Prontas satisfacciones

Jueves 30 de julio de 2015

En un lapso de tan solo seis meses, el trabajo que viene realizando el ex futbolista David Charles Pérez con chicos de toda la provincia ya comenzó a dar resultados favorables.
Es que la Escuela de Fútbol y Formación Itaembé Central, que encabeza el ex jugador del Canalla y de Guaraní, entre otros equipos, consiguió fichar a varios talentos misioneros con Rosario Central y Boca Unidos de Corrientes, entre ellos, Becker Sosa, el chico perteneciente a una comunidad mbya que fue captado por Pérez en una de las pruebas que realizó por el interior de la provincia.
Los chicos aprovecharon su oportunidad en las pruebas realizadas en Rosario y Corrientes, fueron fichados por los clubes y mañana viajarán a sus respectivos destinos para comenzar una nueva vida, lejos de sus familias, pero más cerca de lo que siempre soñaron.
Martín Casapava (17), Facundo Portillo (14) y Lautaro Kern (13), son tres de los seis talentos misioneros que a partir de ahora deberán seguir demostrando sus condiciones para poder llegar en un par de años a Primera División.

Sueños de Primera
Martín Casapava nació en uno de los barrios más humildes de Posadas hace 17 años. Lleva el potrero en la sangre y es uno de esos delanteros picantes que cada vez que agarra la pelota hace levantar a los espectadores. Martín o “Tacuarita” quedó fichado en Boca Unidos y, más allá de su humildad y sus pocas palabras a la hora de expresarse, no dudó en asegurar que “quiero surgir como futbolista ahí en Corrientes. Mi sueño es jugar en Primera”.
Por su parte, Facundo Portillo, de 14 años y oriundo de Jardín América, es uno de esos mediocampista centrales de ‘galera y bastón’ que seguramente llamó la atención de los entrenador de Rosario Central, quienes decidieron sumarlo al club.
Junto a él en Rosario estará Lautaro Kern, quien nació en Ruiz de Montoya y juega de lateral por la izquierda. A pesar de ser el más chico de los tres Lautaro tiene sus objetivos claros. “Esta oportunidad puede ser nuestro futuro el día de mañana y la quiero aprovechar. Estoy nervioso, pero voy preparado para ser titular y me gustaría llegar algún día a Primera”, manifestó.

Devolución de gentilezas
La escuela comenzó a principios de este año como una iniciativa de David Charles Pérez y su familia para devolverle al fútbol misionero todo lo que alguna vez les dio. Y más temprano que tarde los frutos comenzaron a llegar.
Con la ayuda del delegado municipal Cali Oviedo, los Pérez trabajan con el objetivo de darle una oportunidad a chicos misioneros que tienen el talento para desarrollarse como futbolistas, pero a quienes les falta la chance de poder probarse en un club importante.
Además de trabajar para Rosario Central, Charles Pérez se encarga de captar y acercar jugadores a  Atlético de Rafaela, Colón de Santa Fe y Tiro Federal.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina