Pozo Azul, un peculiar nombre que merecía llegar a la pantalla

Domingo 14 de octubre de 2018 | 02:30hs.
En Pozo Azul funcionó por tercer año consecutivo el programa de Cine Joven Comunitario del Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones (Iaavim). En ese marco, alumnos del Cep 40 trabajaron durante cinco meses para contar la historia del origen del nombre del municipio a través de un documental.

La propuesta fue financiada por el Iaavim y está a cargo de la tallerista Yanina Galeano. Este año la consigna fue realizar producciones que revaloricen la memoria de los pueblos. Fue así que los alumnos del CEP 40 realizaron una investigación mediante la cual pudieron constatar que muy pocas personas -incluso ellos mismos- tenían conocimiento de la historia del pueblo y el origen de su nombre.

Cuando iniciaron el trabajo de campo y comenzaron a entrevistar a los pioneros del lugar, se llevaron una sorpresa al ver que contaban dos historias diferentes, pero con un mismo protagonista: un ojo de agua que se encuentra cercano a una comunidad aborigen.

La historia que llevaron a la pantalla hace referencia a un grupo de obrajeros que trabajaron en la construcción de la ruta provincial 17, y acampaban cerca del pozo para proveerse de agua.

Lo que hace alusión al azul son pañuelos que llevaban puestos los trabajadores. Según cuentan, un día de mucho calor los obradores se detuvieron a tomar tereré cerca de la vertiente e invitaron al Colorado Rivas, simpatizante del Partido Colorado de Paraguay. Cuando este se acercó a compartir con los peones, notó que todos llevaban un pañuelo azul, por lo que supuso que eran liberales y dijo: “Esto sí que es pozo azul”. De esta manera, la combinación de la vertiente con los vivos colores de sus adversarios políticos hizo surgir el nombre de Pozo Azul.

Una vez que obtuvieron los valiosos relatos, volcaron los conocimientos adquiridos en el taller para contar la historia desde la ficción. El equipo se dividió en diferentes roles donde cada uno se desempeñó superando las expectativas.

Antes de que el trabajo final sea presentado en la localidad de Eldorado, la tallerista Yanina Galeano diálogó con El Territorio para destacar la motivación que este tipo de actividades genera en los jóvenes estudiantes y que puedan conocer el lenguaje audiovisual.

“Jugar con la ficción, ver la dinámica, la creatividad, lo bien que pasaron los chicos al momento de grabar, armar el vestuario, las escenas, siguiendo un guión literario y técnico donde se vuelca todo lo aprendido en el taller, fue maravilloso”, señaló. “Más allá de que aprendan algo nuevo, se enriquecieron de la historia de su pueblo y el desempeño fue realmente sorprendente y emocionante”, añadió.

Los alumnos asumieron el papel como verdaderos actores, dejando su impronta en la cultura del flamante municipio número 76.

“El taller de cine fue muy lindo, conocimos muchas cosas, tenemos los conocimientos como para el día de mañana ser quienes podamos dictar un taller, fue muy lindo contar la historia del nombre de nuestro pueblo y darlo a conocer”, manifestó Matías Lacerda, uno de los jóvenes que participó del proyecto.

El trabajo también contó con el apoyo de los directivos de la escuela y del interventor Waldemar Müller, quien puso a disposición un colectivo para que los estudiantes puedan viajar a Eldorado, donde presentaron ayer el documental.

En la proyección de ayer, que se concretó en el Salón Cultural Cooperativa de la ciudad de Eldorado (Galpón 10, kilómetro 9) también se presentaron microdocumentales de jóvenes de Eldorado, Santa Ana, Puerto Esperanza, Puerto Rico, Garuhapé, San Vicente, El Soberbio, Leandro N. Alem, 25 de Mayo, 2 de Mayo, San Javier y Posadas. En total, más de 300 estudiantes participaron de estos talleres.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina