“Propuse un Consejo Económico y Social, que se hizo en países en crisis”

Viernes 19 de julio de 2019 | 02:00hs.
Storani afirmó que uno de los problemas centrales del país es resolver la generación de empleo. | Foto: Nicolás Oliynek
Antonio Villalba

Por Antonio Villalba avillalba@elterritorio.com.ar

Federico Storani, vicepresidente segundo de la Unión Cívica Radical llegó ayer a Misiones, a partir de una de invitación realizada por la Fundación Ciudadanía Activa, "para reflexionar sobre las nuevas tendencias en los acuerdos políticos", resumió el dirigente en entrevista con Meta Data, el programa político de El Territorio (disponible en territoriotv.com.ar). Con  ese objetivo, se trasladó ayer a Eldorado y brindará similar disertación hoy en Posadas. "Mi formación es la ciencia política, soy abogado y docente por la Universidad Nacional de La Plata y me dedico a eso", acotó. Por lo tanto, "estamos estudiando todas las tendencias que se están dando en los países del primer mundo, de cómo se forman los frentes, lo que antes era el anclaje de los partidos políticos y las transformaciones que viven".

En la Argentina se están produciendo muchas de esas tendencias en la actualidad…
A la convención de Gualeguaychú, que lo tomo como referencia, fue el planteo de las dos reglas del sistema democrático. Primero, la necesidad de equilibrar y balancear el poder, que estaba muy desequilibrado en la Argentina. La segunda regla era la de la alternancia del poder que, si no hay, se tiende a la hegemonía y al autoritarismo; aparece la degradación de los poderes institucionales y la corrupción. No es una experiencia sólo argentina, esto se lo ve en diferentes países del mundo. Era imprescindible dotar los instrumentos, de garantizar la alternancia del poder y de conformar un Gobierno de coalición, pero no fue así. No es solamente distribuir espacios de poder, sino de discutir las políticas públicas fundamentales para el país. En la última convención hablamos sobre ello, de ampliar la base de Gobierno.

¿Es aún una asignación pendiente, no sólo lo electoral sino programático?
Nuestro punto de vista no es solamente hablar de una coalición de gobierno. Tiene que haber un ámbito institucionalizado y no cuando las papas arden. Se necesita un espacio en donde se discutan las políticas. Lo mismo pasó cuando se llamó por el tema de la tarifa energética, cuando la UCR hizo el reclamo y el Gobierno pensó que la crítica era algo desestabilizador. La política como era pensada afectaba a las pymes, que eran las que generan el empleo. Uno de los problemas centrales de la Argentina es generar empleo genuino.

Está claro que cuando se ocupan cargos estratégicos como el que no se dio a la UCR, se podría accionar desde ese espacio. ¿No le parece?
Acá se invierte la ecuación. El cargo tiene que ser el resultado de una debate previo de esas políticas, no como un paracaidista por ser miembro de un partido. Tiene que ser por los debates de políticas públicas y de la ejecución de programas.
Hay una fuerte tendencia hacia la polarización entre la fórmula de Alberto Fernández y Mauricio Macri.

¿Qué análisis hace al respecto?
Hay un pronóstico muy cerrado y es lo que uno percibe. Creo que hay cuestiones que son tácticas, de objetivos inmediatos. A mí me interesan los de largo alcance. Lo insinuó Cristina Fernández en la presentación de su libro Sinceramente; se planteó un nuevo contrato social. La búsqueda de consensos. De mi parte,  propuse la creación de un Consejo Económico y Social, que se hizo en países en crisis, estaría conformado por sectores de trabajo, producción y supone la ampliación de las bases y no de la polarización.

¿Cómo le cayó la designación de Pichetto como candidato a vicepresidente de la Nación?
Un poco responde a la idea de amplitud. Hay algunos que interpretaban que debería ser un hombre o mujer de la UCR. La incorporación de una pata de origen peronista genera expectativas. Cuando fui presidente del bloque de la UCR, él era vicepresidente del peronismo y se conformó una buena relación, con la posibilidad de entendimiento en los grandes temas. Lo que generó fue expectativas. Está claro que no tiene un poder territorial, como en Río Negro, pero sí genera expectativa. De hecho, la reacción de los mercados tras las 48 horas fue positiva. Posteriormente tiene un valor agregado que es la gobernabilidad futura. Esto es algo reconocido. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina