Vuelven las lluvias y se dispara la cifra de evacuados por las inundaciones en el sur de Brasil

Ya son al menos 116 muertos, más de 750 heridos y 143 desaparecidos. El agua vuelve a llenar las calles
viernes 10 de mayo de 2024 | 19:00hs.

El sur de Brasil no conoce tregua: la lluvia se abatió de nuevo este viernes sobre Porto Alegre mientras la población se esforzaba por recobrar algo de normalidad, mientras el número de desalojados por las inundaciones se duplicó en las últimas horas. Las lluvias torrenciales que cayeron desde fines de abril provocaron crecidas de ríos en el estado de Rio Grande do Sul y afectaron a casi dos millones de personas, con un saldo de 116 fallecidos y 756 heridos, según el balance hasta este viernes. Con 143 personas aún desaparecidas, las autoridades temen que el total de víctimas siga aumentando, mientras la región se prepara para precipitaciones "intensas" el fin de semana.

El número de personas obligadas a abandonar sus hogares por la catástrofe -que expertos y el gobierno brasileño vinculan al cambio climático-, casi se duplicó en las últimas 24 horas. Según el último balance de Defensa Civil, 408.000 personas salieron de sus hogares, de las cuales más de 70.000 están en refugios. En algunos de ellos, las autoridades tratan de instaurar el orden tras denuncias de robos y violencia.

Sin tregua
La capital, Porto Alegre, intentaba recuperar cierta normalidad, con un número mayor de comercios abiertos y un fuerte tránsito tras un descenso de las aguas. Pero la lluvia volvió a caer con fuerza a media mañana.

La región esperaba precipitaciones con "vientos intensos y caída de granizo" este viernes, según el Instituto Nacional de Meteorología.
El sitio especializado MetSul Meteorologia informó de "un nuevo período de intensa inestabilidad" atmosférica, con acumulados de precipitación que pueden llegar al lunes hasta 200 mm en esta ciudad del sur brasileño.

El agua potable envasada sigue siendo un bien muy escaso. Los camiones cisterna que abastecen a refugios, hospitales, edificios y hoteles circulan sin cesar. Muchos restaurantes y tiendas de venta de alimentos preparados permanecen cerrados ante el corte en el suministro de agua.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?