La inflación impacta en los bolsillos de las familias de los barrios más vulnerables

La canasta básica alimentaria, que marca el umbral de ingresos que se debe superar para no ser indigente, subió 4,2% el cuarto mes del año
miércoles 15 de mayo de 2024 | 11:30hs.

La canasta básica total (CBT) -que establece el umbral de la pobreza-, aumentó 7,1% en abril. Así, una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos chicos) necesitó $828.158 para no ser pobre, según el INDEC.

En tanto, la canasta básica alimentaria (CBA) -que marca el umbral de ingresos que se debe superar para no ser indigente- subió 4,2% el cuarto mes del año. Por lo tanto, la misma familia de cuatro integrantes necesitó de $373.044 en abril para no caer en la indigencia. En los últimos 12 meses, el costo se incrementó 296,2%.

Belén Wagner, directora del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana, compartió en el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7 un análisis detallado sobre el impacto de la inflación en los barrios de cercanía y cómo esto afecta a las familias más vulnerables.

Wagner explicó que el instituto realiza un Índice Barrial de Precios (IBP), un relevamiento específico en comercios de proximidad. Estos establecimientos suelen tener precios diferentes a los de las grandes cadenas de supermercados, reflejando más directamente el consumo local, "el precio siempre va a ser diferencial que las grandes cadenas de supermercado y sobre todo también el consumo de la gente", comentó.

En cuanto a la canasta básica alimentaria, Wagner destacó que está compuesta por 57 productos y mostró una disminución del -3,12% en los barrios. Este retroceso se debe a la caída en el consumo, consecuencia de una inflación acelerada en los meses anteriores, "bajó justamente porque en los meses anteriores se venían registrando una inflación acelerada".

A pesar de esta disminución en los precios de la canasta básica, las familias no sienten alivio en sus bolsillos debido a otros gastos que continúan presionando su economía. Uno de los cambios en el consumo es la sustitución de carnes rojas por pollo, evidenciando las estrategias de las familias para ajustar sus presupuestos, "a nosotros nos dicen que no llegan a cubrir ni siquiera la primera semana del mes cuando en relevamientos anteriores llegaban a los 15 o 20 días".

La situación se agrava en los barrios más vulnerables, donde la canasta básica alimentaria se acerca a los 332 mil pesos, una cifra inalcanzable para muchas familias. Además, la inflación acumulada desde principios de año supera el 25%, mientras que la anual excede el 265%. 

En Misiones, el último relevamiento del instituto indicó que una familia necesitó 733 mil pesos para cubrir todos sus gastos, incluyendo transporte, educación y salud, con una inflación previa que fue mayor en los barrios, intensificando el impacto.

La suba del precio del transporte y de servicios básicos como la electricidad, sin un aumento proporcional en los salarios, ha empeorado la situación, "hoy nosotros estamos viendo una situación muy compleja", acentuó la titular del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana

En abril, una familia de cuatro integrantes necesitó más de 67 mil pesos solo para alimentarse, un retroceso significativo en términos de consumo que también responde a factores estacionales, "el retroceso tiene que ver no solamente con un bajo consumo, sino también con las cuestiones estacionales".

Wagner concluyó que los datos más impactantes desde principios de año son los que reflejan el deterioro de la calidad de vida de las familias, afectadas por múltiples factores económicos adversos por los que se vieron avasalladas.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?