Procesaron a dos policías por liderar banda narco en San Luis

Lunes 14 de enero de 2019
Dos policías puntanos fueron procesados con prisión preventiva junto a tres hombres como acusados de integrar una organización para transportar cocaína proveniente de Bolivia hasta la provincia de San Luis, consignaron ayer fuentes judiciales.
La medida fue dispuesta por el juez federal puntano Juan Esteban Maqueda y recayó sobre el oficial Alejandro Javier Moreno, el auxiliar Francisco Reta y tres civiles, todos ellos procesados por ‘transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas organizadas en su comisión’.
El fiscal federal de San Luis, Cristian Rachid, señaló que en el caso de los dos policías se suma el agravante de tratarse de ‘funcionarios públicos encargados de la prevención del delito’.
El funcionario judicial explicó que en el fallo del juez coincidió con su requerimiento y que estos delitos prevén hasta 12 años de prisión para los efectivos y hasta 6 para los otros tres imputados.

Pesquisa y golpe
Según la fuente, el 5 de diciembre último, tras dos años de investigación, se logró el secuestro de 3,194 kilogramos de cocaína en la ciudad de San Luis, lo que fue “el mayor secuestro de cocaína logrado en un mismo procedimiento” en la provincia.
De acuerdo a los pesquisas, además de la cocaína -valuada en seis millones de pesos- se incautaron de 100 gramos de marihuana, 300.000 pesos en efectivo, 30 celulares y ocho vehículos, entre motos, camionetas y autos, algunos de alta gama y dos de los cuales funcionaban como taxis.
Además, los investigadores secuestraron documentación, anotaciones, dos armas de calibre 38 y 22, municiones, balanzas de precisión, CPU, notebooks, formularios de automotores, pendrives, circuitos de video vigilancia y máquinas contadoras de billetes.
En total fueron cinco allanamientos que incluyeron los domicilios de los ahora imputados, una concesionaria de autos y un taller mecánico, detallaron los voceros consultados.
“Ninguno de los policías contaba con antecedentes y estamos a la espera de sus legajos para chequear su conducta dentro de la fuerza”, señaló Rachid.
El fiscal destacó que este caso se trató de un “autodepuración de la fuerza” ya que surgió de una denuncia de la Dirección General de Lucha Contra el Narcotráfico a cargo de la comisaria mayor, Andrea Cura.
A partir de esa denuncia comenzaron las tareas investigativas que permitieron determinar en noviembre pasado que los policías habían acordado trasladar un pequeño cargamento de droga hasta la provincia de San Luis a cambio de un automóvil.
Al seguir esa pista, el 14 de ese mes, uno de los civiles acusados viajó a la capital puntana donde uno de los policías y otro de los imputados le entregó un Volkswagen Surán como parte de pago de la droga y para transportarla posteriormente.
Para los investigadores, la adquisición de los estupefacientes había sido coordinada por un hombre que operaba como nexo con los proveedores ubicados en el Estado Plurinacional de Bolivia.
Luego, las escuchas telefónicas del 4 de diciembre descubrieron una comunicación entre efectivos en la que uno, que se encontraba en Buenos Aires, le confirmó al otro el arribo de un cargamento de la droga y le pidió su coordinación y recepción en su domicilio.
Ante esa situación se montó una vigilancia encubierta en dicha vivienda y cuando alrededor de las 5 del 5 de diciembre llegó Volkswagen Surán con la carga, tras lo cual, uno de los sospechosos se llevó la droga en un ciclomotor.
En esas circunstancias fueron detenidos uno de los policías y dos de los civiles; mientras que al tercero lo apresaron en otro inmueble de la capital puntana en el que secuestraron los 3,194 kilos de cocaína.
También a partir de las escuchas se estableció que ese 5 de diciembre uno de los policías acusados se comunicó con la pareja de otro de sospechosos para avisarle que le habían allanado su vivienda, pero que no se había encontrado nada porque ya se lo había llevado todo a otro lugar.
Confiado porque en su domicilio no se había hallado la droga, este efectivo regresó al inmueble donde finalmente fue detenido.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina