A 11 años de su fallecimiento recordaran monseñor Joaquín Piña, obispo emérito de Puerto Iguazú

Este lunes se realizara el segundo día de oración por los santos difuntos con un santo rosario y adoración eucarística a las 19 horas y a las 20 el Obispo Monseñor Nicolás Baisi oficiara la misa en su memoria en la parroquia Catedral Virgen del Carmen, lugar donde descansan sus restos
lunes 08 de julio de 2024 | 16:00hs.

El obispo emérito de Puerto Iguazú, monseñor Joaquín Piña Batllevell SJ, falleció el 8 de julio del 2013, debido a su dedicación en la creación de la diócesis de Puerto Iguazú todos los años es recordado por la comunidad católica y por los amigos que supo cosechar en Puerto Iguazú. Este lunes se realizara el segundo día de oración por los santos difuntos con un santo rosario y adoración eucarística a las 19 horas y a las 20 el Obispo Monseñor Nicolás Baisi oficiara la misa en su memoria en la parroquia Catedral Virgen del Carmen, lugar donde descansan sus restos.

El obispo emérito de Iguazú, monseñor Joaquín Piña Batllevell SJ falleció a los 83 años, nació en Sabadell, Barcelona, España, el 25 de mayo de 1930; se licenció en Filosofía por la Universidad de San Cugat, de Barcelona, y años más tarde obtuvo una en Teología por la Facultad del Colegio Máximo de San José, de la localidad bonaerense de San Miguel.

Fue ordenado sacerdote el 10 de diciembre de 1961 en la Compañía de Jesús, en Asunción, Paraguay, y elegido primer obispo de Puerto Iguazú el 17 de junio de 1986, por Juan Pablo II. Monseñor Piña recibió el orden episcopal el 16 de agosto de 1986, en Puerto Iguazú, de manos de monseñor Jorge Kémerer SVD, obispo emérito de Posadas. Consagraron ese día monseñor Carmelo Juan Giaquinta, obispo de Posadas, monseñor Celso Yegros Estigarribia, obispo de Carapeguá, Paraguay. Su lema episcopal fue “Para servir”. Renunció por razones de edad, según establece la Iglesia, el 3 de octubre de 2006.

Al retirarse de su cargo por la edad avanzó en la arena política y lideró la coalición cívica denominada Frente Unidos por la Dignidad (FUD), que en las elecciones para convencionales constituyentes, derrotó por más de 13 puntos al partido gobernante, frustrando las aspiraciones de Carlos Rovira de modificar la Constitución Provincial para permitir su reelección indefinida.

Este revés electoral tuvo repercusión nacional: tras la contundente derrota del misionero, se echaron para atrás con proyectos similares otros gobernadores.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?