El Hospital Materno Neonatal atiende y acompaña a unos 25 bebés con retinopatía

Del total, alrededor de siete niños fueron intervenidos con láser asegurando una mejor calidad de vida para su futuro. La oftalmóloga Ana Schanton brindó detalles sobre la patología que predomina en prematuros y sobre la importancia de contar con profesionales altamente capacitados
miércoles 03 de julio de 2024 | 14:00hs.
La retinopatía suele aparecer en casos de bebés prematuros pero no todos requieren intervención con laser.
La retinopatía suele aparecer en casos de bebés prematuros pero no todos requieren intervención con laser.

Tal como lo mencionó El Territorio, el pasado viernes se llevó a cabo, en el Hospital Materno Neonatal (HMN), un importante procedimiento con láser para tratar la retinopatía del prematuro (ROP). Este tratamiento resulta fundamental para la prevención de la ceguera en los bebés nacidos antes de tiempo que presentan esta enfermedad ocular. El reciente procedimiento con láser fue realizado por la médica oftalmóloga, Ana Schanton; las neonatólogas, Iara Torres y Luján Magri, y la enfermera, Florencia Benitez. Este tratamiento, que se realiza en la Neonatología hace más de quince años, es esencial para detener la progresión de la ROP y proteger la visión de los bebés afectados. La intervención con láser es una técnica avanzada que ayuda a frenar la progresión de la enfermedad, evitando así la ceguera.

En diálogo con el programa Acá te lo Contamos de la Radioactiva 100.7, la oftalmóloga Ana Schanton contó que esta enfermedad se produce únicamente en bebés prematuros. “Un bebé que nace a término no va a desarrollar la enfermedad. Este bebé tenía 30 semanas al nacer y la intervención se hizo aproximadamente en la semana 38 de edad, es decir, ocho semanas de vida. Nosotros controlamos a los bebés durante todo su crecimiento desde el día que nacen, el primer control se hace en la segunda semana y semana a semana vamos viendo cómo está su ojo con fondos de ojos y cuando vemos que la enfermedad se complica tenemos que indicar el tratamiento”. 

A su vez, detalló que un bebé que no tiene la chance de recibir el tratamiento es un bebé que posiblemente tendrá ceguera. De esta forma, resulta sumamente importante la función de los profesionales de oftalmología y los equipamientos que tiene el HMN para prevenir las discapacidades visuales o los problemas oculares en general. 

“Son muchos casos de este tipo que aparecen y estamos viendo cada vez más, porque las expectativas de vida de los bebés son mayores, es decir, un bebé que hace muchos años atrás nacía de 23 o 24 semanas tenía una expectativa de vida casi nula. Hoy con todas las tecnologías y el personal altamente capacitado se saca adelante a bebés muy chiquititos y esos pacientes al ser más chiquitos tienen mucha más chance de desarrollar la enfermedad”, aclaró la especialista sobre la sobrevida de los prematuros. 

En esa línea, añadió que en lo que va del año están con 25 pacientes con la enfermedad, pero tratados con láser son entre seis o siete. Se trata de unos siete niños que van a hacer una escolaridad y una vida totalmente normal y los profesionales de oftalmología los acompañan no solamente durante el tratamiento sino que continúan después con un seguimiento. 

“Ese paciente sigue con nosotros hasta los 6 años de edad con controles exhaustivos porque por ahí termina necesitando un anteojito o algún otro tratamiento. Son niños que cuando los vemos en el consultorio con 5 o 6 años sabiendo las letras, acudiendo a la escuela, es realmente algo muy satisfactorio”, resaltó Schanton.

Cabe resaltar, que la patología mayormente se produce porque al ser prematuros los bebés nacen con una retina inmadura. Un bebé tiene la retina completamente formada al cumplir los nueve meses de gestación pero si nace unas quince o veinte semanas antes, aún no está totalmente formada. 

“No todos los pacientes que tienen enfermedad evolucionan mal como para hacer el tratamiento con láser, podemos tener bebés prematuros que no tienen enfermedad. También podemos tener bebés prematuros que tienen la enfermedad y no requieren tratamiento, y bebés prematuros que tienen la enfermedad y sí requieren tratamiento. Nosotros vamos controlando cómo va evolucionando esa enfermedad y cuando vemos que la enfermedad va empeorando ahí es donde nosotros indicamos el tratamiento para frenar ese curso”, indicó la oftalmóloga infantil. 

En ese marco, la profesional destacó la posibilidad que tienen muchos niños de mejorar su calidad de vida tras acceder a un costoso tratamiento que en Salud Pública es totalmente gratuito. “Hay un solo equipo para intervenir con este tipo de láser en el privado y Salud Pública abarca casi todos los tratamientos de la provincia. Así que son tratamientos muy costosos que si nosotros realmente tuviéramos que hacerlos en forma privada sería bastante imposible y ahí serían desastrosos los resultados. Es muy gratificante poder llevar adelante esos procedimientos y poder ofrecer todo los recursos para el bien de la comunidad”, cerró Schanton.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?