Por el Ahora Carne, el consumo subió entre el 10 y 20% en los últimos dos meses

Martes 10 de septiembre de 2019
Emmanuel Lpez Del Valle

Por Emmanuel Lpez Del Vallepolitica@elterritorio.com.ar

Un clásico en la mesa de los argentinos es la carne que, producto de los aumentos de sus precios, quedó relegada del menú cotidiano. Como medida de incentivo al consumo, el gobierno provincial lanzó el programa Ahora Carne, que ofrece descuentos del 15 por ciento en la compra de carnes, embutidos y achuras.
A casi dos meses del lanzamiento, desde la Confederación Económica de Misiones (CEM) afirmaron que el programa generó repuntes en la ventas y un alza entre el 10 y 20 por ciento. En algunos comercios, los números positivos llegan hasta el 100 por ciento, es decir, que se duplicaron.
Además, estiman que cada vez son más las carnicerías que pliegan a la medida que regirá hasta el 31 de diciembre de este año.
Sin embargo, referentes del sector detallaron que, producto de la última corrida cambiaria, los precios de la carne se encarecieron hasta un 8 por ciento.

Aumento del consumo
Según afirmó Alejandro Haene, titular de la CEM, a El Territorio, “todos los comercios que se sumaron al programa están satisfechos y el balance de los primeros dos meses es positivo”.
Agregó que cada vez más carnicerías optan por sumarse al programa. “Las expectativas son muchas, sobre todo porque hay beneficios inmediatos para los que aplican el descuento. En Posadas, varias carnicerías ya tuvieron descuentos en sus facturas de luz”, dijo.
Sobre el aumento de la demanda especificó que “varios comercios tuvieron un crecimiento que rondó entre el 10 y 20 por ciento”. Y que en algunas carnicerías el resultado fue aún mayor y alzaron sus ventas hasta el 100 por ciento.
Al respecto, comentó que en varios locales de Posadas “hubo filas extensas los miércoles para comprar un kilo de asado”.
“En general varias carnicerías agotaron su stock en muy pocas horas. El Ahora Carne vino para incentivar el consumo, que venía bastante bajo. El programa generó muchas compras y también cambios de hábitos, ya que los clientes vienen a los comercios los miércoles y antes siempre solían venir los fines de semana”, afirmó. Sobre el balance del programa, planteó que “es una muy buena iniciativa, que va en constante crecimiento”.

Programa destacado
La iniciativa lanzada por la Provincia dejó saldo positivo en las carnicerías en sus primeros dos meses de vigencia.
Al respecto, desde la cadena frigorífica Friar indicaron que “las ventas en general se mantuvieron en su promedio habitual y cada miércoles -día que rige el programa- vemos filas de clientes que piden y hacen compras”.
Añadieron que las ventas persisten, a pesar de la última suba que se registró días atrás y fue de 25 pesos por kilo.
Desde otra carnicería de Posadas, ubicada en inmediaciones de las avenidas Lavalle y Centenario, destacaron que “la medida de descuento en la carne generó un gran incentivo para las ventas cabizbajas, ya que el sector comercial en general sintió los efectos de la crisis y los elevados incrementos en los precios, que obligó a que muchos clientes dejen de consumir carne”.
En tanto que Abel Motte, empresario cárnico de Posadas, afirmó que gracias al programa provincial las ventas subieron entre 50 y 70 por ciento en su local.
“Fue explosivo el consumo de carne, sobre todo porque los miércoles siempre fueron un día con ventas muy bajas en general”, expresó.
Si bien en los últimos días hubo variaciones en los precios dijo que “se tiene que actualizar constantemente el stock porque se lleva todo”.

Los cortes
La selección de carnes es variada y, en tiempos de crisis, primó la tendencia hacia cortes más económicos con el objetivo de generar ahorro alguno. Sin embargo, el programa provincial arrojó fuertes incrementos en la demanda.
Al respecto, Motte señaló que “tenemos que pedir a los proveedores más porque no alcanza”.
A su vez, especificó que “en estos meses se pidió mucha paleta y aguja, que son cortes acordes a la estación e ideales para guisos”. En tanto que para los próximos meses, en temporada veraniega, estima un repunte de la tapa de nalga para milanesas.
Sobre los precios, detalló que la costilla de novillo se comercializa a 180 pesos el kilo, mientras que el asado de novillo a 225 pesos. En tanto que el de ternera el monto asciende a 330 pesos.
En un relevamiento que realizó El Territorio en varias carnicerías de Posadas los precios de la costilla se consigue desde 270 a 295 pesos. El vacío por kilo, entre 250 y 300 pesos. Y la molida, entre 220 y 265 pesos.
El corte más caro es el cuadril, que ronda entre los 350 y 375 pesos el kilo.
Según Motte, en la última semana hubo una leve baja en los valores de la carne, influenciado por la inestabilidad de la economía.
“Hay semanas buenas y otras malas en la que hay incrementos promedios del 5 por ciento, pero esa situación responde a la situación cambiante de los mercados”, concluyó.


A nivel país sigue en caída libre

Según un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), en los primeros siete meses cayó un 2% la producción de carne vacuna, con una suba del 45% en las exportaciones y un descenso de casi el 11% en las ventas al mercado interno.
El consumo nacional per cápita fue de 50,5 kg/hab en forma anual. Solo en julio, se habrían consumido 52,8 kg/hab, siempre por debajo de los registros históricos nacionales.
Después de alcanzar valores que superaban los 90kg/hab al año en las series históricas, en la última década el consumo rara vez superó los 60 kg/hab, con números cada vez más bajos, como los 57,1 de 2010, 58,6 (2015) y 55,3 (2017).
El año pasado ya se había quebrado un récord de bajo consumo, con 56,5 kilos por habitante.


Situación dispar de ventas y consumos en el interior

La crisis económica generó cambios en los hábitos de los clientes, empujado por el alza de los precios. En algunos casos las ventas se mantuvieron y, en otras, registraron fuertes caídas.
En San Pedro varias carnicerías de la localidad afirmaron que las ventas disminuyeron más del 50 por ciento. A ello que suma que varios cortes de carne, e inclusive de pollo, encarecieron sus valores hasta 5 pesos por kilo.
Los últimos incrementos preocuparon a los dueños de las carnicerías y de supermercados, ya que “en estos momentos no se consume ni la mitad de la carne que se consumía hace unos días atrás. Hay gente que lleva apenas para cocinar en el día. Antes vendíamos mucha carne y ahora no llegamos para pagar la media res, es muy inquietante la situación” indicó Marta Lindao, del supermercado Don Silva.
En lo que respecta a calidad y costos, la carne de vaca recibió aumentos del 45 por ciento. En el caso del novillo está a 182 pesos el kilo y el asado llegó a $290. En tanto que la picada de carne se consigue a 250 pesos.
Una de las desventajas que se observa en San Pedro es que varios clientes cruzan al Brasil para efectuar las compras de carne, pese a la diferencia del peso y el real, resulta hasta un 40 por ciento más barato en el vecino país.
Es por ello que desde la Cámara de Comercio de San Pedro se invitó a varios comercios a sumarse al programa Ahora Carne.
En tanto que en Candelaria, con el objetivo de incentivar el consumo, priman las ofertas y la tendencia hacia cortes más económicos.
Al respecto Fabián Gómez, quien está a cargo de una importante carnicería de esa localidad, indicó que “nosotros aumentamos los precios una sola vez, y de la calidad. No se siente mayor caída”. Sobre los valores, indicó que el kilo de puchero especial cuesta 135 pesos, 230 el de peceto y el corte más caro es el de lomito, que casi alcanza los 300 pesos.
Desde otro local comercial de la ciudad se afirmó que hay una fuerte tendencia hacia el consumo de pollo y que en los últimos días tuvo alzas en sus valores.

En cifras

$25

Es el incremento que sufrieron varios cortes de carnes por kilo, influenciados por la última devaluación del 38% durante agosto.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina