viernes 12 de abril de 2024
Muy nuboso 22.7ºc | Posadas

La Iglesia advierte de complicidades para el aumento del narcotráfico

El Papa pidió rehabilitar la política en un mensaje a los rosarinos. Francisco advirtió que el silencio del Estado naturaliza y facilita el consumo y comercialización de estupefacientes. Bitar, de Oberá, recuerda la posición de los obispos

martes 26 de marzo de 2024 | 21:09hs.
La Iglesia advierte de complicidades para el aumento del narcotráfico

“Realmente es algo tremendamente complejo y lastimoso lo que hace la mafia del narcotráfico. Esto hiere y lastima a la sociedad en su conjunto y muy particularmente la vida de los jóvenes, a través del consumo de drogas”. Es lo que dijo el obispo de Oberá, Damián Bitar, en coincidencia y apoyo al mensaje brindado por el papa Francisco a los habitantes de la ciudad de Rosario (Santa Fe), al afirmar que “en todo sistema mafioso, los pobres son el material descartable”.

El Sumo Pontífice pidió “rehabilitar la política” y sostuvo que “todos los sectores políticos están llamados a transitar el gran camino del consenso y del diálogo para generar leyes y políticas públicas que acompañen un proceso de recuperación del entramado social”.

Fue al emitir un mensaje de solidaridad hacia el pueblo rosarino, militarizado desde hace una semana, para intentar frenar la ola de violencia y muerte provocada por organizaciones mafiosas vinculadas al narcotráfico.

El papa Francisco afirmó sobre la grave situación que vive hoy Rosario: “Sin complicidades de un sector del poder político, policial, judicial, económico y financiero no sería posible llegar a la situación en la que se encuentra la ciudad de Rosario, es necesario rehabilitar la política, que es una altísima vocación”.

Por eso advirtió que “el silencio del Estado en esta materia sólo naturaliza y facilita la promoción del consumo y comercialización de las mismas”.

También observó el rol que deben tener otros poderes del Estado. “Cada miembro del Poder Judicial es responsable de custodiar su integridad, la que comienza por la rectitud de su corazón”.

Su mensaje se hizo extensivo “a todos aquellos hombres y mujeres que, con su compromiso silencioso con la Justicia, muchas veces, ponen en riesgo su propia vida por el bien común en un contexto tantas veces deshumanizado”. Pero también añadió que “todo pueblo tiene en sí mismo las herramientas para superar aquello que atenta contra su propia integridad, contra la vida de sus hijos más débiles”.

El papa Francisco no dejó de observar que la complicidad del sector privado en los negocios de las organizaciones mafiosas, eleva la gravedad de lo que está sucediendo en Rosario. En esa línea advirtió que “el empresario es una figura fundamental de toda buena economía”, para sostener que “no hay una buena economía sin un buen empresario”. También a ese sector hizo un llamado a asumir un compromiso social.

Para todo el país

El obispo Bitar, de Oberá, al referirse al mensaje del papa Francisco a la comunidad de Rosario, sostuvo que ello se puede extender a todo el país, “frente a esta problemática del narcotráfico, de las mafias que se enquistan y tocan -como dice el Papa- factores de poder, político, judicial, económico, financiero”.

“Realmente es algo tremendamente complejo y lastimoso lo que hace la mafia del narcotráfico. Esto hiere y lastima a la sociedad en su conjunto y muy particularmente la vida de los jóvenes, a través del consumo de drogas, que genera delito, violencia, problemática familiar y social”.

Advertencia previa

Bitar además recuerda que similares mensajes vienen planteando en la región, “como lo hicimos los obispos en varios documentos”. De hecho, hace 20 días, diez obispos del NEA abordaron la problemática del narcotráfico, la adicción de los jóvenes que viene ocurriendo por igual tanto en zonas fronterizas como en los pueblos y las colonias.

Allí recordó una propia intervención mediante “una carta que escribí con motivo de la jornada nacional de lucha contra el narcotráfico, citando a una declaración del episcopado que casi está actual, lo que dice también Francisco, el narcotráfico no puede instalarse de una manera tan incisiva como lo ha hecho en Rosario y en otros lugares de nuestra patria sin complicidades”.

Allí el obispo de Oberá sostuvo que “el Papa pone la complicidad política, la complicidad judicial, la de las fuerzas también de seguridad y ese factor financiero, que parece que es el que mueve tanto dinero detrás del narcotráfico, dinero negro, lavado de dinero, ahí se mezcla la trata de personas, el juego”.

Pero, tal como planteó el papa Francisco, de la misma manera instó Bitar a los ciudadanos a fortalecer el trabajo social, “a fortalecer la comunidad desde el poder político, la familia, las instituciones y desde el servicio que puede hacer la iglesia en la comunidad”.

Reflexiones finales

El obispo de Oberá finalmente reflexionó: “Cuando Jesús entra, no pisa, no lastima, no hiere. Cuando Jesús entra, abraza, oxigena el corazón y necesitamos con una oxigenación interior en medio de tanta tensión y dificultades sociales, económicas, etcétera, necesitamos esa oxigenación interior o del alma para recuperar fuerza y para recuperar paz y poder llevarla a los demás. Es un mensaje pascual que puedo compartir en estas Pascuas y Semana Santa”.

Sin respuestas a recientes planteos de los obispos del NEA

Respecto del documento dado a conocer a principio de marzo por todos los obispos de la región, según el obispo de Oberá Damián Bitar -desde su conocimiento- aún no hubo respuesta por parte del poder político y económico de la región, más allá de algunos reconocimientos respecto del contenido.

Como informó este matutino el documento lleva las firmas de los diez obispos de las cuatro provincias del NEA, Misiones, Chaco, Formosa y Corrientes. Allí advirtieron que “tanto en las zonas fronterizas como en nuestras ciudades, pueblos y colonias, ha crecido de un modo alarmante una violencia incontrolable. En buena medida, todo esto es fruto del narcotráfico consentido y la adicción a las drogas de miles de jóvenes que deambulan sin rumbo en sus vidas, con la complicidad de instituciones que debieran protegerlos, respetando siempre el estado de derecho. El trabajo esclavo o la falta de trabajo digno y estable es un cáncer que carcome la vida de las familias, y va mellando valores como la honradez, el sacrificio, la laboriosidad y el aporte solidario al bien común”.

Indicaron entonces que “un pueblo es libre cuando se dan las condiciones necesarias para que todos puedan vivir dignamente, comenzando por los más vulnerables. Es este uno de los aspectos fundamentales de la justicia social”.

Bitar adelantó además que en la tercera semana de abril mantendrán una nueva reunión con todos los obispos de Argentina en Pilar, provincia de Buenos Aires. “Dentro de ese encuentro volvemos a reunirnos los diez obispos de la región NEA y vamos a evaluar un poco los ecos del encuentro. Que yo conozca formalmente no tenemos un eco como para trabajar a algunos temas más en concreto”.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias