Los salarios aumentaron 10,3% en marzo, pero volvieron a perder frente a la inflación

El crecimiento mensual se debe a subas de 10% en el sector privado registrado, 11% en el público y 9,7% en el sector privado no registrado, indicó el Indec
viernes 10 de mayo de 2024 | 18:15hs.

El índice de salarios subió 10,3% en marzo último, y volvió a perder ante una inflación que redondeó el 11%, según informó el Indec este viernes. El crecimiento mensual se debe a subas de 10% en el sector privado registrado, 11% en el público (igual que la inflación) y 9,7% en el sector privado no registrado.

Además, el Índice de salarios se incrementó 200,8% interanual, muy por debajo de la inflación acumulada en el mismo período (287,9%).
El indicador acumuló hasta marzo inclusive una suba del 45,5% respecto de diciembre previo, cuando los precios crecieron 51,6%.

La situación de los salarios es preocupante este año, ante una recesión económica cada vez más instalada y con expectativas poco claras en el corto plazo. No pocos piensan que la caída en la actividad es funcional a los objetivos macroeconómicos del Gobierno (resguardar las reservas, contener la suba de precios y desmantelar el Estado).

Los datos oficiales muestran que los salarios perdieron casi un cuarto de su poder de compra en el último año, un 22,5 por ciento. Estos números recuerdan a la gestión entera de Mauricio Macri, durante la cual los salarios cayeron un 20 por ciento.

La erosión en el poder de compra se acentuó apenas asumió el mando el nuevo Gobierno, con la fuerte devaluación del dólar oficial en diciembre y su traslado al precio de los alimentos. A esto se sumó la desregulación de bastos sectores de la economía (combustibles, prepagas, telecomunicaciones) y la quita de subsidios en servicios públicos (transporte, gas, luz, agua) que terminaron por hundir el poder de compra de los salarios.

En el caso de los empleados formales del sector privado la pérdida real en los últimos 12 meses fue algo menor, del 14,5 por ciento. Para los trabajadores estatales, por el contrario, la misma llegó al 27 por ciento en términos reales, mientras en el caso de los no registrados –otro sector con bajo poder de negociación frente al empleador- la misma llegó al 41 por ciento.

Es difícil que el gobierno logre revertir esta caída, no solo porque es muy profunda sino por la dirección de la política económica, obsesionada por bajar el gasto público y limitar la emisión monetaria, al tiempo que va desguazando a la industria. El sector industrial, el de la construcción y en tercer lugar el comercio son los principales demandantes de mano de obra de la economía: los tres duramente golpeados por las políticas de Javier Milei.

La industria se contrajo nada menos que un 21 por ciento interanual en marzo y la actividad de la construcción un 42,2 por ciento, según informó Indec el jueves. Esto se traduce en suspensiones y pérdidas de puestos de trabajo que ya se empiezan a sentir, y por ende la posibilidad de negociar salarios que le ganen a la inflación es cada vez más baja. De allí la contundencia que tuvo ayer el paro general de la CGT. Aún pese al contexto, buena parte de los gremios instauran negociaciones paritarias cada dos meses. Ganarle a una inflación tan abultada no será sencillo para los gremios este 2024.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?