Por día se exhuman hasta 15 cuerpos para que el cementerio no colapse

Miércoles 14 de agosto de 2019 | 04:00hs.
El predio de La Piedad es la principal necrópolis de la capital misionera. | Foto: Sixto Fariña

Por Esteban Bueseck interior@elterritorio.com.ar

El cementerio municipal La Piedad, de Posadas quedó chico hace tiempo y por ese motivo desde hace varios años se viene hablando de la posibilidad que la ciudad cuente con otra necrópolis.
Si bien hoy la situación está controlada, dos años atrás se vio la necesidad de modificar el artículo 22 de la ordenanza XIII - Nº 2, que habla sobre el arrendamiento de fosa individual, fosa común, nichos y urnas.
Así, bajo la readecuación del marco normativo y para que el espacio no colapse, se realizan unas 15 exhumaciones por día y se colocan los restos de los difuntos en nichos-urna.
“El número de exhumaciones es relativo dependiendo de la época del año y de las necesidades del cementerio. Constantemente van venciendo los contratos de arrendamiento en tierra y se va llamando a la gente y consensuando”, precisó a El Territorio Jonás Rodríguez, director de Entes Descentralizados de la Municipalidad de Posadas.
Así, las exhumaciones se realizan tal cual ordena el marco legal, es decir, previo aviso formal a los deudos, cobro de una tasa diferencial luego de transcurridos los cinco años y luego se evalúa la ocupación del nicho pasados los diez años.
“Estamos bastante bien respecto al cementerio por un trabajo que venimos haciendo desde hace un año y medio, de regularización, de contactar a la gente, estamos poniendo en orden todo lo que faltaba, eso hace que la gente esté regular con el pago. Hay deudores de uno o dos años, así que eso nos pone en un buen lugar comparado a otros tiempos cuando había deudores de hasta 30 años”, agregó Rodríguez.
Por otro lado, explicó cómo se hace el trabajo con cada contribuyente para liberar los espacios. 
“Hay gente que no quiere sacar a sus muertos de la tierra y hay gente que acomoda los restos de su difunto en urnas y los resguarda, ese trabajo se hace contribuyente por contribuyente y ahora se puede decir que empezó a funcionar el sistema, pero hay que ser muy meticuloso, porque donde nos dejamos estar con el trabajo, colapsa todo. Pero si seguimos trabajando así, no vamos a tener inconvenientes y la ciudadanía se acostumbra al trabajo mismo de los cementerios, porque en las ciudades los cementerios van rotando el espacio porque los difuntos que están van quedando sin parientes, se los abandona y nosotros tenemos un sistema para resguardar esos restos y generar espacio”, destacó.
El traslado se hace por una cuestión de sanitarismo y de liberación de lugares, pero siempre se respetan creencias y deseos de quienes no quieren sacar a sus muertos de la tierra. “A los cinco años, el difunto ya está en condiciones de pasar a nicho-urna, el cuerpo va a tierra, se descompone la materia orgánica, se recuperan los huesos y va a un nicho”, comentó.
Para las exhumaciones, esta semana se inaugurará una sala especial donde los empleados podrán trabajar de manera más cómoda y bajo las adecuadas condiciones de seguridad.
“Allí el personal va a estar más seguro con respecto a lo sanitario, además hicieron varios cursos para que trabajar mejor”, contó el funcionario.
Y detalló: “Es una sala especial para la seguridad del personal y los capacitamos en ese tipo de trabajo, las exhumaciones se hacen ahora con seguridad. Y tenemos un centro de tratamiento donde reducimos los restos para que entren en una urna”.
Y cuando el difunto no tiene más familiares o alguien que lo reclame, se lo exhuma y los huesos se conservan en el osario público.

El nuevo estará en Garupá y tendrá 40 hectáreas

Cada día ingresa un promedio de nueve cuerpos al cementerio La Piedad, que tiene un espacio de 16 hectáreas en el corazón de Posadas, en la conocida chacra 60.
“La crisis económica impactó en que aumentó el promedio de ingresos, antes iban más al privado”, evidenció Jonás Rodríguez, funcionario municipal a cargo del área.
Sin embargo, el camposanto no trabajará mucho tiempo más. Se prevé que deje de tener ingresos y funcione como una especie de museo a cielo abierto, los cuerpos que están permanecerán allí y se trabajará en potenciar el atractivo turístico que se le viene dando con los recorridos mensuales por tumbas históricas como las de Ramón Madariaga o Domingo Barthe.
Para suplirlo, se proyecta un megacementerio metropolitano que funcionará en el municipio de Garupá, frente al predio privado El Portal, sobre ruta 105, en la zona de Santa Inés.
El espacio, que actualmente es del Iprodha, estará administrado por las comunas de Posadas, Garupá y Candelaria. Pero antes cada municipio deberá  aprobar una ordenanza y luego la Legislatura de la provincia ratificará ese reordenamiento metropolitano, algo que se espera que suceda en el corto plazo.
“De todas formas, con este cementerio llegamos bien antes de empezar a trabajar en el metropolitano”, sostuvo Rodríguez sobre el futuro sitio, que tendrá  unas 40 hectáreas de espacio disponible. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina