¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Los delitos ocurrieron en la madrugada del 5 de diciembre de 2021 en Posadas

Irá a juicio el acusado de abusar e intentar matar a una estudiante

El Juzgado de Instrucción Siete elevó a juicio la causa contra Pedro Núñez (28), el estudiante de medicina que fue encontrado asfixiando a una joven en un departamento
miércoles 29 de mayo de 2024 | 4:30hs.

Luego de más de dos años de espera, el Juzgado de Instrucción Siete -presidido por el magistrado Miguel Mattos- elevó a juicio la causa contra el estudiante de medicina Pedro Alejandro Núñez (28), acusado de ingresar a un departamento de Posadas, violar e intentar matar con cintas de embalaje a una estudiante que residía en ese inmueble, en la madrugada del 5 de diciembre de 2021. 

Mediante fuentes judiciales consultadas, este medio pudo saber que la resolución fue firmada en las últimas semanas y que el expediente ya se encuentra en poder de las autoridades del Tribunal Penal Uno de la capital provincial, quienes deberán fijar fecha para el comienzo del debate oral que esclarecerá la autoría del único acusado de lo sucedido en un inquilinato ubicado sobre la avenida Lavalle.

El requerimiento de elevación a juicio fue formulado por la fiscal Patricia Clérici, quien solicitó que el joven de 28 años se siente en el banquillo de acusados bajo la figura de “abuso sexual con acceso carnal y femicidio en grado de tentativa, en concurso real”, imputación que podría significarle más de 10 años de prisión en caso de ser declarado culpable.

El acceso al departamento sólo se puede abrir con llave. Foto: archivo

En tanto, Núñez esperará la fecha del debate desde su celda de la Unidad Penal VI de Encausados y Procesados de Miguel Lanús, calabozo en el que permanece desde el día del hecho. Por otro lado, como informó este medio, en su momento la defensa de Núñez se opuso a la elevación a juicio del expediente. Sin embargo, esto fue rechazado por el juez Mattos, quien ahora dio por finalizada la instrucción de la causa.

En pleno delito

El hecho por el cual Núñez se encuentra privado de su libertad tuvo lugar el 5 de diciembre de 2021, cuando en plena madrugada patrullas de las comisarías Decimosexta y Segunda que estaban haciendo operativos en la vía pública por el cierre de los boliches acudieron a un edificio ubicado sobre la avenida Lavalle (se omiten más detalles para preservar la intimidad de la víctima) ante un llamado del 911, en el que advertían un hecho de violencia de género.

Según se pudo establecer, fueron unos vecinos de la joven quienes escucharon en medio de la noche varios ruidos provenientes de la habitación y decidieron llamar a la Policía. “Gritos, golpes y hasta arcadas”, manifestaron.

Fueron situaciones de mucho terror, al punto que se atrincheraron contra la puerta por miedo a que ingresen a su casa.

Las comisiones sólo pudieron entrar con la colaboración de otro inquilino que bajó a abrirles y fueron guiadas hasta el piso donde estaba ocurriendo el hecho. Una vez allí la comisión policial golpeó la puerta sin respuestas hasta que decidió irrumpir por la fuerza.

Ante esto, los uniformados rompieron la puerta y sorprendieron al acusado en pleno ultraje, lo que significó poder rescatar y reanimar a la joven de entonces 21 años.

Según detallaron fuentes del caso, esa acción policial fue lo que evitó lo que podría haber terminado con un femicidio. Los voceros detallaron que la víctima estaba totalmente desnuda, amordazada con una cinta de embalaje que, además de cubrir la nariz y boca, le rodeaba el cuello. El agresor, que fue separado de la muchacha por los efectivos, tenía sólo el torso cubierto y se encontraba sobre la joven, intentando asfixiarla.

Producto del ataque, la estudiante -que también tenía hematomas en su rostro- permaneció internada en observación durante dos días, hasta que fue dada de alta para continuar su recuperación con sus allegados.

A su vez, se pudo consignar que desde el hospital realizó la denuncia por el hecho y días después ratificó su testimonio ante la Justicia.

En esta instancia, la joven detalló que estaba durmiendo cuando notó la presencia de una persona encima suyo -a quien no conocía-, que la sujetó de las manos y empezó a asfixiarla. La víctima expresó que buscó sin éxito defenderse, hasta que quedó inconsciente y que sólo se despertó cuando la Policía la asistió.

Respecto del vínculo de la víctima y el atacante, su antigua defensa planteó que los jóvenes se conocían y que el hecho se dio en el marco de un acto sexual sadomasoquista consentido. Sin embargo, en las pesquisas realizadas sobre los celulares y computadoras incautadas no se detectaron conversaciones activas ni ningún otro tipo de contacto entre la víctima y el imputado, quien también tenía en su contra una denuncia por intentar ingresar al departamento de una joven en Santo Tomé durante el 2019.

Dos hipótesis

En tanto, una de las pruebas clave para los investigadores judiciales, en la que también se basará la defensa a la hora de definir una estrategia, son los informes de las cámaras de seguridad, privadas y públicas, del edificio sobre la avenida Lavalle donde ocurrieron los hechos.

“Ninguna hipótesis puede descartarse”, se repitió durante la primera semana de investigación y, al respecto, las posibilidades se redujeron a dos: una es que el agresor, como lo hizo en Santo Tomé, haya ingresado de forma ilegal al lugar; la otra es que haya llegado al lugar con la víctima y ésta le haya abierto la puerta para que luego ambos vayan al departamento, aunque eso no anularía un intento de asesinato ni una violación.

En este sentido, la víctima declaró el mismo domingo que no conocía al agresor y que éste apareció de repente encima suyo mientras descansaba. Según reconstruyeron al momento los pesquisas, el hombre habría ingresado por la puerta principal del departamento, debido a que cuando las comisiones policiales llegaron al lugar, la puerta no estaba trabada con llave.

En relación a la escena del terrorífico episodio, se pudo reconstruir que el edificio es muy seguro, con un portón frontal que tiene en su estructura una puerta por la que ingresan y salen los inquilinos. Varios vecinos, que prefirieron no hacer declaraciones públicas ni revelar su identidad, expresaron a El Territorio que la única forma de acceder es con llaves e incluso no hay picaporte del lado de afuera, que da a la calle.

“Está lleno de cámaras adentro”, expresaron, mostrando además que hay un aparato más en la calle que apunta al ingreso.


En cifras

2

Es  el total de días que la joven estudiante permaneció internada en observación, luego de ser asistida con RCP por los policías que la salvaron.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?