Pidieron perpetua para uno de los acusados en caso Márquez

Miércoles 15 de julio de 2020 | 03:00hs.
Agustín Mazo

Por Agustín Mazo fojacero@elterritorio.com.ar

Uno de los puntos más destacados de una nueva jornada del juicio por el asesinato apuñaladas del  peón  rural de Dos Hermanas Ángel “Marroco” Márquez (59), que se  lleva adelante en el Tribunal Penal Uno de Eldorado, fue el momento en que el representante del Ministerio Público Fiscal solicitó la pena de prisión perpetua para el mayor de los imputados y, a su vez, la declaración de la responsabilidad penal en el hecho para el otro acusado.  
Esto último se debe a que el encartado,  Rogerio Da Silva Vargas (20), era menor de edad al momento del hecho. 
En tanto, el pedido de la máxima pena que establece el Código Penal argentino fue solicitada para el otro brasileño, Luis Da Silva Zanella (22), quien junto a su compatriota están siendo juzgados por del delito de “homicidio calificado por haberse cometido en concurso premeditado de dos o más personas”. 
El requerimiento del fiscal Federico Rodríguez se dio ayer por la mañana en el marco de la jornada de alegatos. 
Según pudo saber este matutino mediante fuentes judiciales que siguen el caso, el planteo realizado por Rodríguez se basó en los distintos testimonios que se fueron recolectando durante las anteriores jornadas del debate y, que a criterio del funcionario judicial, complicaron aún más la situación procesal de los brasileños en la pesquisa.  
Entre los argumentos que esgrimió la fiscalía se resalta la premeditación que tuvieron los imputados a la hora de planificar y llevar a cabo el crimen. 
Por su parte, en otro tramo de su alegato, solicitó retirar la figura de la resistencia a la autoridad, al considerar la falta de elementos como para comprobar dicha acusación. 
Entre los  aportes que de alguna manera apuntalan la hipótesis del fiscal se resalta el relato de un testigo que fue incorporado por lectura al juicio oral, ya que la persona no pudo presentarse ante los magistrados por estar viviendo en Brasil. 
Se trata de Exequiel Álvez Da Silva, hermano menor de Luis Da Silva Zanella y que al momento de concretarse el homicidio vivía junto a su mamá Claudia Álvez Da Silva en una chacra cercana a la propiedad que cuidaba la víctima en el paraje Itatí de Dos Hermanas, en el norte provincial. 
Siempre desde el aporte que dio el joven en sede policial, se sabe que los propios imputados comentaron, días antes del feroz asesinato, la intención de entrar a robar a la chacra que vigilaba Márquez. 
Incluso, el testigo comentó que su propio hermano había reconocido que tenía intenciones de ultimar al cuidador  si es que este guardaba  dinero o armas de fuego. 
También manifestó que los dos brasileños, junto a un tercer implicado que nunca fue detenido y continúa como prófugo en la investigación, volvieron a buscarlo después del hecho con la intención de que guardara las armas blancas utilizadas en el crimen. 

Aporte clave
Por otro lado, los relatos de Exequiel fueron ratificados el lunes por otra mujer citada a declarar en el juicio y cuyo aporte era considerado desde un principio como muy importante para reconstruir lo sucedido. 
Se trata de Natalia Marisol Da Silva, una oficial de la Unidad Regional XII de la Policía de Misiones que desde un primer momento investigó el caso y que además tomó declaración testimonial al adolescente y a la madre de este último. 
Otro relato que se incorporó al debate y que se concretó durante la segunda jornada también compromete  seriamente a los acusados. El aporte lo brindó Celso Barros Carvalho, otro vecino de la chacra donde trabajaba Márquez en Dos Hermanas. 
Frente a los magistrados, el agricultor contó que días antes del homicidio vio merodear a los dos brasileños, en proximidades a la casilla donde dormía la víctima. Y recordó que uno de ellos intentó ocultar su rostro con una gorra y que eso le llamó la atención.
Jorge Álvez Da Silva, también familiar de los imputados, fue otro de los que se explayó durante varios minutos ante los jueces. El hombre describió que los dos jóvenes y un tercer implicado en el hecho lo fueron a buscar durante la madrugada del viernes 29 de julio hasta su vivienda en Dos Hermanas.
Agregó que los imputados le rogaron que los llevara en su Chevrolet Corsa hasta la zona fronteriza, en Bernardo de Irigoyen. Y acotó que por ese viaje recibió como pago 100 pesos y 20 reales. 

Pedido de absolución 
En contraposición a la visión de la fiscalía, Ana María Mayerhoefer, defensora oficial de los acusados, pidió la absolución de  los jóvenes bajo el beneficio de la duda. 
Según publicó este matutino,  la letrada había planteado su aposición a la incorporación por lectura de los testimonios del hermano menor del imputado y de la madre del chico. 
Por otra parte, y en relación a la continuidad del juicio, los partes acordaron un cuarto intermedio hasta el jueves de la semana próxima en donde se conocerá el veredicto del tribunal. El mismo está compuesto por los magistrados Atilio León -presidente-, Lyda Gallardo y Eduardo Jourdan, como subrogante.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina