Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima

Bajo un cielo gris que amagaba lluvia de a ratos, miles de personas caminaron junto a la imagen mariana desde la Catedral de Posadas al templo sobre la ruta 12. Ya al mediodía y al término de la misa principal, se sirvió un almuerzo comunitario con 1500 porciones gratuitas de guiso. Una acción para promover el encuentro y la solidaridad. "Ojalá que compartamos siempre el alimento y la alegría", animó el sacerdote Héctor Arrúa, párroco de Fátima
lunes 13 de mayo de 2024 | 4:30hs.
La misa central de Fátima dedicada a los peregrinos fue presidida por el obispo de Añatuya, monseñor Corral. Fotos: Marcelo Rodríguez
La misa central de Fátima dedicada a los peregrinos fue presidida por el obispo de Añatuya, monseñor Corral. Fotos: Marcelo Rodríguez

En la gris mañana de domingo miles de personas caminaron hasta el centro de espiritualidad Nuestra Señora de Fátima en Garupá para celebrar a la Virgen en su día. La procesión encabezada por la imagen mariana partió de madrugada desde el frente de la Catedral de Posadas con rumbo al santuario emplazado sobre la ruta 12. La tradición de fe cumplió así 62 ediciones y sigue más que vigente aseguraron los promeseros que hicieron el sendero a pie pidiendo y agradeciendo sobre todo por la salud, el trabajo y la familia. Con similares intenciones, desde Candelaria agrupaciones tradicionalistas se reunieron para hacer el trayecto a caballo.

Al arribo de la caravana de fieles le sucedió la  misa central y a su término los grupos de familias y amigos buscaron la mejor ubicación sobre el césped para descansar, tomar mate y aguardar la hora del almuerzo en comunidad. 

Corazón contento

De a ratos al humo especiado de las ollas se sumó una llovizna que no atenuó ni el trajín de los cocineros ni las charlas festivas ni el calor de la leña. Esta vez además de los habituales puestos de venta de comida en el predio se preparó un gran guiso de arroz para compartir con la concurrencia. El plato popular se elaboró por horas en tres amplios discos y se sacaron al mediodía 1500 porciones que se repartieron generosas entre quienes se acercaron con sus utensilios. 

El sacerdote Héctor Amado Arrúa, párroco de Fátima y conocido como el padre Charito contó a El Territorio acerca de este almuerzo solidario: “Fue una cosa providencial”, expresó y relató que la idea surgió cuando junto a su comunidad se comenzó a planificar los festejos del santoral de Fátima. “Alguien dijo ‘¿qué les parece si este año hacemos un almuerzo comunitario para compartir?’ Y nos pareció una cosa muy buena y empezamos a pensar qué se podía cocinar que sea abundante, rico y que no sea tan caro. Y salió lo de hacer un guisito, que es un plato que se comparte en las casas todos los días. Recibimos muchas donaciones grandes de instituciones que colaboraron y también donaciones de personas que aportaron un paquete de arroz, un morrón, una pata de pollo, cada uno aportó lo que podía”.

De esta forma se fue completando la lista de ingredientes a la vez que los voluntarios planificaron la elaboración y arrancaron con tiempo a cortar los kilos y kilos de pollo y verduras. “Recuerdo que en esas reuniones organizativas una persona dijo algo que me gustó mucho: que un plato comunitario es una manera de multiplicar el pan, porque se comparte. Y un poco eso es lo que quisimos hacer, simplemente compartir y vivir este encuentro con alegría”. A lo que añadió: “Ojalá que compartamos siempre el alimento y la alegría, que la alegría de vivir es algo que debemos cuidar siempre para no perderla. El lema de nuestra fiesta este año habla de que podamos ser luz y, llevar alegría a nuestros hermanos es un poco ser luz para quienes están necesitando esa llamita, la Virgen, nuestra madre, nos enseña el camino de la unión, la esperanza y la alegría”. 

125 años de presencia verbita 

Este año la fiesta patronal de Fátima marca hitos importantes para la comunidad de fieles, porque además del santoral se comienza a transitar el festejo de los 150 años de la fundación de la congregación religiosa Misioneros del Verbo Divino (SVD) por el sacerdote Arnoldo Janssen en 1875. A su vez, se cierran las actividades conmemorativas de los 125 años de la llegada de los verbitas a Misiones.

Justamente, en el marco de la clausura de las celebraciones por los 125 años de presencia de los Misioneros del Verbo Divino en la tierra colorada, se recibió la visita de monseñor José Luis Corral, obispo verbita de la diócesis de Añatuya de la provincia de Santiago del Estero, quien presidió la misa principal. 

Monseñor Corral se mostró muy contento por la masiva participación de la gente en esta fiesta religiosa. “Fui invitado para compartir la fiesta de Fátima en Misiones, soy actualmente el único obispo verbita y por ello me han invitado a festejar también la presencia y legado de los verbitas en Misiones que son 125 años de evangelización. Y yo tenía una referencia de esta fiesta pero es la primera vez que vengo y es muy emocionante por la asistencia y la participación de tanta gente”.

En otro pasaje de la charla, el religioso aludió al difícil momento económico y social que vive el pueblo argentino y abogó por la unión. “Son momentos difíciles en los que la patria y la Iglesia nos necesitan unidos para que juntos podamos ir superando diferencias y desencuentros. La Virgen María como madre siempre nos reúne como familia y, en la familia siempre es mejor tirar para el mismo lado y procurar que nadie quede atrás, que nadie se caiga”, reflexionó y completó: “Hoy tenemos el lema de llevar la luz de Cristo en un mundo herido y es un mundo herido que clama también porque podamos restaurar las relaciones y que haya más vida digna para todos”.          

“Fe y esperanza” 

Vecinos de las ciudades del sur (Posadas, Garupá, Candelaria) llegaron a Fátima para agradecer y pedir por el bienestar de los seres queridos y encomendarse a la protección de la Virgen. “Hace 45 años que vengo caminando a Fátima, venimos con mi esposa todos los años, hoy estamos celebrando nuestro aniversario de casamiento y estamos felices de tener salud para seguir viniendo a pie. Yo a nuestra madre ya no le pido nada sólo vengo a agradecerle por la familia y por la salud”, indicó Sergio Molesini de Villa Cabello. 

En tanto, Isabel Espíndola, del barrio Santa Rita, precisó que hizo la procesión acompañada por su hijo y sus vecinas. “Venimos todos los años, y este año más que nada le pido a la Virgen que todos tengan el alimento en su mesa, eso le pido, y le agradezco por su amor siempre”.  Entre el mundo de gente en la fiesta, una pareja de jóvenes con su hijo recién nacido pidió un retrato del momento. “Quisiera una foto de mi bebé que tiene dos semanas y vinimos a Fátima”, pidió la mamá al fotógrafo de El Territorio.              

Pocas ventas  

Como en la mayoría de las fiestas populares con mucho movimiento, en Fátima se dispuso una variada feria con puestos de artesanías, artículos religiosos, recuerdos, comida, juguetes y hasta la vincha con el famoso pato de hule que todos quieren llevar en la cabeza. Sin embargo, pese a las expectativas las ventas no fueron las esperadas para gran parte de los puesteros consultados. Lo que más salida tuvo fue la comida y bebida también los patitos kawaii y algún globo para los niños.       

Misas del lunes

Mañana 13 de mayo, Día de Fátima, continuarán los festejos, el templo permanecerá abierto todo el día y habrá misas a las 8, 11, 15 y 19.30. 

Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
Caminata de fe y un guiso generoso para celebrar a la Virgen de Fátima
¿Que opinión tenés sobre esta nota?