Programa social de Amia logró disminuir índices de violencia

Miércoles 17 de abril de 2019
El programa incluye a niños de entre los 2 y los 4 años en etapa preescolar.
 El programa Programa Hippy ‘Aprendiendo en casa’ es un proyecto de la Asociación Mutual Israelita Argentina (Amia) que cerró su primer año de implementación en Misiones con resultados muy positivos.  A través de la iniciativa creada por un convenio con Desarrollo Social de la Nación y la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), se trabaja con familias de ocho barrios posadeños pertenecientes a los sectores más vulnerables de la ciudad.
Parque Adam, Belén, Tacuaritas, 1 de Abril, Porvenir 2, San Lorenzo, San Jorge y Espacio Primera Infancia Yacyretá son algunos de los asentamientos elegidos.
 Los coordinadores de Hippy dialogaron con El Territorio acerca de los resultados obtenidos en la primera etapa de las 30 semanas que dura proyecto. “Notamos muchos avances, mediante las evaluaciones que realizamos, en el aspecto psicomotriz del niño”, destacó Lucas Carneiro, coordinador de Hippy en Misiones. Pero el “objetivo principal del programa era unir a la familia a través del vínculo afectivo y lo hemos logrado”.
El modelo permite una conexión afectiva en el entorno del niño. “Hemos descubierto que quienes participan del programa lograron bajar los índices de violencia en el entorno, así como la despersonalización. Por sobre todo, se recupera la identidad de la familia”, añadió.
Hippy es una herramienta de estimulación temprana para las familias que tienen niños de entre 2 y 4 años. En Misiones funciona desde hace ya dos años y asiste a un total de 405 pequeños. “El programa trabaja desde el hogar, incluyendo a toda la familia. Es una metodología innovadora en la que los padres reciben a un tutor barrial que les lleva semanalmente cuadernillos”, explicó Corina Lang, coordinadora general de Infancia de Amia.
“La idea consiste en estimular al niño en su etapa preescolar antes de que comience la escolarización y que los padres se empoderen como los primeros educadores de sus hijos”, explicó Carneiro
“Lo que pasó en Misiones fue impresionante”, consignó además Lang. “Las madres se asombran al ver a sus hijos tan estimulados. Mejoraron la expresión oral, aprenden a contar, conocen figuras geométricas, y desempeñan habilidades de motricidad que reciben a través de la estimulación que propone el programa”.
Dado el impacto positivo en las familias asistidas, este año seguirán trabajando con el proyecto. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina