veces más. Sin embargo, esto solo sucedería con los involucrados que lograron recibir las tres veces, ya que para el que recibió dos veces solo podría re invertir 15 veces y para el que recibió una vez solo podría re invertir siete veces y el que no ha recibido nada inicia de inmediato en déficit.

Para efectos del ejemplo asumamos que toda la población tiene la capacidad de re invertir 23 veces con el objetivo de mantener el modelo, esto nos daría un total de 177.622.721.000 pétalos. Esta cifra sería superada por mucho para la semana número 37, donde el número de involucrados sería de 274.877.906.944. Así, para el mes 9 el modelo estaría más que reventado.

La Flor de la Abundancia en Argentina

A comienzos del año 2016 se empezó a difundir en Argentina este sistema. La diseminación se hizo de la misma manera en la que volvió a hacer su aparición este año. A través de Facebook y Whatsapp. Las priemras denuncias de su aparición fueron en Mendoza, pero rápidamente se extendió por todo el país.

La versión “más feminista”, que es la que en estos días se está diseminando por el territorio nacional tiene sus primeras referencias en 2018, en la localidad entrerriana de Villa Elisa, donde aparecen las primeras referencias a un “Telar de los sueños” que solo convoca mujeres y que se difunde a través del testimonio de mujeres.

La invitación indica que "se trata de un grupo de mujeres, un movimiento internacional del cual se dicen muchas cosas, pero la persona que lo comunica, siempre tiene pruebas feacientes de que esto se cumple y se hace realidad, porque cuenta con testimonios de familiares que pasaron por esta experiencia y lo vivieron y les resultó. Es algo totalmente nuevo, diferente a todo".

La versión 2018/19 tiene cuatro estados por los que hay que pasar durante cuatro meses. Estos son "Fuego", "Viento", "Aire" y "Agua". Se ingresa el primer mes por "Fuego", con el aporte inicial, que es el regalo que se le da a la "Mandala", y que se la lleva el "Agua" (persona que después de haber pasado por los cuatro estados egresa del círculo con la suma que hayan aportado las ocho personas ingresantes).

El segundo elemento es el "Viento" (cuatro personas) que soplan para conseguir dos "Chispitas" cada una, que tengan ganas de cumplir sueños y ayudar a otras. Cuando ingresan estas dos "Chispitas" por cada “viento”, vuelve a salir otra "Mandala" del grupo. De esa forma se va pasando por los cuatro estados y el ciclo dura cuatro meses.

Así explicaron en TN el funcionamiento de estos telares



El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina