Presente histórico

Miércoles 15 de enero de 2020
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Asumió la conducción del equipo a fines de noviembre y desde entonces Oberá Tenis Club (OTC) acumuló diez triunfos consecutivos por primera vez en su historia, se posicionó como líder la Conferencia Norte y clasificó al Súper 4, instancia reservada para los mejores de la primera fase de la Liga Argentina de básquet, certamen donde además será local. También en noviembre nació Lucca, su primer hijo, por lo que está de más decir que el rosarino Leandro Hiriart (38) atraviesa un gran momento profesional y personal.
“Hasta ahora marcha todo tan bien, que es como que estás alerta a ver si no pasará nada”, bromeó el entrenador Celeste respecto a su buen presente dentro y fuera de la cancha. 
Tampoco se marea con los brillos del éxito, no lo obsesiona el record de partidos sin perder y reconoce que hay cosas por mejorar: “Somos el penúltimo equipo en aporte del banco de suplentes. Es un dato que debemos cambiar porque necesitamos llegar a los playoffs con al menos ocho jugadores en la rotación”. 
A los 38 años, Hiriart acumula una amplia experiencia en clubes de Argentina, España e Italia, por lo que no es casual que su arribo a Oberá trajo inmejorables resultados que ilusionan a los hinchas. 
Pero se sabe que una campaña exitosa se basa en la trilogía dirigentes-jugadores-cuerpo técnico, fórmula que no cuajó del todo en su anterior paso por OTC, en la temporada 2013/14.
En tal sentido, el DT ponderó la labor de la actual comisión directiva que preside Sergio Feversani, puesto que están dadas las condiciones para trabajar con tranquilidad, como también el rediseño de la estructura de divisiones inferiores a cargo del coordinador Lucas Gornatti. En tanto, el reconocido Roberto Vico se sumó al cuerpo técnico de Liga. 

Orden y disciplina
Ayer a la mañana, mientras el plantel entrenaba en el gimnasio, Hiriart charló con El Territorio sobre su llegada al club, la actualidad del equipo y los desafíos que se avecinan.
“Cuando asumí el equipo no estaba tan mal, llevaba un récord de 4 y 4, habiendo perdido algunos partidos sobre el final. No es que agarré un equipo que tenía muchas falencias o quebrado mentalmente. Sí me parece que el equipo necesitaba un poco de orden y disciplina, pero el compromiso estaba latente y eso facilitó muchísimo el trabajo”, remarcó. 
El rosarino llegó en reemplazo de Alejandro Kuperman, quien no cumplió con las expectativas con relación al plantel que se conformó para esta temporada.
Juan Ignacio Rodríguez Suppi, Emiliano Correa, Maximiliano Martín, Rodrigo Sánchez y el camerunés Gastón Essengue conforman un quinteto de jerarquía para la categoría, aunque “de momento un poco corto”, tal como reconoció Hiriart. 
Sobre el inicio de su gestión, destacó que los resultados se apoyan en el trabajo diario, pero “también a veces la pelota entra o sale y hasta el momento a nosotros nos está entrando porque esa dinámica positiva va más allá de la suerte. Cuando forzás que las cosas vayan bien generalmente va bien, y si estás en la mala es al revés”. 
Y agregó: “Ganás en confianza, ganás en armonía. El equipo empieza a creer en lo que hace, entonces cualquier situación que se planteé es bienvenida y se hace por convicción y no por obligación. Es un círculo virtuoso que termina siendo altamente positivo porque el equipo gana y te acostumbrás a ganar, que es lo que buscamos”. 

Mejor compensado 
Con relación al plantel, además de los titulares, mencionó que Taiel Gómez Quintero y Lucas Díaz son recambios de calidad, aunque requiere alargar el equipo a nueve jugadores incluyendo en la rotación a Jerónimo Ramírez Acevedo y Agustín Germano, quienes de momento están entrando en forma intermitente. 
“Es importante alargar el equipo porque necesitamos llegar a los playoffs con al menos ocho jugadores en la rotación y un noveno. Además, en febrero vamos a tener diez partidos en 28 días, con viajes en el medio. Casi un partido cada dos días y medio, lo que es mucho cuando varios jugadores tienen más de 30 minutos de juego”, explicó. 
Antes de Hiriart, OTC promediaba 28 por ciento de efectividad de tres puntos, porcentaje que lograron elevar a 35. 
“Como nuestro juego interno no aporta de tres puntos, salvo Díaz viniendo del banco, necesitábamos que el perímetro suba el porcentaje de tres puntos. Subimos de 28 a 35 por ciento y hoy el equipo es respetado por su tiro de tres. Entonces estamos compensados con el juego interno de Essengue y Sánchez”, indicó. 
Asimismo, es el segundo equipo del torneo que más anota en ataque rápido y el primero que anota en base a robos de pelota, atributo que nace de la defensa de un equipo diseñado para correr.  “Se trabaja todo, pero es más fácil anotar cuando a partir de la defensa tomás el rebote o robás una pelota”, subrayó el DT. 

Partido a partido 
Mencionó que quedan cosas por mejorar, como ciertos altibajos, tal como pasó en el primer cuarto del último juego ante Ameghino. 
“Tenemos que tratar que ese tiempo de bache, sin ser necios y sabiendo que va a suceder, dure el menor tiempo posible. Y tener preparado mentalmente al equipo para no caerse y sobreponerse a la dificultad. Esa tolerancia a la adversidad me parece que nos hará un equipo mucho más peligroso y difícil de ganar. Porque si ganás y ganás, y cuando te toca la mala te sobreponés rápido, te volvés un equipo difícil”. 
OTC ya suma diez triunfos consecutivos, a siete del récord del Instituto campeón.
Sobre ello, el DT reconoció que “no es que no le preste atención, pero en algún momento vamos a perder y no va a pasar nada. El tema es que se tome con naturalidad. Hasta ahora ir partido a partido nos dio rédito”. 
“Pero tenemos que estar preparados porque perder es algo natural en el deporte, esto no es matemática. Tampoco soy partidario de decir vamos a perder uno para ver qué pasa. Si podemos ganar todos mejor. La mentalidad ganadora se entrena partido a partido. 
También se refirió a la actualidad de OTC, lejos de aquella de la temporada 2013/14. 
“Humanamente siempre me trataron muy bien y quedaron las puertas abiertas para volver, pero había muchos problemas económicos y fue muy complicado. Ahora me encontré con una situación totalmente diferente. Con una entidad saneada, con una vida social que antes no veía y con la tranquilidad de venir a trabajar en una época muy difícil para el país, sabiendo que a principio de mes cobrás el sueldo y contás con la estructura de trabajo para hacer una buena temporada. Si como entrenador tenés todos esos ítems cubiertos es mucho más fácil concentrarte para ganar”, destacó.

UN POCO MÁS

  • Elogio a Oberá
    ”La vocación de servicio de la gente de Oberá es difícil de encontrar, sobre todo en el centro del país. No hay ironías, siempre en qué te puedo ayudar, el trato y la hospitalidad. Más allá de ser una ciudad más pequeña que Rosario, mi ciudad natal, se valora mucho en el día a día y te contacta con la parte humana”, destacó Hiriart. 
  • Factor Essengue
    En el último partido Gastón Essengue convirtió 28 puntos, su máxima desde que llegó a Oberá, y todo hace presagiar que en esta segunda instancia se verá su mejor versión. “Essengue venía de Paraguay, que es una liga con otro ritmo y apenas empezó la pretemporada padeció el fallecimiento de su mamá, por eso su preparación fue intermitente. Ahora está más asentado y sólido dentro del equipo, para nosotros es importantísimo y más allá de que tenga 36 años es un referente de la categoría, muy dotado físicamente y altamente profesional. Además de ser un gran jugador es una buena persona y muy positivo en el día a día para el equipo, cosa que no es fácil de encontrar en todos los extranjeros”, destacó el DT. 
  • Pensar a futuro
    “El referente de la provincia y la región debería ser OTC y los chicos están mirando al club porque no sólo se atiende a lo profesional, sino que hay un trabajo de reclutamiento que demanda un erogación. Pero cuando la institución mira eso quiere decir que está mirando a futuro con bases sólidas para crecer. Hay un círculo virtuoso que se generó desde la institución y que repercute en el básquet profesional, no a la inversa como pasaba antes. OTC debe ser, y creo que va en ese camino, el club que te abra la puerta. En su momento era un club visto como elitista, con cierta arrogancia, pero ahora es otra cosa y muchos chicos lo están viendo”, opinó el entrenador.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina