Las víboras incautadas en Santo Tomé son "especies exóticas" y habrían salido de criaderos brasileños

Agustín Portela, director de Recursos Naturales de Corrientes, detalló que al no ser animales autóctonos, se le tiene que buscar un destino. El cargamento salió de Bernardo de Irigoyen.
jueves 14 de marzo de 2024 | 15:40hs.
Las víboras incautadas en Santo Tomé son "especies exóticas" y habrían salido de criaderos brasileños
Las víboras incautadas en Santo Tomé son "especies exóticas" y habrían salido de criaderos brasileños

La gran incautación de víboras y arañas (además de un ciempiés) por parte de Gendarmería Nacional en Corrientes causó tanta sorpresa como indignación. Quien transportaba a los animales salió de Bernardo de Irigoyen y se dirigía a Buenos Aires y fue detenido por el hecho. Al respecto, las investigaciones iniciales determinaron que son animales que vendrían de Brasil. Serían especies exóticas, no autóctonas de ese país, que habrían salido de criaderos. Eso representa una complicación, porque no se pueden devolver a la naturaleza.

Consultado por El Territorio, Agustín Portela, director de Recursos Naturales de Corrientes, expresó que no es el primer procedimiento de este tipo en el cual intervienen, ya que "tuvimos otros el año pasado en el que habían pasado por el puente de Paso de los Libres - Uruguayana y era mucho más grande que éste".

En ese entonces eran todas especies de Brasil, por lo que tras la intervención de la Justicia Federal se comunicaron con la Policía Ambiental de Brasil, quienes devolvieron a los animales a su hábitat natural. "Evidentemente existe un requerimiento y una comercialización", reflexionó Portela.

"Uno de los problemas que tenemos nosotros es el tráfico ilegal de fauna y aparentemente esta carga venía desde Bernardo de Irigoyen. Lo que se pudo averiguar con la Policía Federal de Brasil es que son productos que se crían en criaderos, y por lo tanto no son animales autóctonos", detalló.

Respecto a las víboras, expresó que serían todas de la misma especie pero de distinto color y además comentó que le llamó mucho que entre todos esos animales haya un ciempiés, pero entiende que responde a una demanda. "Evidentemente hay un consumo en la provincia de Buenos Aires o en otro lugar que se comercializa esta fauna", siguió.
Respecto al destino de ofidios y arácnidos, refirió: "En este caso estamos buscando un lugar a dónde destinarlo porque son especies exóticas que estaban siendo trasladadas en dos bolsos. Hoy tenemos la tenencia de esos animales, que están bajo la custodia de un veterinario en la zona de Santo Tomé, pero estamos esperando establecer quien los pueda recepcionar para darle un destino final".

Respecto de la problemática, el funcionario detalló que desde Recursos Naturales hacen constantes capacitaciones con Gendarmería Nacional y Prefectura Naval, sobre todo en las costas del Uruguay, donde se concreta este tráfico. También avanzan en el trabajo con otras fuerzas, como la Policía Federal.

En bolsos

El procedimiento referido se conoció el lunes y permitió el secuestro de 90 serpientes y 236 arañas, además de un ciempiés.

Según pudo establecer El Territorio en base a fuentes Gendarmería Nacional, uniformados de Santo Tomé, Corrientes, estaban realizando un control de tránsito en kilómetro Nº 669 de la ruta nacional 14 cuando al sitio llegó un transporte de pasajeros de larga distancia que había salido de Bernardo de Irigoyen y se dirigía a San Justo, Buenos Aires.

El vehículo fue sometido a control físico y documentológico por parte de los uniformados, quienes al requisar la bodega constataron la presencia de dos bolsos de mano, en cuyo interior se encontraban numerosos recipientes plásticos, cápsulas y bolsas de red que contenían animales.

Luego de identificar al propietario del equipaje, y ante la presencia de testigos, se confirmó la presencia de 90 serpientes de distintas especies, 236 ejemplares de arácnidos y 1 ciempiés. Consultado sobre los mismos, el hombre admitió que no tenía documentación que justificara su legal tenencia o transporte de los animales.

Con todo esto, GNA solicitó la presencia de agentes de Flora y Fauna de Corrientes, quienes informaron del hecho a la Fiscalía Ambiental y Rural de Santo Tomé, disponiendo la detención del implicado, así como el secuestro de los 327 ejemplares, de un teléfono celular y documentación de interés para la causa.

Fuentes oficiales de Gendarmería expresaron que se presume que los animales tenían como fin ser comercializados en forma ilegal, dentro del mercado negro que involucra el tráfico de especies exóticas, una modalidad que implica el desembolso de millones de dólares al año dentro de América Latina.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?