De otros caminos a buscar la lumbre eterna

Las cenizas de Ramón llegaron a la Bajada Vieja luego de un recorrido de dos días por toda la provincia
domingo 07 de abril de 2024 | 21:20hs.
De otros caminos a buscar la lumbre eterna
De otros caminos a buscar la lumbre eterna

Luego de andar las sendas de su amada tierra por los cuatro puntos, como una corriente que siempre sabe su destino, la urna con las cenizas y el alma de Ramón Ayala llegó esta tarde de domingo a la Bajada Vieja. 

Surcando su Misiones de verde y rojo el mayor arandú fue bajando el sendero, de Norte a Sur.

Lo acompañaron en este viaje generoso y definitivo a su tierra,  su esposa María Teresa Cuenca, amigos y funcionarios.

Luego de plantar el sexto lapacho calle abajo de la Bajada Vieja, donde se funde con la Costanera.

Todos los presentes, entre ellos muchos vecinos, caminaron a modo de procesión hasta el paseo El Mensú, donde sobresale la estampa de la escultura que le dedicara el artista Hugo Viera.

Los estudiantes de la Escuela Superior de Danza encabezaron la emotiva caminata con antorchas.

A la llegada, en el centro del escenario su esposa Teresa depositó la urna con sus cenizas.

Y la cantante Cecilia Pahl interpretó Alma de Lapacho.

Luego, sus amigos del arte y la cultura y funcionarios hicieron una semblanza del inmenso artista que vio, contó y pensó  como nadie la belleza de Misiones y su gente.

Joselo Schuap, titular de Cultura de la Provincia, invitó al nutrido auditorio a rezar como Ramón: “Que tienes mi tierra roja que a todas partes te llevo/que por más que ande caminos me sigues con tu misterio/que tienes mi tierra roja con tus noches embrujada, tus mujeres, tus gurises, Cerro Azul y Candelaria/ y el grito de los hacheros brotando por las picadas/que tienes mi tierra roja que me vas doliendo el alma. Amén.

Luego se abrió el escenario a los artistas, y el maestro Julio Cáceres fue uno de los que se hizo presente y dedicó versos y chamamé al Duende Misionero

“Cuando la tarde se aroma con las flores del crepúsculo”

Su amigo Rulo Rodriguez fue el primero en hablar y con la voz entrecortada por las lágrimas expresó: “Hablar de Ramón es hablar de nuestro arandú máximo, es el hombre que nos dejó un pedacito de nuestra historia por reproducir en sus canciones, en sus letras, en su obra pictórica”

Y continuó: “Ramón, siempre dije, es nuestro Gabriel García Márquez y Jorge Amado… Ramon es inmortal” comparando la huella estética y de identidad que ha dejado cada artista en su tierra.

A su turno, Cacho Bernal, que fue parte de la comitiva que recorrió la provincia desde el sábado acompañando a la familia de Ramón Ayala en este homenaje viajero, destacó la presencia de María Teresa, esposa de Ramón y dijo que Ramón, “si estuviera aquí estaría haciendo algún chiste para que nada se ponga tan serio”.

Joselo, brevemente, dedicó unas palabras y aseguró que “esto es una cuestión de Estado. Ramon Ayala representa para Misiones, para el pueblo y para la institución, para la naturaleza significa todo. Quiero volver sobre el gesto que ha tenido María Teresa, porque es la primera vez que viene a Misiones sin su Ramón, o con Ramón pero de otra manera, lo trae a Ramón para que esté con nosotros”.

Y luego expresó: “La continuidad de este homenaje va a durar toda nuestra vida”. 

Ramón eterno, Ramón en la voz del pueblo

Su figura se erige sublime junto a su inseparable guitarra en el barrio posadeño que inmortalizó en su canción. Allí mismo músicos y vecinos se reunieron para darle el último adiós de la serie de despedidas que arranco ayer en Iguazú con la llegada de las cenizas del gran cantor popular. Descansar en su tierra natal era su deseo y así se lo cumplieron.

En una no tan extensa velada se entonaron sus clásicos, coreados por las almas en las que vivirá por siempre, porque Ramón es historia, leyenda y legado.

Maria Teresa, su amor eterno, presenció el homenaje en primera fila. Amigos entrañables no faltaron: Pato García, Cacho Bernal, Joselo Schuap, Micol Ortas, y la sorpresa de Julio Cáceres de los de Imaguaré.

La velada terminó con todos ellos entonando Posadeña Linda y un sapucay resonando hasta el infinito.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?