El drama de ser obeso: una operación de muñeca y kilómetros para sanar

La evidencia de un problema que cada vez es más común: el sobrepeso. La historia de una persona que tuvo que sobrepasar varios obstáculos para poder sanarse
miércoles 21 de febrero de 2024 | 12:30hs.
El drama de ser obeso: una operación de muñeca y kilómetros para sanar
El drama de ser obeso: una operación de muñeca y kilómetros para sanar

Si vivir con obesidad -que es una enfermedad- es complicado, para una persona hiperobesa,  cuando la enfermedad se dispara todo se le complica aún más. Hace poco más de un año tuve una caída en horario de trabajo que me provocó un esguince en la muñeca derecha, que es con la que escribo a diario. Algo operable y de rápida curación pensé yo. Sin embargo, lo que parece un pequeño esguince de muñeca se puede transformar en una verdadera pesadilla sin un sistema privado de salud preparado para atender a una persona hiperobesa.

Y en ese momento, con 165 kilos todo se complicó. Primero tuve que ir hasta Eldorado para poder hacerme una resonancia magnética, porque el único servicio privado que tiene tomógrafo para hiperobesos se encuentra en esa localidad del Norte misionero.

 Cuando todo se encaminaba, la cirugía que me iban a realizar en un sanatorio de Posadas se suspendió minutos antes de que me coloquen la anestesia, ya que se dieron cuenta que la cama de operación sólo está diseñada para personas con hasta 120 kilos.

Kilómetros por atención

 Luego de consultar con varios centros de salud privados de la capital misionera me derivaron a un sanatorio de Corrientes, donde después de cientos de kilómetros para las consultas previas, me pudieron operar y empezar la recuperación.

Todo ese proceso llevó cinco meses y 21 días. Ahí empecé a pensar ¿qué pasaría si una persona con hiperobesidad necesita o tiene una emergencia en Posadas? Pese a que hay una ley nacional, el sistema privado de salud posadeño no está preparado para atender a una persona hiperobesa como me ocurrió.

 Claro que en ese camino, además de los problemas de atención de salud, tenés que escuchar la misma respuesta “el problema es que vos estabas muy gordo”. Como si una persona con obesidad mórbida, que es una enfermedad que el paciente no puede controlar, tuviera la culpa de las deficiencias del sistema de salud privado.

 Hoy, con 31 kilos menos, tomo aquella lesión que llevó miles de kilómetros curar, como el golpe necesario para darme cuenta que si tengo una emergencia y tengo más de 120 kilos, el acceso a los servicios de salud privados se complica y mucho en Posadas. 

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?