Pagani: “Escucho tanta pavada que me enoja”

Domingo 10 de noviembre de 2019
El periodista deportivo Horacio Pagani tiene como marca sus rabietas proverbiales frente a cámaras. Ayer en el día de su cumpleaños, concedió una entrevista a Nancy Duré para Teleshow y aunque no quiso revelar su edad contó que “estoy como un pibe pero mi médico me pidió que no me enoje tanto”.  

¿Le molesta el paso del tiempo?
Sí, me molesta mucho el paso del tiempo. Me gustaría tener 25 años menos. Estoy bien, aunque no se pueden fingir los años. Pero, cuando me preguntan por mi edad, siempre les digo: “¿Por qué mejor no me preguntan el grupo sanguíneo o el número de documento?”. ¡Yo no le pregunto la edad a nadie! Es más: es una consigna que tenemos con la barra con la que me junto un par de veces por semana, en la que están el Coco Basile, Mostaza Merlo y otros muchachos grandes con los que sumamos unos 14 o 15 en total.

¿Ninguno dice su edad?
No, no nos interesa. Pero sí festejamos. El viernes hice un festejo en un restaurante, en el que para hacerlo “chico” invité a unas 60 personas, nada más. Nos gusta juntarnos el día anterior para esperar a la medianoche y celebrar el comienzo del nuevo año con un buen brindis. Igual, con los muchachos nos reunimos en la semana.

¿De qué hablan?
¿De qué pueden hablar unos tipos más o menos grandes, que todavía no se adaptan a las nuevas reglas de la sociedad, cuando se juntan? De fútbol, de actualidad, de mujeres. De todo lo que pueden charlar un grupo de hombres.

Y, en estas charlas, ¿usted se enoja como en la tele?
Sí, yo me enojo, claro que sí. Pero lo bueno es que, como todos son amigos de verdad, las discusiones son circunstanciales. Igual me enojo, porque mi carácter es un poco fuerte…Pero después se me pasa porque, como te digo, estos tipos me conocen de toda la vida.

¿Qué pasa en los programas?
Lo mismo: yo jamás me voy a ir enojado a casa. Me caliento porque no me gustan mucho las cosas que dicen algunos. Es una especie de lucha de generaciones, ¿no? Yo tengo una interpretación del fútbol que es mucho más simple que la que quieren hacer ahora los periodistas más jóvenes. Y entonces me enojo. Es mentira que las discusiones están armadas. 

Hay quienes piensan que le pueden hacer mal tantas discusiones…
El año pasado me operaron del corazón.¡Justo cuando me estaba por ir al Mundial de Rusia! Yo sentía un ligero dolorcito en el pecho, que pensé que era muscular, porque tengo la costumbre de dormir abrazado a la almohada, así que una semana antes de viajar me fui a hacer unos estudios. Y, aunque todo me daba bien, me hicieron un cateterismo y terminaron poniéndome tres By Pass. ¡Me abrieron como un sapo! Así que me perdí mi décimo mundial…

¿Y no le dijeron que tenía que bajar su nivel de enojo?
Sí. Esta semana estuve con mi cardiólogo. Le llevé todos los estudios y me dijo que estaba como un pibe de 15 años. Pero me recomendó que tratara de enojarme menos...Es que él me ve en la tele. Y me dice: “Vos fingí que te enojás, pero no te enojes”. Lo que pasa es que yo escucho tanta pavada, que no puedo no enojarme.

¿Que pasa en su casa? ¿También se enoja fácil con su mujer, Cecilia di Carlo?
No: le tengo miedo (se ríe). Es como todo: somos una pareja y, a veces, discutimos. Pero en casa soy más pacífico.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina