Proyectan mejorar la calidad de vida de los tareferos

Martes 16 de abril de 2019 | 12:31hs.
El barrio La Tosquera, más de la mitad son tareferos. | Foto: Carina Martínez
La iniciativa fue presentada en una reunión de tareferos por María Kenpka y esposo Leandro Gamón, quiénes residen en barrio La Tosquera, uno de los barrios más carenciados de San Pedro donde el 60 por ciento de los habitantes son tareferos.

La familia que ya lleva adelante a pulmón un centro de contención para niños, tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de sus vecinos con la ejecución de un proyecto que permita ofrecer herramientas para el desarrollo de uno de los sectores más vulnerables, donde en época de interzafra se quedan sin empleo. 

La meta
La principal meta es brindar solución a uno de los problemas básicos que es la falta de empleo para los tareferos en épocas de interzafra, que nada tienen que ver con la entrega de una bolsa de mercadería, sino mediante la capacitación en formación profesional brindando un espacio  con talleres de carpintería, textil, albañilería y huerta orgánica comunitaria para que los vecinos logren llevar a la mesa alimentos sanos aportando los nutrientes necesarios en las comidas de todas las familias.

A su vez, piensan gestionar la posibilidad de tener un terreno para creación de un centro de aprendizaje que englobaría todas las actividades antes mencionadas anhelando crear una fábrica de pastas, textil y una carpintería.

Actualmente la familia logra, mediante de la solidaridad de varias personas y su aporte propio, asistir a los niños del lugar con la merienda tres veces por semana mientras que los sábados reciben clases de apoyo escolar y el desayuno, por lo que anhelan trasformar la vida de las personas del barrio desde los conocimientos.

“Constantemente observamos las necesidades de las familias de los tareferos cuyo núcleo es grande, creemos y estamos convencidos que la educación es la principal herramienta transformadora de realidades, este proyecto es un gran desafío queremos que para esta próxima interzafra, las familias de los tareferos puedan comenzar a vivir una etapa diferente” indicaron María Kenpka y Leonardo Gamón a El Territorio. 

Uno de los primeros trabajos a llevar adelante tiene que ver con lograr capacitar en lo que respecta a Huerta Orgánica para contar con los saberes necesarios para construir una huerta orgánica comunitaria que, contará con invernáculos hortalizas como así también la posibilidad de producir plantines como por ejemplo de yerba mate. 

Todo el apoyo
Para ello necesitan todo tipo de apoyo, desde asistencia técnica hasta insumos. Los recursos con los que cuentan son la fuerza de voluntad y el interés por el prójimo por lo que esperan recibir acompañamiento de organizaciones sociales y gubernamentales que estén dispuestos para que, de forma conjunta, dar respuesta a uno de los sectores de la yerba mate, que más necesita.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina