“Que el chofer se haga cargo de lo que hizo, de llevarnos con la puerta abierta”

Miércoles 12 de febrero de 2020 | 06:30hs.
Junto al nene, VIviana iba junto a Nikol (4), Kiara (10) y Siomara (1). | Foto: Nicolás Oliynek
Agustín Mazo

Por Agustín Mazo fojacero@elterritorio.com.ar

Un pequeño de 6 años se debate entre la vida y la muerte en el sector de terapia intensiva del Hospital de Pediatría de la capital provincial luego de caer el lunes por la tarde de un colectivo de servicio urbano en movimiento, al parecer cuando se disponía a bajar con su familia sobre la avenida 147 en Itaembé Miní. 
Se trata de Yonatan Alberto Safrainski, quien viajaba como pasajero dentro del interno 569 de la línea 91 de la empresa Don Casimiro, acompañado de su mamá Viviana Ferreyra (36) y sus hermanas Kiara (10), Nikol (4) y Siomara (1). Esta última viajaba en brazos de la mujer. 
De acuerdo a lo que trascendió por fuentes policiales que intervienen en la investigación por este lamentable episodio, todo ocurrió minutos después de las 16.30 del lunes sobre la citada avenida y calle 150, en inmediaciones del predio del Club Vial. 
A partir del último parte médico se sabe que la criatura se encuentra en estado crítico y su cuadro dependerá de la posible evolución que tenga dentro de las 48 y 72 horas posteriores al hecho. 
Por otra parte, y como medida preventiva dispuesta por el Juzgado de Instrucción Tres, a cargo del magistrado Fernando Verón, se dispuso el secuestro para pericias de la unidad implicada y que al momento del hecho realizaba el recorrido Terminal Quaranta-Itaembé Miní al mando de Gustavo O. (34). 
A éste se le notificó la instrucción de la causa, aunque por el momento continúa en libertad hasta tanto avancen las pesquisas.  

Crudo relato
Viviana y Jaqueline Ferreyra, madre y tía, respectivamente, de Yonatan, aguardaban expectantes ayer por la tarde el llamado de los médicos del Hospital de Pediatría. 
En diálogo con El Territorio, la primera confesó no haber podido dormir en toda la jornada de ayer debido a la terrible imagen del momento en que su pequeño salió despedido del colectivo. 
Sobre las circunstancias en las que se desencadenó el hecho, la madre comentó que ocurrió cuando regresaban de la vivienda de su mamá, ya que el lunes tenía libre el día y decidió salir a pasear desde temprano junto a sus chicos. “Nosotros subimos en Zapiola y ruta 12, fuimos en el 91. Entramos por la 147 y él no disminuyó la velocidad, tampoco estoy diciendo que era brusca, pero iba rápido. Todos veníamos sentados y cuando llegamos a la parada que está por el Club Vial, ahí bajó un pasajero y el chofer cerró la puerta. Ahí nosotros nos levantamos porque en la siguiente parada teníamos que bajarnos”, recordó Viviana y agregó que a los pocos segundos el chofer volvió a abrir la puerta del medio por donde la familia intentaba descender. 
“Yo le toqué dos veces el timbre para que cierre la puerta y nada. En ese momento estaba parada sosteniendo a mi beba y a mi otra niña, y más atrás estaba Yony en el barral prendida de la mano de su hermana Abigail. En ese momento, el chofer quiere bajar la velocidad y cuando lo hace todos sabemos porque viajamos en un colectivo que ellos hacen un movimiento, ese movimiento fue lo que le expulsó a mi hijo hacia afuera”, relató con lagrimas en los ojos la desesperada madre. 
“Yo me estaba por tirar del colectivo con mi beba y mi otra hija por el tema de que mi hijo ya estaba tirado en el suelo. Él tenía que haber parado cuando la criatura cayó y todos le gritamos. Pero no lo hizo”. 
Luego Viviana comentó que a pesar de los gritos de la mayoría de los pasajeros que viajaban en ese momento, recién luego de recorrer varios metros el conductor detuvo la marcha del coche. Agregó que corrió lo más que pudo y que con ayuda de un hombre comenzaron a reanimar a la criatura, quien se encontraba inconsciente y tendido en el suelo. 
Inmediatamente volvieron a subir al mismo ómnibus y se dirigieron hasta el Caps más cercano, en donde se lo asistió y luego derivó de urgencia al Hospital de Pediatría.
“Yo lo único que necesito es que el chofer se haga cargo de lo que hizo, de llevarnos a nosotros con la puerta abierta, qué más testigo que eso. Estaba apurado, porque si él no hubiera estado apurado, iba a ir tranquilo, porque de Quaranta hasta donde termina el recorrido él no iba a ir a esa velocidad, porque ellos andan así solo en hora pico y no era un horario pico”, reclamó enérgicamente Viviana. 

Fe en Dios
Jaqueline Ferreyra, tía de Yonatan, no se despegó un minuto de su hermana Viviana desde el momento en que ocurrió el hecho. Y, como toda su familia, vive por estas horas angustiada por lo que pueda pasar con su sobrino. Más allá de esto, expresó su deseo de una pronta recuperación del pequeño. 
“Yo como tía sé que va a salir, tengo fe en Dios que lo va a sacar adelante. Yo creo que uno paga el pasaje para viajar dignamente, pero como viajamos es un desastre, porque esto no hubiera pasado si el chofer hubiera cerrado la puerta y hubiera esperado que el colectivo frene para bajar los pasajeros. Que él abra dos cuadras antes la puerta quiere decir que no le importó nada si volaba una criatura. Podía ser cualquier persona y a cualquiera le pudo haber pasado esto”, lamentó la mujer. 
“Yo digo que el chofer no estuvo capacitado, porque si él pensaba en el riesgo de las personas, no hubiera pasado esto, él tiene que cuidar a sus pasajeros y si hubiera cerrado la puerta, hubiera cuidado la vida de la criatura. Hoy la vida de Yony esta en riesgo y es por culpa de él”, agregó Jaqueline.
Sobre estado de salud de la criatura comentaron que por el momento permanece internado con asistencia respiratoria mecánica, sedado y con mucho líquido en su cabeza. 
En octubre pasado, este matutino hizo un llamado de atención sobre un hecho de similares características ocurrido en la Terminal de Transferencia de Quaranta, donde un hombre resultó con varias lesiones al ser embestido por otro colectivo urbano. En esa oportunidad también se hizo foco en ciertas maniobras peligrosas e irresponsables realizadas por algunos conductores del transporte urbano.  
Por último, desde la empresa Don Casimiro expresaron ayer que por el momento no brindarán ningún comunicado sobre lo sucedido, aunque mediante redes sociales lamentaron lo ocurrido. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina