Pequeñas empresas más cerca de la paralización y de suspender personal

Sábado 13 de octubre de 2018
Victor Piris

Por Victor Piris vpiris@elterritorio.com.ar

La situación para los próximos meses es compleja tanto en el mercado interno como externo, en lo que refiere a la industria maderera. En otros rubros preocupa la falta de rentabilidad y de financiación, por lo cual las empresas comienzan a tomar medidas con la intención de mantener al personal que presta servicio.
Para el presidente de la Asociación Maderera, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap), Cristian Gruber, “hay aserraderos y fábricas que ante la baja actividad están adelantando vacaciones de su personal. Son empresas que dependen mucho del financiamiento para los productos que hacen. En general se da más en la industria del mueble. Con los intereses actuales de las tarjetas de crédito, no se puede vender a plazo”.
Y agregó: “Entre esto y la caída de los créditos UVA, no hay aserradero que no se sienta afectado. Incluso las fábricas de fenólico (terciado) también, cae la demanda interna y no importa si es fenólico importado o nacional, el consumo total cae”.
Gruber enfatizó que el problema más complejo lo ven con los pagos que les ofrecen a las industrias locales. “Hasta hace un tiempo era normal recibir un cheque de 60 a 90 días incluso alguno de hasta 150 días ya como exageración. Pero hoy entrar en una cadena de pagos con tanto descuento de intereses es imposible. Con las tasas actuales más que enfriar la economía, lo que se está diciendo es que se deje de producir y se espere”.
Y remarcó “los clientes no tienen cheques más cortos, de última tienen que salir a financiarse con alguna tarjeta especial para pymes. Pero no les alcanza”.
Por otro lado, desde Amayadap también se alertó que hay amenazas serias para la exportación. “Este tema de la guerra entre Estados Unidos y China también nos va a afectar. Hay clientes de Estados Unidos que tienen su fábrica en China y compran en Latinoamérica. Pero ahora, con los aranceles que impulsa Trump, que les cobren 10 o 15 por ciento más les cambia totalmente el negocio y dejarán de comprar. Y es más, hasta es posible de que como no pueden enviar a Estados Unidos más productos de China, terminen llegando a la Argentina”, explicó.
El directivo diferenció que “a la hora de exportar no siempre hay precios convenientes. A las grandes empresas si les puede convenir hacer envíos con un dólar a 38 como está ahora. Pero a las pymes que tienen trabajo profesional de alta calidad, que tienen tiempos de procesos más largos, los costos no siempre les cierran tan bien”.
El ingeniero remarcó que en todo el escenario de preocupación para los próximos meses, “la tasa de interés que está sosteniendo el BCRA para planchar el dólar nos está matando. No es una buena idea, se mantiene un dólar bajo, pero a costa de frenar todo el trabajo de las pymes”.

Habrá una contracción fuerte
Para Leandro Mora Alfonsín, director ejecutivo de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (Faima), la contracción de la actividad del sector será muy fuerte este año. Comentó que en varios puntos de la cadena productiva se observa una paralización de compras, que a su vez impactan negativamente en las proyecciones de empresas.
“Con este escenario de caída de ingresos, el trabajador asalariado que tenía la posibilidad de amoblar la habitación para su hijo ahora suspende esas compras. El que tiene una oficina y quiere renovar mobiliario, ahora espera y la posterga para un momento más cómodo”, explicó el también economista.
En concreto, para el sector, Mora Alfonsín apuntó que “se espera una caída para muebles y amoblamientos del orden del 8,5%. Es una contracción que va a ser muy fuerte”.
Y sobre los datos, remarcó que “el escenario actual ya es de crisis, las empresas la están pasando muy mal”.
Explicó, en tanto, que preocupa la fuerte caída de la rentabilidad. “Las empresas ven que venden menos, pero al mismo tiempo sus costos de producción suben. También se tienen aumentos tarifarios y subas de costos en dólares. Con todo esto, el margen de rentabilidad se acerca a la nulidad (es menor al 3%)”.
En cuanto a estrategias para soportar la crisis, el directivo reconoció que en algunos casos la suspensión de personal es la última estrategia para no tener que realizar despidos.
“La suspensión es una alternativa para no caer en los despidos de empleados que por su capacitación y profesionalismo son muy valiosos. Cuando el ciclo cambie, la empresa va a necesitar de ese personal capacitado para poder subir rápido su producción”, recordó.
Comentó que desde Faima y junto con la mesa sectorial del mueble y la madera participan del armado de propuestas para fomentar el consumo. “Se está trabajando en algunos programas, como una línea de financiamiento exclusiva para muebles, otra para pagar con tarjetas hasta en 25 cuotas, hay créditos del Bice que se están usando. Son respuestas micro que no están pudiendo lucirse porque la macroeconomía está mal. Lamentablemente el empresario no decide o no puede cambiar la macroeconomía”.

Inflación, la madre de los problemas
El presidente de la Cámara de Comercio de Posadas (CCIP), Carlos María Beigbeder, apuntó que están debatiendo medidas paliativas para enfrentar la crisis en los próximos meses. Dijo que la inflación es lo más preocupante, porque derrumbó el consumo interno. “Estamos con números complicados. Creemos que los próximos meses serán duros y no creo que eso se modifique por ahora”, adelantó.
Apuntó que hay un diálogo entre empresarios y el Gobierno provincial para implementar medidas que favorezcan el consumo. “Nos reunimos y pensamos alternativas, pero son paliativos para enfrentar un problema nacional mucho más grande”. Remarcó que “la madre de los problemas es la inflación y si no se ataca eso, lo que podemos implementar localmente irá teniendo poco efecto”.
Comentó que en algunas empresas locales se debaten medidas extremas como la anticipación de vacaciones o suspensión de doble turno, por las bajas ventas de los negocios. “Dependiendo de la empresa hay realidades diferentes, en algunos casos se suspenden los dobles turnos o se llega a suspender personal. Se evalúa todo antes de llegar al despido, que es lo último que el negocio quiere hacer”.


8,5%

Caída en venta de muebles .
Del sector maderero indican que la contracción será muy fuerte. Las empresas venden menos y los costos son mayores.

La capacidad instalada se contrajo en agosto La utilización de la capacidad instalada en la industria descendió al 63% en agosto. Se trata de la cuarta contracción en forma consecutiva, con relación a igual mes de 2017, informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).
Los bloques sectoriales que presentan, en agosto de 2018, niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general son: industrias metálicas básicas (85,2%), refinación del petróleo (78,1%), productos del tabaco (76,7%), papel y cartón (76,1%), y productos minerales no metálicos (72,1%), consignó Ambito. com.
Mientras, los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general de la industria son: productos alimenticios y bebidas (61,7%), productos de caucho y plástico (57,6%), la industria automotriz (57,3%), sustancias y productos químicos (54,1%), la industria metalmecánica excepto automotores (53,9%), edición e impresión (53,9%) y productos textiles (53,4%).
Entre agosto de este año e igual mes de 2017, la actividad industrial cayó 5,6% y las expectativas hasta noviembre no son favorables.

Desde el Soime observan el delicado momento Sobre las vacaciones anticipadas que estarían analizando otorgar algunos empresarios a sus trabajadores, representaría una manera de evitar cesantía esperando que mejore la situación.
Al tema se refirió Domingo Paiva, secretario general del Sindicato Obrero de la Industria Maderera de Eldorado (Soime).
Por ello, el representante del sindicato indicó que además estaría dentro de los plazos previstos para las vacaciones, que arrancó desde el 1° de octubre y se extiende hasta el 30 de abril.
Ante este panorama, Paiva manifestó que “siempre desearíamos que se otorguen vacaciones más cerca de las fiestas de fin de año, pero ante la actual situación y antes de que se llegue a una suspensión, optaríamos por esta metodología desde octubre”.
De acuerdo con lo planteado por el sindicalista, algunos empresarios están esperanzados en comenzar a exportar, incluso para enviar terciados al exterior. De concretarse la actividad, sería considerada como una bocanada de aire para el sector.
En consecuencia, detalló que “por eso muchos están pensando aguantar estos meses, con la idea de exportar con el dólar que está competitivo para el sector”.
Añadió además no obstante que en el sector sólo alrededor del 30 por ciento exporta, pero genera mercado para los demás aserraderos.

63%

Caída .
Se trata de la cuarta contracción que se da de forma consecutiva en relación al igual mes en 2017. Desde el Indec, además, reconocen que la industria cayó un 5,6 por ciento entre agosto del año pasado y el mismo periodo en 2018.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina