Pueblo de leyenda y duras divisiones políticas camino a ser el municipio 77

Sábado 20 de octubre de 2018
En el Salto Encantado el agua cae desde 64 metros de altura y es el mayor atractivo del parque provincial.
Antonio Villalba

Por Antonio Villalba avillalba@elterritorio.com.ar

Un pueblo cargado de leyenda, historia política y de gran potencial de crecimiento va rumbo a convertirse en el municipio número 77 de Misiones. Se trata de Salto Encantado, que se encuentra ubicado en el municipio de Aristóbulo del Valle, Departamento Cainguás.
En la sesión del último jueves ingresó a la Cámara de Representantes de Misiones el proyecto de ley impulsado por el Frente Renovador de la Concordia Social. La iniciativa apunta a transformar el pueblo en forma transitoria en un municipio de segunda categoría, hasta tanto se realice el próximo Censo Nacional de Población.
Según la iniciativa a la que tuvo acceso El Territorio, recorrerá similar proceso a Pozo Azul, que se convirtió a fines del año pasado en el municipio 76.
Mediante el proyecto dado a conocer por el diputado provincial Marcelo Rodríguez, de aprobarse la ley, el Ejecutivo provincial debe designar un interventor organizador a los fines de articular, ejecutar y desarrollar todas las acciones necesarias para organizar jurídica, política, contable y administrativamente el municipio Salto Encantado. Ello además de establecerse de manera definitiva la división administrativa de la provincia, con la materialización de los límites correspondientes. Es la georreferencia que deberá realizarse.

En 1955
José Luis Statkievicz, presidente de la Comisión Pro Municipio, no oculta su entusiasmo al avanzar esta iniciativa soñada.
Recordó ayer cómo “en 1955 se perdió la institucionalidad de la comunidad, con la caída del gobierno de (Juan Domingo) Perón”.
Statkievicz es uno de los principales “independentistas” locales, recordó Julio César Vázquez, un colaborador de este diario, cuando hace cuatro años escribió sobre el nuevo intento del “movimiento separatista de Salto Encantado” y reflejó allí lo sucedido entre justicialistas y radicales tras la caída de Perón (ver Desde aquella caída...).
“Históricamente nos quedamos en el 55 con el golpe de Estado”, afirmó ayer Pablo Schindler un historiador local.
Statkievicz ahora admitió que ver a Pozo Azul convertido en municipio los motivó a no cesar en conseguir la municipalización.
“Desde el 2004 venimos trabajando con el desdoblamiento electoral que se consiguió en el 2013 y se puso en funcionamiento en el 2015”, explicó ayer en diálogo con Acá te lo Contamos de Radioactiva.

Los fundamentos
En los fundamentos del proyecto de ley se explica además que Salto Encantado lleva el nombre del mayor atractivo del parque provincial que protege 13.227 hectáreas de selva. El agua cae desde 64 metros de altura.
Un informe socioambiental de la localidad de 2016 da cuenta de que el pueblo que va camino a municipio tuvo un crecimiento exponencial de la población urbana en los últimos años y una importante población rural que basa su economía en las actividades vinculadas a la agroindustria y a la forestación.
Gran parte de su superficie cuenta con bosques naturales e implantados, con pendientes que favorecen la creación natural de saltos y cascadas.
La superficie es de unas 30.000 hectáreas que representa el 50 por ciento de la superficie del municipio de Aristóbulo del Valle.

Población
Salto Encantado posee aproximadamente 18.288 habitantes, 42% de población urbana y suburbana con punto central en el kilómetro 936 de la ruta nacional 14 y un 58% de población rural dispersa.
El área urbana y suburbana se caracteriza por un sector comercial y agroindustrial muy importantes, se destacan la industria del secado y molienda de yerba mate y té, aserraderos, metalúrgicas para maquinaria agrícola y construcción de galpones, mecánica de automotor y maquinarias, comercios mayoristas y minoristas de alimentos, repuestos, indumentaria y panificados, entre otros emprendimiento.
El área rural se caracteriza por un importante volumen de producción agrícola, hortícola, forestal y ganadera.

Circuito electoral
Para las elecciones provinciales y nacionales de 2015 la Justicia Electoral Nacional determinó la creación del circuito electoral 61 A para Salto Encantado, desdoblamiento del circuito 61 del municipio Aristóbulo del Valle.
El circuito está compuesto por 8.069 votantes mayores de 16 años de los cuales 3.241 tienen domicilio en la zona urbana y sub urbana (40,17%) y 4.828 en la zona rural (59.83%). De ellos, 3.846 mujeres y 4.223 varones.


Desde aquella caída de Perón

La historia oficial sepultó el mal recuerdo de cuando -echado Domingo Perón y con los militares en el poder- a punta de escopetas algunos vecinos del kilómetro 204 asaltaron la casita donde funcionaba la Comisión de Fomento, persiguieron a empleados -por caso, don Bruno Branchessi- para llevarse libros, sellos y documentos de la comuna en ciernes e instalar la municipalidad en el otro poblado importante, hoy Aristóbulo del Valle. Todavía andan guardados en casas de vecinos los bustos de Evita y de Perón. “Era más una actitud antiperonista o de intereses comerciales que una decisión racional”, dijo al pasar el odontólogo Juan Carlos Maier, radicado hace 40 años en Salto Encantado.
Indicaba hace cuatro años la crónica que José Statkievicz ya por entonces era uno de los principales “independentistas” locales.

De un amor imposible a un fantástico salto

Cuenta la leyenda que en plena selva guaraní vivían dos comunidades enemigas: la del cacique Aguará y la del cacique Yurumí. Aguará tenía una bellísima hija llamada Yete-í, muchos caciques de la región ofrecían inmensas riquezas por su mano.
Yurumí tenía un hijo llamado Cabure-í, famoso por su valentía y destreza en la guerra. Joven de manos fuertes y corazón noble, cierto día Cabure-í recorría la selva en busca de animales para cazar cuando de repente fue atraído por las súplicas de auxilio de una muchacha.
Cabure-í corrió hacia donde el clamor del monte le llamaba, y en un claro vio a la hermosísima Yete-í, a quien no conocía, a punto de ser atacada por un bravo yaguareté. El muchacho no dudó un instante y de un certero lanzazo, hirió de muerte el corazón del animal. El amor entre los jóvenes nació en ese momento, pero sus tribus no admitieron el idilio y se inició una batalla, en medio de la cual perdieron sus vidas estos jóvenes.
Según la leyenda de las últimas lágrimas de Yete-í, se formó un hilo de agua cristalino; obra además de Tupá, que a modo de recuerdo del amor más allá de las diferencias, creó el Salto Encantado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina