¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

El delito investigado sucedió en un campo de San Javier

Confirmaron el procesamiento de un capataz por trata de persona

La Cámara Federal de Apelaciones de Posadas rechazó el recurso de apelación solicitado por la defensa de Oscar Markachuk, quien está acusado de captar y trasladar a 8 personas para que trabajen en una plantación de mandarinas en muy malas condiciones, aprovechándose de la "vulnerabilidad en la que se encontraban las víctimas por su falta de escolaridad, situaciones sociales y laborales”
jueves 06 de junio de 2024 | 18:51hs.
La Cámara Federal de Apelaciones de Posadas rechazó el pedido de la defensa del acusado
La Cámara Federal de Apelaciones de Posadas rechazó el pedido de la defensa del acusado

La Cámara Federal de Apelaciones de Posadas rechazó el recurso de apelación solicitado por la defensa de Oscar Markachuk, quien está acusado de cometer el delito de Trata de Personas en las modalidades de captación y traslado con fines de explotación laboral de ocho víctimas en el Paraje “Los Galpones” ubicado sobre la ruta provincial 4, a la altura de San Javier. 

De esta forma, los jueces rechazaron la solicitud de la defensa, quien pidió que el acusado sea sobreseído o que se cambie la carátula de imputación, considerando que no había pruebas suficientes en contra de su defendido, que no se demostró la situación de vulnerabilidad de las supuestas víctimas y que hubo arbitrariedad en la sentencia sin fundamentación.

En tanto, se confirmó el procesamiento sin prisión preventiva de Markachuk, que continuará siendo investigado por el delito descubierto el 13 de abril de 2011 en perjuicio de E.C; J.D.S; E.F.S; P.A.C; J.A.C; G.A.N, F.N y J.G. En su fundamento para desestimar la solicitud, el Tribunal tomó en cuenta las declaraciones de las 8 personas, quienes vivían en distintas partes de Misiones. Los mismos dijeron que fueron captados y trasladados por el imputado a un lugar alejado de sus domicilios, algunos sin la posibilidad de volver a sus casas.

En el expediente, al cual tuvo acceso El Territorio, detallaron que las presuntas víctimas expresaron que la oferta laboral consistía en hacer el trabajo de cosecha de lunes a viernes,  viviendo en un galpón existente en dicho predio. No obstante, la mayoría de las personas -víctimas y testigos- expresaron que las condiciones en las que vivían durante la semana eran precarias: dormían en el galpón con colchones sobre el piso sin higiene, junto a bolsas de agrotóxico, con presencia de roedores e insectos, y con carencias de electricidad, agua potable, ducha y otras cuestiones necesarias para una buena estadía. “Todas situaciones que demuestran una falta de respeto hacia la condición como ser humano y a la dignidad del mismo”, indicaron.

Asimismo, se señaló que otra cuestión que acredita la trata de persona es que en sus testimonios revelaron que el acuerdo por la tarea que debían llevar a cabo no tenía un horario establecido de la jornada laboral, sin descanso programado. Además el salario acordado con Markachuk ($0,70) era inferior al estipulado por la Cooperativa ($2) por cada cajón de mandarinas. 

“Extremos que ilustran que la finalidad perseguida era el aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad económica y social de las víctimas, las cuales fueron captadas y trasladadas”, alegaron, agregando que la explotación laboral quedó acreditada, ya que las condiciones “posiblitarían a que el imputado obtenga mayores réditos a menores costos, en detrimento de las víctimas”.

Determinaron que las declaraciones confirman que la oferta laboral, la captación y el traslado estuvo a cargo del imputado, quien se encargó de trasladarlos al predio, dejándolos dormir en el galpón, que no reunía las condiciones mínimas de higiene y salubridad, ni tampoco cumplía con la normativa imperante. 

Por estas cuestiones, remarcaron que el acusado “aprovechó de la situación de vulnerabilidad en la que se encontraban las víctimas por su falta de escolaridad y situaciones sociales y laborales que aceptaron la oferta laboral y condiciones inhumanas a fin de poder ganar algo de dinero”.

Por otro lado, en relación al planteo de falta de fundamentación en la sentencia, la Cámara indicó que “la decisión se sustentó en el panorama de eventos verificados por medio de pruebas directas, mediatas e indicios vehementes de los elementos estructurales del tipo penal atribuido al encartado Markachuk”.

“Circunstancia que descarta de plano cualquier viso de arbitrariedad, pues de la sola lectura del pronunciamiento atacado surge que lo resuelto constituye una derivación razonada del derecho vigente en relación con los sucesos comprobados de la causa”, continuó.

Por todo esto, las autoridades resolvieron en confirmar el procesamiento y en consecuencia rechazar todos los agravios vertidos por la defensa, “ya que versan sobre meras discrepancias con lo resuelto y no poseen la entidad suficiente para enervar los sólidos fundamentos vertidos en el auto de mérito atacado”.

Investigación del hecho

En relación al descubrimiento del delito, este medio pudo saber que fue registrado en el predio ubicado en la citada localidad el 10 de abril de 2011, cuando personal de Afip y Ministerio de Trabajo se presentó al lugar donde se encontraban aproximadamente 40 personas trabajando en una quinta donde se dedicaban a la plantación de mandarinas. 

Allí, fueron atendidos por Ariel Freud, quien expresó que la propiedad sería de un empresario local  y negó el acceso al campo a los funcionarios. Ante esto, se procedió a la solicitud de allanamiento, con el objetivo de relevar a las personas que trabajan en la plantación.

Fue así que, constataron que había 25 personas que efectuaban trabajos de cosecha -19 eran mayores  y 6 menores de edad-. En tanto, por las investigaciones pertinentes se pudo revelar que 8 de las 19 personas que trabajaban en el lugar estaban contratadas en condiciones inhumanas.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?