¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

A tres días de la sentencia del Tribunal Federal Oral Dos de Salta

Tragedia de Gendarmería: “Sabíamos que esto siempre iba a favor de ellos” dijo la madre de uno de los misioneros fallecidos

Mirta, madre de Daniel Stanechuk, se refirió al veredicto que absolvió de culpa a los jefes de Gendarmería Nacional que estaban acusados por estragos culposos por la muerte de 43 efectivos de la fuerza a causa del despiste de un micro, ocurrido en 2015 en Rosario de la Frontera, Salta
lunes 10 de junio de 2024 | 18:15hs.

El último viernes, el Tribunal Federal Dos de Salta absolvió a los jefes de Gendarmería Nacional acusados por la muerte de 43 gendarmes, quienes perdieron la vida el 14 de diciembre de 2015 en Salta como consecuencia del despiste del micro que los trasladaba a Jujuy. En aquel hecho, considerada la mayor tragedia de la historia de esa fuerza, fallecieron tres misioneros que formaban parte del denominado Destacamento Móvil 5 de Santiago del Estero: Daniel Stanechuk, de Leandro N. Alem; Ignacio Nicolás Giménez, o ‘Cafú’, como le decían sus amigos, de Posadas; y Avelino Orlando Ortíz, oriundo de Bernardo de Irigoyen.

A tres días de conocerse el veredicto de los jueces, El Territorio dialogó con Mirta Stanechuk, madre del joven oriundo de Alem quien obviamente no ocultó su tristeza por el fallo y dio sus sensaciones de un final de un proceso judicial que llevó nueve años y que dejó un sabor a injusticia para ella y su familia.

Al ser consultada por cómo vivió la sentencia, contó que se enteró por uno de sus hijos de la absolución de los imputados y reconoció que desde hace años sentía que el juicio terminaría de esa forma debido a ciertas cuestiones que fue observando durante los años posteriores a la tragedia. Cabe recordar que por el caso estaban imputados por estrago culposo el comandante mayor y jefe de Destacamento Elio Méndez, el comandante principal y segundo en el mando, Ramon Maidana, al comandante y responsable de logística Juan Carlos Germán y al comandante principal y jefe de Personal Juan Carlos Bordón, también de Misiones.

“Sabíamos que esto siempre iba a favor de ellos. Qué va a decir el chofer de lo que sucedió si él murió durante la tragedia y ahora quieren echarle la culpa a él de todo lo que pasó. A mí no me sorprendió para nada lo que decidieron los jueces”, aseguró Mirta, quien en la actualidad vive en Alem junto a su hijo más chico, de 25 años.

“Cuando nosotros fuimos a Santiago al año del accidente, hablamos con los compañeros de él y sabíamos lo que se venía, por eso ni siquiera pagamos al abogado que representaba a las demás familias. Sentíamos que no iba a dar, porque no nos daban información”, añadió la entrevistada.

Doble pérdida
En otro tramo de la charla, Mirta no dejó pasar la oportunidad para mencionar y recordar a su esposo Juan Carlos, quien hace dos años y en medio de la profunda tristeza en la que cayó desde la muerte de Daniel, falleció luego de distintas complicaciones en su cuadro de salud. Y quien en su momento anhelaba con todas sus fuerzas no irse de este mundo sin encontrar a los responsables de la tragedia.

“Dios por algo lo llevó para que esté cerca de su hijo”, sostuvo la entrevistada. Y añadió: “Este fin de semana que había rally, nos acordamos todo el tiempo porque Juan Carlos no comía por el rally. Él murió sin saber lo que tanto esperaba, ver justicia por su hijo. Cuántas veces llamamos al abogado, pero nunca se sabía nada. Tenía presión alta, no se cuidó y enfermó. Siempre dijo que le entierren al lado de su hijo”.

“Lo que pasó esa madrugada solo Dios sabe. El único sobreviviente siempre sufrió con todo esto, ni siquiera tuvo contacto con nosotros, igual no le íbamos a preguntar nada, pero pobrecito quedó traumado con todo lo ocurrido”.
También, en otro tramo de la charla, reconoció que, durante varios años, la gendarmería se acercó a ella y a su familia para brindarle ayuda. “Durante dos años vinieron a ver qué necesitábamos, nunca le pedimos nada, pero ellos vinieron a ver si necesitábamos ayuda psicológica, los de acá no tuvieron nada que ver, si los jefes que los mandaron a salir esa noche”.

Por último, recordó: “Daniel era la persona más alegre y siempre el trabajo era todo para él. Siempre venia y hablaba del escuadrón. Yo mandé a poner una placa en su memoria porque mi hijo amaba su trabajo. Era muy compañero de todos, siempre se apoyaba en sus camaradas. Era una persona excelente. Tuve dos perdidas muy grandes en mi vida, pero Dios me recompensó con tres nietos y nunca nos vamos a olvidar de que ambos fueron personas irremplazables”.

La tragedia
El despiste ocurrió durante la madrugada del 14 de diciembre de 2015 sobre el kilómetro 854 de la ruta 34, a unos 15 kilómetros de la ciudad salteña de Rosario de la Frontera y dejó como saldo el fallecimiento de Daniel Stanechuk, de Leandro N. Alem; Ignacio Nicolás Giménez, o ‘Cafú’, como le decían sus amigos, de Posadas; y Avelino Orlando Ortíz, oriundo de Bernardo de Irigoyen. Ellos y los otros 40 centinelas pertenecían al Destacamento Móvil 5 de Santiago del Estero.

Según reconstrucciones del caso, el micro de la fuerza federal se dirigía desde Santiago del Estero a Jujuy para prevenir posibles incidentes sociales, a pocos días de la asunción del gobernador Gerardo Morales.

Sin embargo, nunca llegaría a destino. Cerca de las 2, uno de los neumáticos que estaba en mal estado de conservación-de acuerdo a las pericias-, reventó e hizo que el colectivo chocara con la rampa lateral antes de caer al vacío en lo que se denomina vuelta campana y finalmente quedar con las ruedas hacia arriba sobre el río Balboa.
Durante las investigaciones se estableció que esa rueda era vieja.

Es por ello que, en 2018, el fiscal Ricardo Toranzos pidió la elevación a juicio de la causa por la muerte de los 43 gendarmes. Toranzos tomó la decisión luego de que los tribunales de Metán y Santiago del Estero se declararan incompetentes y la causa quedara a cargo del Juzgado Federal 1 de Salta.

Allí, decidió que vayan a juicio Juan Carlos Germán, comandante a cargo de la logística del destacamento móvil 5 de Santiago del Estero y Ricardo Ernesto Villasanti, suboficial responsable de la división motorizada, en el mismo destacamento.

No obstante, tras una segunda investigación impulsada por la fiscalía y la querella, se incorporaron los nombres de otros tres jerarcas de la mencionada fuerza.

Entre ellos Bordón, misionero que prestaba servicios en Santiago del Estero y que, junto a sus camaradas Elio Méndez y Julio Maidana, también fueron apuntados como responsables del hecho bajo la misma calificación que los dos primeros imputados. Todo esto luego de una unificación de expedientes.

 

Nota relacionada:

El padre del gendarme muerto pide saber qué pasó

¿Que opinión tenés sobre esta nota?