Preparar a los chicos para ir al colegio equivale a un día extra de trabajo a la semana

Jueves 30 de mayo de 2019 | 23:00hs.

Despertar a los niños para ir a la escuela, vestirlos y asearlos, preparar la comida para media mañana, lidiar con los contratiempos de última hora... solo con enumerar la lista de tareas que los padres deben hacer antes de dejar a los hijos en la escuela, ya agota.

No en vano, según una encuesta realizada en Estados Unidos a 2.000 padres y madres, el estrés del rato en la mañana, equivaldría a un día extra de trabajo remunerado a la semana. ¿Exagerado o pura realidad?

43 tareas de media en tan solo un rato de mañana... ¡tremendo estrés!

Y es que si nos ponemos a enumerar todas las tareas que hacen en ese ratito de la mañana, no es raro pensar que acaben agotados nada más empezar el día. De hecho, y según los datos de la encuesta, los padres realizan una media de 43 actividades en la mañana, entre las que se incluyen vestir a los niños, prepararles el desayuno o revisar sus mochilas.

Los datos obtenidos en la encuesta son, cuanto menos curiosos, y no es difícil esbozar una sonrisa al verse reflejados en muchas de las situaciones descritas:

¿Eres de los que dice a tu hijo "date prisa"? Si es así, probablemente repitas esta frase un total de 540 veces a lo largo de todo el curso escolar.

¿Tu peque se ha tirado el vaso de leche encima o se ha manchado de pasta de dientes antes de salir de casa? Respira... según la encuesta, los niños se ensucian la ropa antes de llegar al cole una media de dos veces por semana.

¿Alguna vez has prometido a tu hijo comprarle un juguete o hacer algún plan divertido a la salida del cole si se lava los dientes o se viste deprisa? Si es así, no te sientas culpable pues casi el 40% de los padres encuestados lo ha hecho alguna vez. Comentan en Bebes y más que es difícil no caer en ciertas técnicas con el fin de conseguir que los niños se apresuren con sus tareas.

¿Te ha tocado maquillarte o afeitarte en el coche o en un baño público antes de entrar a tu trabajo? ¡Tampoco eres el único! Según la encuesta, casi la mitad de las madres y los padres no tienen tiempo de hacerlo en casa y deben buscar otra forma de completar su aseo personal antes de llegar a su oficina.

Todo este cúmulo de tareas y la ansiedad que implica luchar contrarreloj por llegar al cole puntual, equivale, según la encuesta, a una jornada extra de trabajo remunerado a la semana. ¿Sorprendido?

Si te has sentido reflejado con los datos de esta encuesta o tu hijo no lleva bien hacer las tareas de la mañana con la hora pegada a los talones, te compartimos algunos consejos que pueden ayudaros a afrontar las mañanas con más calma:

Para empezar, es importante recordar que el funcionamiento de un hogar es tarea de todos sus miembros. Desde los adultos, trabajando en igualdad y corresponsabilidad, hasta los niños, que pueden empezar a implicarse desde muy temprana edad con tareas acordes a su edad.

Madruga un poco más: si te cuesta saltar de la cama cuando suena el despertador y eres de los que disfruta remoloneando entre las sábanas unos minutos más, piensa en las tareas que podrías adelantar si te pusieras en pie enseguida.

Quizá creas que diez o 15 minutos no dan para mucho, pero es tiempo suficiente para dejar preparada la comida del recreo, revisar las mochilas de tus hijos o calentar la leche del desayuno.

Ya lo dice el refrán, "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". Es decir, adelanta todas las tareas que puedas hacer la noche anterior.

Y es que si por la mañana nos ponemos a preparar nuestro tupper para llevar a la oficina, la nota para el profesor de tu hijo con una indicación importante, el bolso de deporte del gimnasio... acabaremos estresados nada más comenzar la mañana.

Promueve la autonomía de tus hijos a la hora de realizar sus tareas. Por ejemplo, ordenando su armario para que tengan todo a su alcance, o adaptando rincones en el baño o la cocina.

Si son pequeños también puede ayudarles ver un mural con pictogramas que indiquen qué actividad deben hacer en cada momento, o preparar su ropita para el cole la noche anterior, con el fin de facilitarles la tarea de vestirse solos.

Asegúrate de que tus hijos duermen el número de horas que les corresponde según su edad, y si les cuesta despertar por la mañana, ármate de paciencia y aplica algunos trucos que pueden ayudaros a suavizar la situación.

Los gritos no funcionan. Sabemos que es difícil mantener la calma cuando el tiempo se nos echa encima, pero gritar, amenazar o castigar a los niños por no darse la prisa que nosotros queremos que se den, no solo no tendrá el efecto deseado sino que puede ser contraproducente para ellos.

Por ello es preferible madrugar un poco más para tener más tiempo por la mañana, pero siempre asegurando su correcto descanso.

Y aunque hagamos lo que hagamos, siempre habrá mañanas realmente caóticas y agotadoras, trata de disfrutar del tiempo con tus hijos, no te saltes el desayuno y opta siempre que puedas por un paseo rumbo al cole. Porque cuando nos relajamos y relativizamos, todo funciona mejor.

Vía | Scary Mommy y Bebés y Más

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina