Peregrinos de la desesperación

Sábado 12 de octubre de 2019
Foto: Natalia Guerrero
Son más de 800. Se bancaron horas de calor bajo un sol impiadoso con una ínfima posibilidad de éxito. Y hoy el éxito no es recibir un premio, comprar una casa o cambiar el auto. El éxito en una Argentina que -por las decisiones de los que nunca pasaron hambre y tienen el futuro asegurado- se tiró solita del precipicio es tener un trabajo, llegar a fin de mes... vivir, no sobrevivir. Son más de 800 y habrá lugar para quince de ellos. Los 785 restantes deberán esperar un milagro, en una economía que se contrae, en la que cierran muchas empresas y abren muy pocas. Quizá no formarán una fila de un kilómetro, pero su necesidad será la misma (más información en página 4).

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina