En Caraguatay

La comunidad mbya Tekove Parana-í se suma al turismo cultural

Se ubica dentro del territorio de Perutí y se pliega a una amplia propuesta de turismo sustentable y revalorización cultural guaraní, con una alternativa de paseos por senderos en el monte, degustación de platos tradicionales, presentación del coro, taller de artesanías y lutería y mucho más
miércoles 12 de junio de 2024 | 15:48hs.
En la comunidad Tekove Parana-í apuestan a una alternativa turística que revaloriza la cultura y la vida en armonía con la naturaleza.
En la comunidad Tekove Parana-í apuestan a una alternativa turística que revaloriza la cultura y la vida en armonía con la naturaleza.

La comunidad mbya Tekove Parana-í, bordeada por el arroyo Paranay y la ruta 12 en la localidad de Caraguatay, toma nuevo impulso con un proyecto cultural y turístico que se suma al circuito de actividades camino a Puerto Iguazú. Esta iniciativa va de la mano de la labor desarrollada por la comunidad Perutí que abre sus puertas a los visitantes con una alternativa  de turismo cultural. Parana-í se ubica cerca del puente y dentro del territorio de Perutí y por ello muchas acciones se realizan de manera conjunta y colaborativa, aunque "cada proyecto es independiente" explicó Bernardino Cabrera, referente de Parana-í.              

Revalorizar la cultura  

El objetivo de esta apuesta turística es revalorizar la cultura ancestral con el rescate y preservación del modo de vida guaraní y a la vez el desarrollo de una opción atractiva para los visitantes que quieran vivenciar de cerca costumbres y valores del pueblo originario. 

Para recibir a turistas y a misioneros que quieran asistir a esta experiencia de turismo cultural en medio de la naturaleza, las familias se hallan limpiando y señalizando los senderos, también construyeron una réplica del opy (casa sagrada) y algunos tipos de trampas que se utilizaban en épocas en que la caza para sustento era más extendida. Asimismo, trabajan en la siembra en una huerta comunitaria donde plantan mandioca, maíz, lechuga, zanahoria, entre otros cultivos. 

Entre los planes está armar un invernadero para tener disponibilidad de frutos todo el año y levantar un espacio para que funcione el taller de artesanías y de confección de instrumentos como el rave-í, que es una pieza importante en el arte sonoro mbya.
"La comunidad Parana-í está dentro de lo que es el territorio de la comunidad Perutí, que tiene el título de propiedad comunitaria de la tierra, pero en realidad esta comunidad se originó hace unos 70 años, es una de las más antiguas que fundaron nuestros abuelos y padres y luego se corrió más arriba y se dio origen a Perutí", anotició Cabrera a El Territorio sobre el origen del núcleo poblacional al que volvió a vivir hace unos meses junto a su familia, tras residir varios años en Guaporaity en Hipólito Yrigoyen. 

Habitan en la comunidad cinco familias, un total de alrededor de 50 personas y casi la mitad son niños en edad escolar que asisten a la escuela primaria de Perutí. "Ahora con mi señora somos los más grandes  en edad en la comunidad, y nos reunimos con el cacique de Perutí que apoyó nuestro proyecto y me permitió ponerme al frente de la organización comunitaria tal como me pidieron las familias. Yo no soy un cacique, soy un referente y dependemos del cacique de Perutí", aclaró Cabrera y recordó que, "ya fui cacique, pero en este momento tengo este rol y tenemos muchos proyectos e ideas para trabajar juntos y dar espacio a los jóvenes", relató.                 

Cabrera expuso que en esa porción de suelo, "nos unimos para llevar adelante esta propuesta de turismo, y nuestra idea es transmitir nuestra cultura a nuestros niños y jóvenes y también que la sociedad en general pueda conocer y valorar nuestra cultura y que mediante las visitas se genere un ingreso económico para las familias". 

Entras las actividades se ofrecen demostraciones de platos tradicionales a base de maíz, taller y venta de artesanías, también ver una réplica del opy, en los senderos se pueden observar algunos tipos de trampas tradicionales y recolectar algunas frutas del monte para probar. 

El coro 

El coro de niños de Parana-í que está en formación ensaya para presentarse durante la estadía de los visitantes en la comunidad y en los escenarios donde sea invitado. 

"El coro de niños y jóvenes canta canciones que agradecen a Ñamandu, nuestro Dios del Sol, por toda la creación, por la naturaleza, por la vida y la armonía; las canciones nuestro pueblo transmite de generación en generación y son como una oración de gratitud, de respeto y amor por la naturaleza y nuestra forma de vida", explicó el referente guaraní. 

En la comunidad esperan que el coro pueda presentarse en distintos escenarios y fiestas para compartir este legado cultural y como una forma de obtener a cambio algún ingreso, ropa o mercadería. "Hay muchos niños, y lo que nos viene bien siempre es mercadería y ropa de abrigo, calzados útiles, y por eso pensamos que presentar al coro, donde los niños cantan y danzan y los adultos acompañamos con los instrumentos, es una forma de mostrar nuestro arte y de tener también algún ingreso o algún alimento o ropa que se necesita en las familias", indicó. 

Mucho por hacer 

Cabrera es músico, artesano cestero y lutier constructor del rave-í rústico, instrumento de cuerdas que se asemeja al violín pero que los mbya tienen una manera muy particular de tocarlo. Y hace tiempo lleva adelante el proyecto de enseñar a confeccionar y ejecutar el rave y otros instrumentos.

"Ese es mi sueño, que los más chicos puedan aprender a construir el rave como yo aprendí de mi papá y a tocar las canciones tradicionales, estamos queriendo levantar un techo para hacer el taller de artesanías, toda ayuda que las personas de buena voluntad nos quieran dar es bienvenida", dijo y reflexionó: "Mi idea es que este proyecto aporte para que la gente de afuera conozca nuestra cultura y sobre todo para que se acerquen los hermanos mbya que quieran ser parte, yo con mucho gusto voy a compartir lo que sé y a escuchar las ideas que proponen".

Y alentó, "estamos muy entusiasmados con el proyecto del sendero, esperamos con fe que la gente nos visite, que recorra, que pruebe la comida típica, que vea la producción, el monte, las artesanías y que deje su colaboración, que la recaudación es para mejorar los techos de las casas y otras cosas que hacen falta y de a poquito ir equipando el taller de artesanías".

La comunidad mbya Tekove Parana-í se suma al turismo cultural
¿Que opinión tenés sobre esta nota?