En el Palacio de Justicia de Oberá

Desde el martes, siete acusados al banquillo por el homicidio del preventista cárnico Nicolás D'Amico

La víctima fue asesinada en una carnicería obereña y su cadáver calcinado hallado en Leandro N. Alem. Los siete implicados llegan al juicio en libertad. Se prevén cuatro jornadas y la declaración de casi medio centenar de testigos.
sábado 11 de mayo de 2024 | 18:00hs.
Familiares de D'Amico hicieron parchas reclamando justicia, y algunos deberán declarar en el debate. //Fotos: Facebook.
Familiares de D'Amico hicieron parchas reclamando justicia, y algunos deberán declarar en el debate. //Fotos: Facebook.

Casi una década después del brutal homicidio del preventista cárnico bonaerense Nicolás Junior D’Amico (35), asesinado en una carnicería obereña y cuyo cadáver fue hallado calcinado en el baúl de su auto en las afueras de Leandro N. Alem, desde este martes el Tribunal Penal Uno de Oberá comenzará a juzgar a los siete acusados que llegan imputados por graves delitos, aunque con distintos grados de participación. El debate oral se desarrollará en cuatro jornadas (14, 15, 20 y 21 de mayo) en el SUM del Palacio de Justicia (situado en las calles Salto Bielakowicz y Salto Zinas) en razón de la cantidad de actores involucrados (entre los acusados y sus defensores, además de la fiscalía y testigos citados) y el reducido espacio que posee la tradicional sala del cuerpo juzgador sobre calle Maipú de la capital del Monte.

Respecto a los acusados, los más complicados son Jonathan "Yony" Gutiérrez (31) y Diego Benegas (40), imputados por el delito de homicidio agravado por haber sido cometido por alevosía y premeditación. En septiembre de 2019 ambos fueron beneficiados con la excarcelación extraordinaria al vencerse los plazos de la prisión preventiva, continuando en libertad hasta la fecha, al igual que los cinco restantes entre los que aparece el cabo de la Policía de Misiones en actividad, Guillermo Sebastián Rockenbach (34).

El hermano del principal acusado, Gustavo Benegas (34), junto a Gustavo García (30) y Diego Gutiérrez (31) están imputados por encubrimiento agravado, mientras que Guillermo Andrés Burkiewicz (33) y el policía Rockenbach, llegan acusados por los delitos de tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil y entrega de arma de fuego a quien no acredita la condición de legítimo usuario. En la instrucción se probó que días antes del hecho Rockenbach entregó un arma a Diego Benegas; aunque luego, por el estado del cuerpo de la víctima, no se pudo corroborar si sufrió o no disparos.

El tribunal estará conformado por los jueces Horacio Paniagua, Francisco Aguirre y Jorge Villalba (subrogante). Fueron citados 15 testigos para el miércoles 15 de mayo, otras 14 personas tendrán que declarar el lunes 20 y un total de 16 fueron citados para el 21, entre los que hay familiares de la víctima y personas relacionadas con los acusados, tanto en la faz privada como en cuanto al rubro en el que se desempeñaban.

La familia D'Amico es querellante bajo el patrocinio del abogado Claudio Katiz, quien recientemente se opuso al requerimiento de la defensa de los imputados Diego Gutiérrez, Gustavo Benegas, Gustavo García y Guillermo Andrés Burkiewicz, que solicitaron el beneficio de suspensión del juicio a prueba ofreciendo entre $10.000 y $100.000 en cuotas a modo de compensación para la familia de la víctima. Los jueces del Tribunal Penal Uno decidieron en consonancia con Katiz y no hicieron lugar a las solicitudes.

Katiz adelantó que "vamos con la expectativa de la máxima condena, de la prisión perpetua para los autores materiales, dada la gravedad del caso, y condenas justas para los partícipes necesarios y encubridores del hecho". Insistió que "más allá de que han pasado tantos años, seguimos con la misma expectativa de finalmente obtener justicia".

Calcinado en el baúl del auto

El cadáver de D’Amico fue hallado calcinado en el baúl de su coche en el paraje El Chatón, localidad de Leandro N. Alem, la noche del 30 de octubre del 2015. Luego del hallazgo y con las pesquisas bien orientadas, el primero de los imputados que se quebró fue Diego Gutiérrez, quien acusó a su propio hermano Jonathan y aportó datos estremecedores que grafican la brutalidad del hecho. "En un momento veo que mi hermano Yony y Diego lo levantan a Junior y lo llevan hasta el baúl del auto, lo arrastraron de la camisa y el pantalón desde la oficina hasta el Bora que estaba de culo, al lado de la oficina (…) Le metieron primero la cabeza y después los pies, todo doblado", señaló respecto al día del hecho.

La víctima era oriunda de Lobos, Buenos Aires, y vendía carne para un frigorífico de aquella provincia. El 30 de octubre del 2015 estuvo en la carnicería de Benegas, ubicada en avenida De Las Américas de Oberá, donde al mediodía compartió un asado con el dueño y los empleados. Ya de tardecita volvió al comercio para cobrar parte de una cuenta, circunstancia en la que habría sido asesinado tras una fuerte discusión con Benegas.

Según el expediente, el propietario de la carnicería (Banegas) y Yony Gutiérrez habrían sido los autores materiales del hecho, tras lo cual cargaron el cadáver de la víctima en el baúl de su propio Volkswagen Bora y condujeron por la ruta Nacional 14 hasta el paraje El Chatón, donde quemaron el auto. Posteriormente, el sistema de rastreo satelital del Bora confirmó que antes de ser incendiado estuvo en la carnicería de Oberá. El testimonio de Diego Gutiérrez no hizo más que confirmar las sospechas.

Relató que la tarde del hecho Diego Benegas lo llamó para hacer limpieza, tarea que cumplía cada tanto, puesto en ese entonces era aspirante a Prefectura. "Estaba limpiando las sierras en la carnicería y Diego me manda a llamar a la oficina. Voy, y ahí estaba Junior en el piso golpeado (...) Junior estaba entre unos escritorios. Había sangre por todos lados y estaba muerto. Al lado de Junior estaba tirado un fierro (…) Yo lo vi a Diego que andaba con ese fierro que buscó de la choricera, yo lo vi porque estaba limpiando la cámara", relató.

Fuego y horror

Tras detallar cómo cargaron el cuerpo en el Bora de la víctima, Diego Gutiérrez aseguró que el dueño de la carnicería le pidió que vaya con su propio auto al frente en la ruta para ver si había controles. "Salimos con Yony y Diego venía atrás, hasta que nos pasó en la YPF antes de la tabacalera. Ahí entró en la picada a la izquierda, de Oberá hacia Alem. Mi hermano me decía 'seguile, seguile'. Hicimos 300 metros más o menos y Diego metió el auto en un tesal y lo roció con un bidón de nafta que llevaba mi hermano. Durante el viaje mi hermano me decía que me quedara tranquilo que lo iban a hacer desaparecer y yo le respondía que están locos", aseguró.

Brindó detalles de cómo incendiaron el coche y el cuerpo, circunstancia en que su hermano se quemó un brazo, tras lo cual regresaron a Oberá. "Eran las diez de la noche, volvíamos a la carnicería y Diego me decía que me callara la boca, que estaba todo bien. Le dije: 'Vos me enterraste', y me respondió: Quedate tranquilo, vos no tenés nada que ver, yo te voy a dar plata para vos y tu hermano", indicó.

Consultado al respecto, también se refirió el localizado satelital del VW Bora que alrededor de las 20 lo situó en la carnicería de avenida De Las Américas: "Mi hermano le preguntaba a Diego por el GPS del Bora, y le dijo que dio unas vueltas antes y que no marcaba porque ya lo había desconectado".

"Yo lo maté"

Otro ex empleado de Benegas que también reconoció su participación en el hecho fue Gustavo García. En sede judicial indicó que el 30 de octubre al mediodía comieron un asado y luego cada uno se fue por su lado. "Tipo siete de la tarde volvió Junior cuando aún estaban abiertas las puertas de la carnicería. Más tarde, a las ocho, vi que Diego Benegas tenía un hierro en la mano cerca de las cámaras frigoríficas. Se puso el hierro debajo de la manga de su campera. En la oficina estaban Junior y Yony. Su hermano Diego Gutiérrez estaba en el sector de carnes ayudando a limpiar. Ahí Diego va hasta la oficina y lleva un maletín, eso me contó Diego después. Yo estaba en el sector de la choricería, a unos 30 metros de la oficina y escuché un grito: Qué hacés loco, pará, y también escuché ruidos como que se caían escritorios (…) Diego Gutiérrez entró también a la oficina. Después Diego Benegas salió con el hierro en la mano y nos dijo a Gustavo (Benegas) y a mí: Quédense tranquilos no pasa nada, yo lo maté, yo me hago cargo".

Y agregó: "Gustavo cuando entró a la oficina y vio que le estaban golpeando a Junior, les gritó que paren de pegarle y salió asustado. Después de eso, Diego Benegas salió a buscar el Bora de Junior que estaba en la playa de estacionamiento y ubica el auto en la puerta trasera de la oficina, baja y le pide a Yony que lo ayude a cargar el cuerpo. Yony tenía puesta una camiseta de Boca y un pantalón de la carnicería y un bidón de cinco litros con nafta en la mano. Diego Benegas abre el portón blanco, antes cargaron el cuerpo al auto (…) Diego y Yony Gutiérrez antes salieron con el Renault 9 a ver si no había controles. Yo estaba en una pieza, ya no quería seguir viendo".

La deuda de medio millón y el arma homicida

La principal hipótesis marca que el móvil del homicidio fue la deuda que mantenían los carniceros con D’Amico. Hubo allanamientos y se secuestraron elementos sustanciales para la causa, como ser facturas que certificaron la deuda que mantenían los carniceros para con el proveedor. Según la declaración de Gustavo García, al otro día del hecho Diego Benegas argumentó que mataron a D’Amico porque éste lo amenazó con asesinar a su familia si no le pagaba una deuda auperior al medio millón de pesos, monto que no tenía. El imputado, además, reconoció una barreta como el elemento usado para ultimar al preventista.

"Sí, vi el hierro, estaba al lado de la máquina de moler carne de la choricería. En ese lugar siempre estaba. Eran las cinco de la tarde y Diego Benegas pasó y lo llevó al lugar donde están los motores de las cámaras. Ahí lo dejó y después lo buscó y se lo puso dentro de la manga de la campera negra y blanca. Eso fue a las ocho de la noche", dijo y continuó: "Después Diego Benegas me dijo que había dejado un maletín vacío en la mesa donde se pela la carne, que pasó por ahí con el hierro en el brazo de la campera, buscó el maletín y se fue a la oficina. Me contó que Junior estaba parado con un arma en la mano y que le pasó el maletín, Junior lo agarra y le da tiempo para sacar el hierro y golpearle. Yo no vi el arma que tenía Junior, eso me contó Diego Benegas", detalló.

El expediente se inició en el Juzgado de Instrucción 5 de Alem, a cargo de Selva Raquel Zuetta, aunque luego pasó a Oberá porque se consideró que el homicidio se perpetró en dicha ciudad, por lo que se hizo cargo el Juzgado de Instrucción Uno.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?