Por el retorno de la atención presencial, creció la demanda de ropa y calzado

Viernes 22 de mayo de 2020
Por Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel López Del Valle politica@elterritorio.com.ar

Progresivamente el comercio posadeño comienza a reactivarse tras vivir un parate de actividades sin precedentes. Con la flexibilización del aislamiento social preventivo y obligatorio, que días atrás entró en su cuarta fase, el sector  registró un leve crecimiento en las compras por el retorno de la atención presencial. 
Las ventas de indumentaria y de zapatillas fueron algunos de los sectores que registraron mayor demanda en la capital, sobre todo, por la proximidad de la temporada de invierno y el permiso para realizar salidas recreativas. Además, en esta etapa del confinamiento, el rubro electrónico experimentó un notable crecimiento en las compras de celulares, notebooks, tablets, hasta tal punto de agotar stock. En este sentido, la reposición no será inmediata por la imposibilidad de importar y algunos comercios alertan por escasez en el corto plazo (ver Advierten por faltantes...).
En el caso de los muebles afirman que con el retorno de la atención presencial hubo grandes pedidos de colchones y también de juegos de living (ver Mueblerías, con expectativas...)
Y, en el caso de los supermercados, sector que desde el inicio del aislamiento obligatorio permaneció exceptuado, registró un notable crecimiento en el caudal de compras influenciado por el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que elevó el ticket promedio de gasto. Harina y maples de huevos fueron los productos más solicitados en el segundo mes de la medida que apunta a reducir el número de contagios de Covid-19.

Repunte de ventas
Un alivio. Con ese término, referentes del rubro de indumentaria resumen la reapertura de los locales luego de un mes y medio sin atención presencial. Algunos comercios de la capital provincial se mantuvieron gracias a las ventas bajo la modalidad online, pero que para algunos no resultó efectivo. La misma definición utilizan los propietarios de casas de zapatillas. Tras la aprobación del protocolo sanitario por parte del gobierno provincial estos comercios volvieron a la actividad el 11 de mayo.
El Territorio recorrió ayer en diferentes puestos comerciales y evidenció un gran movimiento en los locales de ropa. En muchos casos, indican que la demanda, que creció en la última semana, tuvo que ver con la proximidad de la temporada de invierno. Suéteres, camperas y remeras mangas larga son algunos de los productos más solicitados.
“La posibilidad de atender de manera presencial fue un respiro luego de casi dos meses de parate porque la venta bajo la modalidad online no es lo mismo. La gente está acostumbrada a ver, tocar y probarse la ropa, y eso le da una garantía total”, afirmó Liliana, encargada de Merci, un local de prendas femenina del centro posadeño.
Añadió que tras la reapertura, el movimiento de clientes se concentró en el horario de 9 a 12. “Gran parte de los clientes asisten luego de hacer una compra en los supermercados, que aprovechan esa salida para unificar todo lo que quieren comprar. Y como se viene el invierno, lo que más se lleva tiene que ver con prendas mangas largas y camperas”, precisó. Al mismo tiempo agregó: “Cuando volvimos, las ventas aparecieron nuevamente y a un ritmo sostenido. Hay días con grandes variaciones, un poco más o un poco menos, pero siempre hay alguna compra”. 
En otro local de venta de indumentaria para bebés y niños dijeron que con el retorno de la atención presencial se volvieron a registrar ventas. “Pasamos de tener facturación cero a tener compras que permiten evitar que sigamos con un ingreso tan negativo”, definió la propietaria de un comercio de calle Córdoba. “En el caso de la ropa para los bebés o de los niños hay que tener mucho cuidado porque se tiene que ser específico con el talle. Con la atención en persona, por ejemplo, las mamás pueden tener un asesoramiento más específico y evitar devoluciones que están permitidas pero en este contexto implica extremar los recaudos”, manifestó.
“Con la apertura del local, hubo muchas ventas. Los clientes pueden ver las prendas que quieren. En el primer día que abrimos (el lunes 18), hubo muchísimas compras, más de lo que esperábamos. Luego, el martes, hubo un movimiento más tranquilo. Miércoles y hoy (por ayer) la demanda y compras volvieron a crecer, mucho más de lo que nos imaginábamos”, contaron desde Waiting, local de indumentaria que funciona en el shopping. Más tarde, detallaron que la ropa de invierno fue lo más solicitado.
En cuanto a la adaptación del protocolo sanitario, desde el local especificaron que emplean todos los mecanismos de limpieza y de distancia social. “A la gente le cuesta un poco, pero entienden. Esta situación es nueva y estamos viviendo una etapa de reaprendizaje que requiere este contexto”, dijeron.
“Al momento de hacer una compra, uno prefiere ver, tocar la ropa. Esta situación implica ser más decididos, que de ver lejos y de elegir rápidamente. Por el protocolo se quita la posibilidad de apreciar de lleno a la indumentaria, como se hacía antes de la pandemia. Pero entiendo que son los tiempos que corren, en los que tenemos que ser más cuidadosos. En mi caso esperé la apertura de los locales como para poder comprar mi ropa. Necesitaba renovar algo de stock para estar acorde a la temporada de invierno”, expresó Camila López, consumidora.

Movimiento condicionado
De manera progresiva, la venta de zapatillas deportivas también repuntó en las últimas semanas.
Sobre este punto Oscar Hudema, propietario de Apolo Deportes, aseveró a este matutino que “la reapertura de manera presencial provocó un gran alivio, cuyo movimiento está condicionado al momento que vivimos. La demanda está dentro de los márgenes que esperábamos, pero no son los mismos que teníamos antes de todo esto. Hay días con mucha espera de clientes que quiere comprarse zapatillas”.
Precisó que desde marzo hubo una fuerte baja en la recaudación, pese a que hasta mediados de mayo se manejaron bajo la modalidad online. 
“Nuestro rubro se va a reactivar cuando vuelva el deporte. Ahora registramos un repunte por la flexibilización que permitió las caminatas recreativas. Esto va a ayudar a que la gente consuma más, que compre o cambie los calzados. Sin embargo, nuestro fuerte es la presencia de eventos deportivos que son los que mayor movimiento generan”, subrayó.
En cuanto al tiempo de reactivación, Hudema estimó: “Con la posibilidad que la gente pueda hacer caminatas y, más adelante, poder hacer alguna actividad física más intensiva, la demanda irá creciendo. No hay un tiempo específico, no se sabe cuánto durará la pandemia; pero la posibilidad de atender de manera presencial ya es algo que genera un alivio importante y generará un crecimiento notable”. 

Mueblerías, con expectativas por renovación

Gustavo Cardozo, de Vicar Muebles, manifestó que “la apertura de los comercios es clave porque el rubro como el nuestro no está acostumbrado a la venta online. El ver y probar es fundamental según las exigencias del cliente”. En este sentido contó que luego de la reapertura hubo un gran número de ventas de colchones. “Muchos de los clientes querían cambiar los colchones. Con la cuarentena se dieron cuenta que la modificación era necesaria”, indicó. Sin embargo dijo que habrá falta de reposición de colchones con resortes, dada la escasez de acero para la elaboración de este material, que se concentra mayoritariamente en Córdoba. Asimismo comentó que otra de las demandas, además de los productos de electrónica, pasó por los juegos de living. En cuanto a los próximos meses aguarda por alza en la demanda. “Con los nuevos protocolos y horario de atención esperamos con ansias que haya más clientes pero de forma progresiva”, cerró.


Faltante de notebooks y celulares por alta demanda

Algunos comercios no cuentan con más celulares para la reposición.
En tiempos de confinamiento, la utilización de dispositivos electrónicos como tablets, celulares y notebooks ganaron terreno, tanto para el ocio como para la realización de tareas escolares. Es por ello que en el último mes creció hasta 50 por ciento las ventas de este sector en Posadas. Además, en el afán de concretar actividad física, las cintas caminadoras y bicicletas fijas fueron otros de los dispositivos con gran caudal de compra.
Sin embargo, por las fuerte demanda que hubo en los últimos días, las casas comerciales quedaron sin stock. 
Sobre este punto Carlos D’Orazi, empresario del rubro, consideró a El Territorio que el balance de las ventas fue positivo tanto por las transacciones que se concretaron de forma online y presencial.  
“El caudal de ventas sorprendió. La clientela se abocó a comprar computadoras, celulares y tablets para sobrellevar el confinamiento y para lograr la comunicación necesaria para que los niños y los adolescentes pudieran hacer sus tareas”, mencionó. Agregó que las cintas caminadoras y las bicicletas fijas también acapararon la demanda de los clientes para la realización de actividad física dentro de los hogares. 
“Por toda la demanda que hubo ahora no hay stock. Por ejemplo, lo que tiene que ver con los celulares de gama alta no hay nada, apenas hay algo de los dispositivos que son de menor categoría o con menos elementos. Las tablets fueron lo que más se llevó porque permitieron una mayor comunicación entre los jóvenes con los profesores para realizar las tareas. Las notebooks, también por el tema del teletrabajo en muchos de los rubros”, dijo el empresario.
Al mismo tiempo afirmó que el cierre de las fronteras incidió en el incremento en la compra de electrónica. Tal medida, además de prevenir posibles contagios de coronavirus, incentivó el consumo local, planteó D’Orazi. 
Empero por el cierre de las fronteras interprovinciales y la falta de envíos desde el exterior, muchas de las mercaderías no podrán reponerse en el corto plazo. “Hay containers con los dispositivos pero quedaron varados desde hace ya muchos meses en Buenos Aires. No es una situación que se pueda solucionar en lo inmediato por lo que se tendrá que aguardar por las definiciones que pueda realizar el gobierno nacional para reactivar la importación”, explicó el empresario.
En una recorrida que realizó ayer este matutino en otras firmas de electrónica y electrodomésticos se evidenció el faltante de celulares, notebooks y tablets. 
“Los productos más demandados fueron todo lo que tenga que ver con los dispositivos móviles. Muchas de las ventas se concretaron de manera online cuando se habilitó esa opción. Ahí nos quedamos sin stock de computadoras. Con la apertura de los locales, la mayor demanda se focalizó en los celulares de gama media y alta y, en tan sólo pocas jornadas, nos quedamos sin nada. Tanto las computadoras como los celulares no podremos reponer a la brevedad. Y pese al faltante, la demanda sigue”, reconoció el gerente de una firma nacional de electrodomésticos. 

Demanda en ascenso en los supermercados posadeños

Harina, huevos y artículos de limpieza, lo más demandado por los clientes.
La llegada del coronavirus generó cambios en los hábitos de los consumidores que, además de adaptarse a las exigencias en materia de higiene, debieron reforzar la compra de mercaderías y de artículos de limpieza para el confinamiento.
Como balance, a dos meses de decretarse el aislamiento social preventivo y obligatorio, Lucas Kerps, empresario supermercadista, consideró que “la demanda de alimentos creció por el cambio de paradigma que generó este contexto que, con el tiempo libre, permitió a la gente la posibilidad de explotar el arte culinario. Esto repercutió en la compra que creció”.
En diálogo con Acá te lo Contamos por Radioactiva señaló que los productos más demandados fueron la harina, fideos y los huevos. En el caso de las mercaderías indicó que los precios se sostuvieron, mientras que el alimento de origen animal, tuvo un marcado aumento de importe que alcanzó hasta el 100%.
“Muchos de los productos que conforman la canasta básica no tuvieron aumentos significativos ni por encima de los índices inflacionarios. El congelamiento de los precios logró que la demanda creciera considerablemente dada la posibilidad de acceso de compra por parte del cliente”, dijo.
Luego contó que el ticket promedio de gasto de una familia tipo de cuatro integrantes osciló los 8.200 pesos. El mayor gasto, que en mayo del año pasado era de 5.200 pesos, se fundamentó por el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), medida dispuesta por el Ejecutivo nacional para apaciguar los efectos económicos que generó el parate por el Covid-19. “Los 10.000 pesos se volcaron directamente a la compra de alimentos”, afirmó. 
En cuanto a los productos de limpieza, Kerps observó un notable crecimiento en la compra de lavandina, jabón blanco y de desinfectantes para piso, elementos clave para la limpieza dentro de los hogares, en el marco de la lucha contra la enfermedad que mantiene en vilo al mundo. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina