¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Juega la selección y juega el público

El histórico amistoso de vóleibol en Posadas, entre Argentina y Cuba, estuvo marcado por el calor de la gente misionera que animó una noche que quedará marcada para siempre. Hubo juego, autógrafos y entretenimiento para un público que acompañó llenando el Cepard
sábado 18 de mayo de 2024 | 0:01hs.
La adrenalina se sentía en el aire. La presentación de los equipos de los selecionados mayores de vóleibol, argentinos y cubanos, fue el puntapié para que la gente grite, baile y aplauda ante el sonido de los apellidos cada una de las figuras que suelen ver por la tele o en las redes y hoy estaban ahí para brindarse a un amistoso histórico en la provincia.
 
Luego llegaría una emotiva entonación del himno nacional para dar rienda suelta al juego. El esperado momento de ver a los actuales ganadores de la medalla de bronce en lo Juegos Olímpicos de Tokio.
 
La presentación estuvo marcada por los celulares que iluminaron una gran noche. Fotos: Guadalupe De Sousa
 
Facu Conte con su carisma arengaba en todo momento al público que no paró de delirar ante cada pelota ganada por Argentina o de ensordecerse con los demoledores golpes de los gigantes cubanos que soltaban en el aire un "uhhh".
El ballet del Centro del Conocimiento también fue parte de la gala con shows, con tinte misionero, en el descanso entre cada set y se fue con aplausos.
En la gradas, hubo banderas entre ellas se destacaba la de Club Amigos y también hubo jugadores y dirigentes del vóleibol local que no perdieron la oportunidad de ver a sus ìdolos.
 
 
Calor y música
 
El partido fue tomando calor en el segundo ser para los albicelestes y el Cepard fue una fiesta. Con cada bloqueo o 'ace' -punto por saque- con música acorde, la gente acompañó y disfrutó de las propuestas de festejo.
 
El postre será la victoria con la entrega dela Copa Misiones en juego que fue entregada al enorme jugador y capitán del selección Luciano De Cecco. Pero será una capítulo más de está histórica llegada de dos selecciones de renombre en el continente y el mundo que vino con lo mejor de sus hombres.
 
Hoy niños y grandes se fueron a dormir con una sonrisa, algunos con la fortunas de haber ganado las dos pelotas que se sortearon,y otros con la firma estampada en las camisetas ya que los jugadores se quedaron a dar autógrafos.
Ahora el remate pasa a Montecarlo, que mañana será anfitrión de una segunda oportunidad de ver en cancha a dos selecciones que juegan a lo grande.
 
 
¿Que opinión tenés sobre esta nota?